Censura

Hungría cierra la última radio independiente del país

  • Un tribunal confirma la decisión previa del Consejo de Medios húngaro, que revocó la licencia por una infracción que suele conllevar solo una multa

  • La emisora anuncia su intención de presentar recurso y mientras tanto seguirá sus retransmisiones vía 'online'

Los estudios de Klubradio en Budapest, este martes.

Los estudios de Klubradio en Budapest, este martes. / BERNADETT SZABO (REUTERS)

1
Se lee en minutos
El Periódico

Un tribunal de Budapest ha ordenado este martes el cierre de Klubradio, la última emisora de radio independiente de Hungría, que tendrá que dejar de emitir este domingo. Los jueces confirman en su sentencia una decisión previa del Consejo de Medios húngaro, compuesto únicamente por afines al primer ministro, Viktor Orbán, que ya había revocado en septiembre la licencia para operar de Klubradio.

Para justificar su cierre, el Consejo adujo que la emisora había violado una ley de registro obligatorio, aunque esta infracción generalmente conlleva una multa y no el cierre.

El director de la emisora, Andras Arato, calificó la decisión de "vergonzosa y cobarde" y anunció su intención de presentar un último recurso ante el Tribunal Supremo. Este gesto no tendrá efecto sobre su cierre, ya que el veredicto no llegaría antes de este domingo. Klubradio planea continuar su labor como radio 'online'.

Unas 500.000 personas escuchan Klubradio, cuya emisión ya se había limitado al área de Budapest después de que Orbán llegara al poder en 2010. El 'premier' húngaro ha puesto bajo su control a la mayoría de medios de comunicación húngaros.

"Señal preocupante"

La comisionada para los Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, ha censurado el fallo del tribunal. "Otra voz silenciada en Hungría. Otro día triste para la libertad de prensa", ha lamentado a través de su cuenta de Twitter.

Noticias relacionadas

En este sentido, una portavoz del Ministerio de Exteriores francés ha apuntado a que el cierre supone "una señal muy preocupante en términos de pluralismo e independencia de los medios de comunicación, de la libertad de informar y ser informado" en un país de la Unión Europea.

Hungría ocupa el puesto 89, sobre un total de 180, en la clasificación mundial de libertad de prensa de la oenegé Reporteros Sin Fronteras (RSF). En 2010, cuando Orbán llegó al Gobierno, estaba en el puesto número 23.