Elecciones en Hungría

Orbán amenaza con sacar a Hungría de la UE

  • El mandatario ultraconservador pide a Bruselas "tolerancia" con sus leyes que persiguen el aborto, la homosexualidad y a los medios críticos

El presidente Viktor Orbán se entrevista con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El presidente Viktor Orbán se entrevista con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. / Francois Lenoir / Reuters

1
Se lee en minutos
Europa Press

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, ha amenazado con sacar al país de la Unión Europea (UE). Durante un acto electoral celebrado este sábado en Budapest, el controvertido mandatario ultraconservador ha mencionado abiertamente por primera vez esta posibilidad y ha acusado a Bruselas de haber lanzado "una guerra santa, una yihad" en nombre del Estado de derecho.

Orbán, que se juega la reelección el próximo 3 de abril, también ha pedido al club comunitario "tolerancia" con Hungría porque de lo contrario será imposible proseguir por un camino común. "Queremos mantener unida la UE y por eso hemos realizado repetidamente ofertas de tolerancia. No esperamos que adopten la política migratoria, de familia, nacional o exterior de Hungría, pero que tampoco esperen que nosotros adoptemos sus políticas", ha argumentado. "La UE debe avanzar, no retroceder", ha subrayado.

El Tribunal Europeo de Justicia (TUE) decidirá el próximo miércoles sobre los recursos presentados por Hungría y Polonia contra el mecanismo de protección del Estado de derecho aprobado por Bruselas en diciembre de 2020.

Erosión de la democracia

Noticias relacionadas

Organismos europeos y organizaciones en favor de los Derechos Humanos acusan a Orbán de desmantelar la democracia desde que llegó al poder en 2010. Y es que a lo largo de su mandato ha lanzado una reforma partidista de la Constitución nacional en la que se incluía una nueva ley electoral que beneficia a su formación ultraconservadora, así como una limitación del aborto, la persecución de los medios de comunicación críticos con el Gobierno o una ley que criminaliza la homosexualidad, condición que se equipara a la pedofilia y de la que se prohíbe hablar en las escuelas.

En respuesta, Orbán ha asegurado este sábado que "para ellos, el estado de derecho significa que quieren ponernos de rodillas y coinvertirnos en algo que se parece a ellos". El mandatario, referente de la extrema derecha continental, ha argumentado que Hungría no quiere ser igual que Europa occidental. "No hay otra solución que la tolerancia. Es la única manera de que encontremos un camino común", ha apuntado.