Catástrofe natural

Pakistán solicita ayuda internacional para hacer frente a las inundaciones de "proporciones épicas"

  • EEUU, Reino Unido, China y Emiratos responden al llamamiento para responder a las peor episodio de lluvias desde el año 2010, cuando fallecieron 2.000 personas

3
Se lee en minutos
EFE

Pakistán solicitó este domingo el apoyo del resto de países para hacer frente a las graves inundaciones que está sufriendo y que han provocado más de 1.000 muertos desde mediados de junio, cuando comenzaron las fuertes lluvias del monzón, 119 de ellos en las últimas 24 horas. Las autoridades atribuyen estos fenómenos extremos al cambio climático.

"Algunos países han prometido ayuda y nos está llegando, pero necesitamos más para ayudar a millones de personas afectadas", dijo el ministro de Planificación y Desarrollo, Ahsan Iqbal.

El primer ministro, Shehbaz Sharif, que ha anulado un viaje al Reino Unido para supervisar las operaciones de rescate, aseguró no haber visto nunca algo parecido. "Hay pueblos aniquilados y millones de casas devastadas. Hay una enorme destrucción", dijo tras sobrevolar una de las zonas afectadas en helicóptero. Según la ministra de Cambio Climático, Sherry Rehman, se trata de unas inundaciones "de proporciones épicas".

Estados Unidos, el Reino Unido, China y Emiratos Árabes Unidos, entre otros países, han respondido al llamamiento del país, pero se necesitan más fondos para responder a las peores inundaciones que vive Pakistán desde 2010, año en que más de 2.000 personas perecieron por las inundaciones.

El primer vuelo con asistencia y material de socorro tiene previsto aterrizar este domingo en la base aérea de Noor Khan en la norteña Rawalpindi, según un comunicado de la Oficina del Primer Ministro. A este le seguirán otros 15 aviones con material humanitario que llegarán en los próximos días procedentes de Emiratos Árabes Unidos.

119 muertos en las últimas 24 horas

Al menos 1.033 personas han fallecido por todo el país desde el inicio de las lluvias el 14 de junio, 119 de ellas en las últimas 24 horas, según el último parte de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres de Pakistán (NDMA). Las precipitaciones también han dejado 1.527 heridos en estos dos últimos meses, informó la NDMA.

Además, más de 33 millones de personas se han visto afectadas por las lluvias y cerca de un millón de casas han quedado destruidas o seriamente dañadas, según el Gobierno.

El río Indo, que atraviesa el país de norte a sur, también está en riesgo de inundación inminente en varios puntos y obligó a las autoridades locales a evacuar numerosas poblaciones.

Según un funcionario de la presa de Jinnah, en el norte de Pakistán, el flujo de agua hacia la presa es de 440.000 pies cúbicos por segundo en este momento, lo que supone un riesgo muy elevado de desborde.

"Es probable que la presa de Jinnah registre un flujo de agua pesado de 700.000 pies cúbicos por segundo durante 24 a 48 horas", dijo a Efe Khalid Farid, responsable de la presa.

Además, las autoridades advirtieron sobre una segunda ola de inundaciones en la provincia sureña de Sindh, donde millones de personas ya duermen en tiendas de campañas o al aire libre por los estragos de las fuertes lluvias que asolaron la región.

Pareja española

La oficina de comunicación del Ejército paquistaní (ISPR) afirmó este domingo que había evacuado a 110 personas que se encontraban atrapadas en un valle en el distrito de Swat, en el norte, entre los que se encontraba una pareja española.

"Hemos sido rescatados por el Ejercito de Pakistán. Estábamos en el valle de Swat en un momento muy problemático con fuertes lluvias. Queremos dar las gracias al Ejército paquistaní", afirmó en un vídeo difundido por el ISPR la pareja.

El Gobierno declaró el estado de emergencia en las áreas afectadas por las inundaciones y el Ejército se encuentra desplegado para ayudar a las víctimas.

Noticias relacionadas

El país está sufriendo las graves inundaciones en un momento en el que se enfrenta a una economía tambaleante, al agotamiento de las reservas de divisas, al desplome de la moneda local y al aumento de la inflación, que superó el 44% durante la última semana.

Durante la época del monzón en el sur de Asia -de junio a septiembre-, los corrimientos de tierra y las inundaciones son habituales y, además de víctimas, se producen importantes daños materiales.