Tiroteo en EEUU

"Voy a disparar a una escuela de primaria": El autor de la masacre de Texas habló de ello en las redes sociales

El joven de 18 años que asesinó a 19 niños y dos adultos habría informado de forma privada a una usuaria alemana aparentemente a través de Instagram y Yubo

Los miembros de la comunidad lloran juntos en una vigilia por las 21 víctimas del tiroteo masivo en la Escuela Primaria Rob el 25 de mayo de 2022 en Uvalde, Texas.

Los miembros de la comunidad lloran juntos en una vigilia por las 21 víctimas del tiroteo masivo en la Escuela Primaria Rob el 25 de mayo de 2022 en Uvalde, Texas. / BRANDON BELL/GETTY IMAGES/AFP

4
Se lee en minutos
Carles Planas Bou
Carles Planas Bou

Periodista

Especialista en Redes, algoritmos y la intersección entre política y tecnología

Escribe desde Barcelona

ver +

"Voy a disparar a una escuela de primaria". Este es el tercer y último mensaje que Salvador Ramos, autor de la masacre escolar producida este martes en Texas, escribió en Facebook antes de asesinar a sangre fría a 21 personas, entre ellas 19 niños y niñas.

Unos 30 minutos antes de dirigirse al centro escolar Robb Elementary de Uvalde, el perturbado y maltratado joven de 18 años acudió a las redes sociales para explicar sus planes en una serie de mensajes privados que mandó a una adolescente alemana de 15 años con la que había contactado.

En el primero explicó que dispararía a su abuela; en el segundo lo confirmó; y en el tercero señaló que su próximo objetivo era realizar un tiroteo en la escuela primaria de esta pequeña localidad de 16.000 habitantes. Así lo confirmó el miércoles el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott. La abuela del tirador, que continúa hospitalizada, fue quien advirtió a la policía de los planes de su nieto antes de que este llegara al colegio.

Relató su plan en privado

El autor de la matanza y la joven alemana se conocieron el 12 de mayo a través de Yubo, una plataforma digital a la que recurren generalmente los adolescentes para hacer amigos, según ha avanzado el New York Times. En una videollamada, Ramos enseñó a la menor su nuevo rifle AR-15, que había adquirido tras cumplir la mayoría de edad el pasado 16 de mayo. Le explicó que quería "utilizar el arma para algo" y le mandó fotografías de munición que acababa de comprar por internet.

El martes por la mañana, antes de dirigirse a la escuela en la que asesinaría a 21 personas, ambos realizaron una videollamada. Vestido completamente de negro, Ramos le explicó que que "no podía revelarle su secreto hasta que su abuelo abandonara la casa". Acto seguido, le fue relatando paso a paso su macabro plan.

La joven ha alegado que no contactó con las autoridades hasta que vio la tragedia en televisión. "Simplemente no pensé que fuera a hacerlo de verdad", ha lamentado. "Quizás podría haber cambiado algo". Informes preliminares apuntan a que varias personas instaron a la policía a entrar en el edificio para detener el ataque, si bien los agentes no lo hicieron. Las autoridades estiman que Ramos estuvo 40 minutos en el interior del edificio antes de ser abatido.

Uso de las redes

En su comparecencia, el gobernador de Texas insinuó que el autor del tiroteo lo había anunciado públicamente en Facebook. Meta, compañía matriz propietaria del gigante de las redes sociales, rechazó las palabras del líder conservador. "Los mensajes que el gobernador Abbott describió eran mensajes de texto privados de uno a uno que se descubrieron después de que ocurriera la terrible tragedia", matizó Andy Stone, uno de los portavoces de la empresa, en un mensaje en Twitter.

Las políticas internas de Facebook rastrean y prohíben el enaltecimiento de la violencia. La red social ha estado a menudo en el centro de la polémica por no responder con suficiente celeridad en la retirada de ese contenido. Sin embargo, el matiz aportado por la compañía, que está trabajando con las autoridades, es importante porque esas políticas se limitan a los comentarios públicos, no a los mensajes privados entre particulares en Facebook Messenger, que desde el pasado enero permite la encriptación de extremo a extremo para garantizar su privacidad.

Noticias relacionadas

Los portavoces no han especificado en qué red social de la compañía se produjo ese intercambio de mensajes. Meta es también propietaria de Instagram y WhatsApp. Unas semanas antes, el autor de la masacre publicó una historia en Instagram en la que aparecía gritando a su madre, que aparentemente estaba intentando echarle de casa. "Llamó puta a su madre, le hablaba de forma muy agresiva mientras la policía estaba ahí", ha explicado una compañera de clase al Washington Post. Antes, había publicado imágenes de sus armas en las que etiquetaba a la joven alemana. "Estoy a punto de...", le insinuó en una conversación privada.

La red social Snap, muy popular en Estados Unidos, dijo el miércoles que había suspendido una cuenta que podría estar vinculada con Salvador Ramos. Hasta ahora no se ha encontrado ningún rastro digital de anuncios públicos sobre el ataque, tan solo mensajes privados con otros usuarios. Eso contrasta con el metódico plan comunicativo que siguió el terrorista supremacista de Buffalo, que el pasado 14 de mayo retransmitió en directo en Twitch como asesinaba a 10 personas, después de difundir en foros como 4chan un manifiesto con la ideología racista y conspiranoica que le empujó a perpetrar un nuevo baño de sangre en EEUU.