Conflicto en el este de Europa

Rusia se anexionará este viernes los territorios ocupados de Ucrania

Moscú celebrará una ceremonia después de los cuestionados referendos celebrados en Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia

Varios trabajadores colocan un cartel en el que se lee ¡Donetsk, Lugansk, Zaporiyia, Jersón son Rusia! en lo alto del escenario instalado en la plaza Roja de Moscú para la celebración de este viernes.

Varios trabajadores colocan un cartel en el que se lee ¡Donetsk, Lugansk, Zaporiyia, Jersón son Rusia! en lo alto del escenario instalado en la plaza Roja de Moscú para la celebración de este viernes. / NATALIA KOLESNIKOVA (AFP)

3
Se lee en minutos
Àlex Bustos
Àlex Bustos

Periodista

ver +

El corazón de Moscú se prepara para una gran celebración el próximo viernes: Rusia se anexionará este viernes formalmente las cuatro regiones de Ucrania que se encuentran bajo control de su Ejército: Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia. Así lo ha confirmado el Kremlin, que afirmó que el presidente ruso, Vladímir Putin, firmará el decreto este 30 de septiembre a las 2 de la tarde hora española. En estas cuatro regiones se celebraron entre el viernes 23 y el martes 27 unos cuestionados referendos de anexión cuyos resultados bordearon el 97% a favor del 'sí', según medios oficiales rusos. A día de hoy, las tropas rusas no controlan el 100% del territorio de ninguna de ellas.

Los operarios preparaban este jueves un gran escenario que luce el lema: "¡Donetsk, Lugansk, Jersón, Zaporiyia son Rusia!". Según han anunciado las autoridades locales, las calles adyacentes a la famosa plaza Roja de Moscú, donde se celebrarán diferentes actos de celebración, estarán cortadas para la ocasión, que también contará con conciertos populares. Aún no está claro si Putin planea aparecer en el mitin-concierto.

Con este reconocimiento oficial, Moscú sigue la misma senda que la recorrida en 2014 con la anexión de la península de Crimea, también en territorio de Ucrania. El resultado de los referendos no tendrá ninguna validez legal fuera de Rusia, ya que el derecho internacional humanitario prohíbe a las potencias ocupantes cambiar la soberanía de los territorios conquistados en el campo de batalla. Los principales motivos que esgrime el oficialismo ruso para defender la anexión es la "defensa de los rusoparlantes" de estos territorios y que estas regiones pertenecieron a Rusia en la época zarista.

Si el Kremlin reclamara para sí los territorios de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia que aún no controla, se verá legitimado, desde su punto de vista, para tomar esos territorios que aún están bajo control de Kiev. En 2020 Moscú cambió su Constitución, y entre otros aspectos, estableció que la ley rusa pasa por encima de la ley internacional si no coincide.

Ucrania, Turquía, Kazajistán, la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá ya han hecho pública su negativa a reconocer estas "votaciones" como válidas. Previsiblemente países afines a Moscú como Cuba, Nicaragua, Bielorrusia y Siria podrían reconocer la anexión, como ya hicieron en su día con Crimea.

Dominio ruso

Noticias relacionadas

Según el medio ruso Proyekt –etiquetado como "agente extranjero" por las autoridades, un término con connotaciones negativas– ha publicado este jueves una investigación en la que detalla como a lo largo de este 2022 se ha ido gestando la anexión definitiva de estos territorios a Rusia. En esta explican que cerca del 90% del alto funcionariado de las llamadas "Repúblicas Populares" de Donetsk y Lugansk era ruso ya antes del inicio de la denominada "operación militar especial" iniciada el pasado 24 de febrero.

Desde su autoproclamación como independientes en 2014, estos territorios del este de Ucrania han sido controlados de forma indirecta por Moscú. El rumbo cambió el 21 de febrero de este mismo año, cuando el Kremlin los reconoció oficialmente como estados y firmaron un Tratado de Amistad y Cooperación. Los dirigentes de Donetsk (Denis Pushilin) y Lugansk (Leonid Pasechnik) han celebrado una suerte de elecciones para llegar al poder, mientras que sus equivalentes de Jersón (Vladímir Saldo) y Zaporiyia (Yevgueni Balitsky) han sido directamente puestos por el Kremlin. El SBU, los servicios de inteligencia ucranianos, han acusado a Pushilin, Saldo y Balistky, así como otras 13 personas de su entorno, de traición y se les investiga por haber organizado esos "referéndums" de adhesión a Rusia.