Tensión bélica en Europa del este

La OTAN avisa de que Rusia mantiene una "fuerza de invasión masiva lista para atacar"

  • Moscú dice que continúa la desescalada con la retirada de algunas tropas de Crimea y del oeste del país

  • La Alianza Atlántica acuerda trabajar en el despliegue de nuevos grupos de combate en el sudeste de Europa

Rusia anuncia la retirada parcial de tropas pero mantiene exigencias a Occidente. / AFP / MINISTERIO DE DEFENSA RUSO / VÍDEO: EFE

3
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +
El Periódico

Aunque Moscú ha ofrecido señales de su voluntad de continuar con la vía diplomática para resolver la crisis desatada con Ucrania, la Alianza Atlántica (OTAN) sigue sin ver señales de “desescalada” sobre el terreno, ni la tan anunciada retirada de tropas ni tampoco del equipamiento pesado desplegado por Rusia en la zona. “Esto puede cambiar pero lo que vemos hoy es que Rusia mantiene una fuerza de invasión masiva lista para atacar”, ha explicado el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, que ha anunciado el acuerdo de los 30 países aliados para empezar a trabajar en el despliegue de nuevos grupos de combate multinacionales en el sudeste de Europa con el objetivo de reforzar las capacidades de defensa en el flanco oriental.

"Moscú ha dejado claro que está preparado para cuestionar los principios de seguridad, el derecho de la OTAN a proteger a sus aliados y de los países a elegir libremente sus alianzas, y a hacerlo por la fuerza”, ha denunciado. Una “nueva normalidad” que, según el máximo responsable de los países aliados, requiere el desarrollo de nuevas opciones de defensa aunque no prejuzga de momento una eventual decisión en este terreno. El siguiente paso ahora les corresponderá a los mandatos militares de la Alianza que serán los responsables de preparar el posible despliegue. 

Control de armas

Stoltenberg también ha agradecido la oferta del presidente de Francia, Emmanuel Macron, de liderar uno de los grupos en Rumanía y ha explicado que ahora “nuestros comandantes trabajarán en los detalles e informarán en las próximas semanas”, ha explicado insistiendo en que la OTAN es una organización defensiva, que está dispuesta a sentarse con el Kremlin para responder a sus preocupaciones en cuanto al control de armas, que no es ninguna amenaza para Rusia y que no tiene plantes de despliegue ofensivo en Ucrania pero que habrá “consecuencias técnicas militares” si Rusia continua con sus amenazas y ultimatuns. 

Los temores a una invasión, en todo caso, siguen estando sobre la mesa. “Lo que vemos en el terreno es que no hay repliegue, Rusia está moviendo posiciones y lanzando ciberataques”, ha dicho afirmando también que las imágenes de los satélites confirman la información de los servicios de inteligencia sobre el despliegue ruso. “Es verdad que hoy no se ha producido la invasión de la que se había hablando pero la amenaza de invasión está ahí”, ha admitido la ministra de Defensa española, Margarita Robles, que ha reiterado el compromiso de España con las misiones en las que participa. “Todas las misiones que realiza son misiones de estabilidad, para preservar la paz y en ningún caso son ofensivas”, ha añadido.

Las declaraciones del secretario general de la OTAN se ha producido después de que Rusia ha anunciara el fin de las maniobras militares y la salida de parte de sus tropas de la península ucraniana anexada de Crimea, donde la presencia de los soldados alimentó los temores de una invasión a Ucrania, y del oeste del país. La televisión rusa mostró imágenes nocturnas de un interminable tren blindado que atravesaba el puente sobre el estrecho de Kertsch, construido por Rusia para conectar Crimea a su territorio.

Pruebas de la retirada militar

El martes, Moscú anunció un retiro "parcial" de los soldados enviados hace dos semanas a la frontera con Ucrania, una señal de distensión tras dos meses de temores de una invasión sobre un trasfondo de crisis ruso-occidental. Sin embargo, europeos y estadounidenses aún esperan pruebas de una mayor retirada militar rusa, aunque dicen estar prudentemente optimistas. Rusia no ha detallado la magnitud ni el calendario del retiro.

En este contexto, la Unión Europea ha pedido este miércoles a Rusia que elija la vía del diálogo y que desescale la crisis en Ucrania, al tiempo que ha insistido en que las sanciones que prepara golpearán duramente la economía rusa. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha tachado de "fantasmas del pasado" el objetivo de Rusia de contar con esferas de influencia.

Noticias relacionadas

Pese a las "señales de esperanza" por el mensaje del Kremlin, Von der Leyen comparte el escepticismo de la OTAN, que este martes dijo no ver señales de reducción militar. Por ello, ha vuelto a amenazar a Rusia con sanciones masivas si finalmente agrede a Ucrania, que atacarán "objetivos económicos estratégicos" del país liderado por Vladímir Putin.

Moscú desplegó más de 100.000 militares en la frontera ucraniana, según los occidentales. Entre tanto, las maniobras militares ruso-bielorrusas continúan hasta el 20 de febrero en Bielorrusia, el vecino prorruso de Ucrania.