Guerra en el este de Europa

Moscú admite la estrategia de acoso y derribo contra infraestructuras ucranianas para doblegar a Kiev

Ucrania recupera lentamente los suministros de luz, agua y calefacción tras la dura ofensiva del miércoles

Residentes de Kiev llenan botellas y garrafas de agua, este jueves, tras los ataques que la víspera dejaron sin suministros de luz y agua a la capital.

Residentes de Kiev llenan botellas y garrafas de agua, este jueves, tras los ataques que la víspera dejaron sin suministros de luz y agua a la capital. / GENYA SAVILOV (AFP)

2
Se lee en minutos
El Periódico

Ucrania recuperaba este jueves poco a poco los suministros de luz, agua y calefacción que se vieron interrumpidos la víspera debido a la nueva ola de ataques rusos en distintos puntos del país, en un momento en que las temperaturas empiezan a situarse bajo cero. En total, 11 regiones sufrieron un apagón total y "millones de ciudadanos se quedaron sin electricidad, según las autoridades ucranianas. El Kremlin admitió que está llevando a cabo una estrategia de acoso y derribo contra Ucrania a través de estos bombardeos con el objeto de doblegar a Kiev y forzarla a negociar.

La oficina del presidente, Volodímir Zelenski, informó de que todas las regiones vuelven a recibir suministro eléctrico, aunque éste no ha llegado a todos los clientes al mismo tiempo. El Gobierno priorizó las infraestructuras consideradas críticas y pidió paciencia a los ciudadanos afectados. Zelenski también pidió que Naciones Unidas castigue a Rusia por los bombardeos contra infraestructura civil.

Las autoridades desplegaron unos 4.000 puntos de emergencia en los que la población puede conectarse a la red y calentarse, según la agencia de noticias UNIAN. Además, las tres centrales nucleares bajo control de Kiev fueron conectadas de nuevo a la red y estaba previsto que volvieran pronto a abastecer a los hogares privados de electricidad. Se trata de las centrales de Jmelnitski y Rivne (oeste) y de Pivdennoukrainsk (sur), que fueron desconectadas por el sistema de protección automática tras los ataques a numerosas instalaciones eléctricas. Además, la planta de Zaporiyia, controlada por Moscú, fue puesta en "régimen frío".

"Catástrofe nuclear"

"Por primera vez en 40 años de historia de la industria ucraniana de energía nuclear se apagaron todos los reactores nucleares del país", señaló el presidente de la compañía estatal ucraniana Energoatom, Petro Kotin, que condenó las "acciones criminales de (el presidente de Rusia, Vladímir) Putin y sus cómplices, que están empujando a la humanidad al borde de una catástrofe nuclear".

Rusia negó este jueves haber realizado ataques contra Kiev y responsabilizó de los daños en la capital ucraniana a misiles disparados por las defensas antiaéreas del país eslavo. Ucrania "tiene la oportunidad de resolver la situación, cumplir con las demandas de Rusia y, como resultado, terminar con todo posible sufrimiento de la población civil", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Minar a Kiev

Noticias relacionadas

Desde principios de octubre, Rusia ha lanzado importantes ofensivas aéreas una vez por semana contra objetivos energéticos en toda Ucrania con el objetivo de inutilizar la red eléctrica del país. Moscú admitió este jueves que, ante la imposibilidad de doblegar al enemigo en el campo de batalla, está llevando a cabo intensos ataques contra infraestructura básica para minar la capacidad de lucha de Kiev y empujarla a negociar. Ucrania sostiene que estos ataques buscan hacer daño a civiles, por lo que se pueden considerar crímenes de guerra.

La ONU, por su parte, alertó de que la última oleada de ataques rusos puede desencadenar un invierno "catastrófico" para millones de personas que podrían verse sin electricidad, calefacción o agua.