Escalada armamentística

Estados Unidos y Corea responden con cuatro misiles al proyectil norcoreano que sobrevoló Japón

  • Washington y Seúl lanzan cuatro misiles tierra-tierra hacia el mar de Japón, uno de los cuales ha caído por error en suelo propio y ha provocado un incendio

Esta ha sido la respuesta al misil de Corea del Norte que sobrevoló Japón. / ARCHIVO / VÍDEO: ATLAS

3
Se lee en minutos
Adrián Foncillas
Adrián Foncillas

Periodista

ver +

La península coreana ha regresado a una espiral peligrosa sin final a la vista por la terca imprudencia de todos sus actores. Las maniobras militares de Estados Unidos y Corea del Sur de la semana pasada fueron contestadas ayer por un misil norcoreano que ha sido contestado hoy con más maniobras y que serán contestadas previsiblemente por Pionyang. En el horizonte se intuye el ensayo nuclear que la Casa Blanca ha anunciado como inminente en los últimos meses.  

Desde Gangneung, ciudad de la costa surcoreana, los ejércitos de Seúl y Washington han lanzado cuatro misiles tierra-tierra en dirección al mar de Japón. Corea del Sur se ha disculpado por el fallo de un proyectil Hyunmoo-2C, que ha caído en suelo propio tras un corto vuelo y provocado un incendio. El denso humo que muestran las imágenes viralizadas en las redes sociales, ha aclarado Seúl, fue causado por el combustible que impulsaba el cohete y no por la explosión de la carga. La chapuza llega cuando el nuevo Ejecutivo de Yoon Suk-yeol insiste en que ha acabado la manga ancha de sus predecesores con Pionyang y que dispone de capacidad suficiente para castigar sus tropelías.

Maniobras estadounidenses

A las fuerzas militares estadounidenses se les acumula la faena en la zona. También han celebrado hoy maniobras junto a sus aliados japoneses para desincentivar futuros desafíos norcoreanos y el comando en el Pacífico ha anunciado el regreso de su portaaviones USS Ronald Reagan a las aguas que separan el archipiélago japonés de la península coreana. Su parada del mes pasado en un puerto surcoreano, la primera en varios años, había enturbiado el ambiente.

Sobrevolar Japón

Corea del Norte lanzó este martes un misil que sobrevoló Japón por primera vez desde 2017. El proyectil, probablemente un Hwasong-12 de alcance medio, se hundió en las aguas tras cubrir 4.500 kilómetros. Antes había asustado a los vecinos de las provincias septentrionales de Aomori y Hokkaido, que recibieron en sus móviles la recomendación de protegerse en sus casas y refugios subterráneos. El Gobierno detuvo varias líneas de tren y mandó alertas a los aviones y barcos en la zona.  El quinto misil norcoreano de la semana y trigésimo séptimo del año generó las previsibles reacciones. Joe Biden, presidente estadounidense, lo condenó "con contundencia" y subrayó su compromiso de Defensa con Tokyo. Fue "bárbaro" e "inaceptable", según el primer ministro japonés, Fumio Kishida. Y António Guterres, secretario general de la ONU, recordó que violaba las resoluciones del Consejo de Seguridad. El intento estadounidense de llevar el asunto a una reunión de urgencia del Consejo fue aguado por Moscú y Pekín, quemados ya los puentes por la guerra en Ucrania.

Noticias relacionadas

En la zona se había juntado en escasos días todo lo que descompone a Pionyang. Estados Unidos, Corea del Sur y Japón realizaron la semana pasada las primeras maniobras antisubmarinas en un lustro cuando la paciencia norcoreana ya escaseaba. Seúl y Washington habían ejecutados días antes ejercicios marítimos, que juzga como ensayos de invasión, y aún faltaba la visita de la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, a la Zona Desmilitarizada.

Respuesta contundente

La casuística anticipa otra respuesta contundente norcoreana y los expertos temen un ensayo nuclear. Sería el séptimo de Pionyang y el primero desde 2017. Kim Jong-un anunció una moratoria unilateral de pruebas nucleares y misiles de larga distancia como un acto de buena fe en las vísperas de las negociaciones con Donald Trump. Tras el fracaso del proceso, que apenas dejó fotografías para la hemeroteca, Kim aclaró que jubilaba la moratoria. Los satélites han revelado el trajín en la base de Punggye-ri, habitual escenario de las pruebas, y la dinámica de todos los implicados en la región, ya sin la sensatez de Moon Jae-in en Seúl, sugiere que sólo falta ponerle  fecha.