Guerra de Ucrania

Rusia deja sin luz a media Moldavia y a la región de Kiev

Kiev evacúa la ciudad de Jersón ante la ausencia de servicios básicos y el temor a bombardeos masivos desde posiciones rusas

Varias personas regresan a sus casas en Jersón.

Varias personas regresan a sus casas en Jersón.

3
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

El invierno se halla ya en ciernes, pero no hay tregua para los ucranianos. Rusia prosiguió este miércoles con su implacable campaña de bombardeos contra la infraestructura eléctrica de Ucrania, causando una decena de muertes, forzando la paralización de varias centrales nucleares y dejando sin luz a amplias zonas del país, incluyendo la región de Kiev. Los ataques fueron en esta ocasión tan intensos que incluso provocaron el corte del suministro en más de la mitad de la vecina Moldavia, una exrepública soviética que, al igual que Ucrania, cuenta con un Gobierno prooccidental al frente y con una minoría rusófona en la región de Transnistria, en el este, que desde hace ya tiempo vive en un régimen de independencia no reconocida internacionalmente.

Energoatom, la agencia ucraniana de la energía atómica, informó de que los apagones provocados por los bombardeos, la mayoría de los cuales fueron realizados con misiles Kalibr, obligaron a apagar los reactores en las centrales de Pivdennoukrainsk, Rivne y Khmelnitskyi, en el sur y en el este respectivamente, todas ellas en territorio bajo control del Gobierno de Kiev. "En estos momentos, trabajan en modo proyecto, sin generar (electricidad) para el sistema doméstico", detalló la institución. La mayoría de plantas térmicas e hidroeléctricas del país también suspendieron sus trabajos.

Los misiles rusos, -siete decenas, según el Ministerio de Defensa ucraniano, de los cuales una cincuentena habrían sido derribados por las defensas antiaéreas locales, además de cinco drones suicida de fabricación iraní- cayeron en todo el territorio del país. En Zaporiyia, a primera hora de la mañana, los cohetes rusos impactaron en un hospital materno infantil, matando a un niño. En Kiev, donde residen habitualmente tres millones de personas, y sus alrededores, las explosiones pudieron oírse durante el mediodía, llegando a afectar los bombardeos a un bloque de viviendas en el que perecieron tres vecinos, tal y como informó el alcalde Vitali Klitschko.

Encarnizamiento del Kremlin

Occidente y las oenegés de derechos humanos sostienen que este encarnizamiento contra infraestructura vital para la supervivencia de la población civil constituye un nuevo crimen de guerra cometido por el Ejército de Moscú. Para el Kremlin, en cambio, se trata de una operación de carácter militar con el objetivo de, según su versión, obligar a Ucrania a sentarse en la mesa de negociación, ha dado a entender el portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov.

Noticias relacionadas

La autoridades rusas no han dado por el momento explicaciones públicas acerca de la extensión de los cortes de luz a Moldavia, país que no participa en la guerra. Pero sí le han valido una dura reprimenda vía diplomática del Gobierno local, cuyo viceprimer ministro y ministro de Exteriores, Nicu Popescu, convocó ayer de urgencia al embajador ruso en Chisinau, Oleg Vasnetsov, para protestar por lo sucedido. Los apagones han llegado a afectar a la capital del país.

La ausencia de condiciones de vida en Jersón, sin luz, agua o calefacción, además del riesgo de que la artillería rusa bombardee a placer desde el margen contrario del río Dniéper, han obligado a Kiev a evacuar la ciudad recientemente liberada por las tropas ucranianas. "Hay muchas posibilidades de que nos comiencen a bombardear", asegura Abdrii Kribov a la agencia France Presse. Las tropas rusas han destruido toda la infraestructura de servicios básicos, e incluso en su retirada se han llevado los restos de Grigori Potemkin, uno de los militares más destacados de la Rusia imperial bajo el reinado de Catalina la Grande y considerado fundador de Jersón y uno de los artífices de la incorporación de Crimea al Imperio ruso.