"Por el amor de Dios, váyase", el ruego viral a Boris Johnson para que dimita

Dimite David Davis, el ministro británico del ’brexit’ . / HANNAH MCKAY (REUTERS / VÍDEO: EFE)

1
Se lee en minutos
El Periódico

"Por el amor de Dios, váyase" ("In the name of God, go") ha sido la petición expresa del diputado conservador David Davis al primer ministro británico, Boris Johnson, en el primer pleno de la Cámara tras el escándalo de las fiestas en la residencia oficial de Downing Street en tiempos de restricciones por la pandemia del coronavirus en el Reino Unido. Y que ha acabado haciéndose viral en las redes sociales.

No era en ningún caso una frase trivial, y en la mejor línea del parlamentarismo británico, iba cargada como un misil nuclear hacia la línea de flotación de un mandatario cada vez más cuestionado. Davis, que fue ministro para el Brexit y uno de los principales apoyos de Johnson cuando ambos dimitieron del gobierno de Theresa May, recurría así a una anécdota histórica en un contexto en el que era inevitable establecer comparaciones.

La cita era de 1940, cuando el diputado conservador Leo Amery interpeló a su primer ministro y correligionario Neville Chamberlain sobre su gestión de lo que sería la segunda guerra mundial: "You have sat there too long for the good you have done. In the name of God, go", lo que traducido sería algo así como "Ha estado sentado ahí demasiado tiempo para lo que ha hecho. Por amor de Dios, váyase".

Era la gota que colmaba un discurso en el que Amery criticaba la gestión que Chamberlain estaba haciendo ante la ofensiva de la Alemania nazi sobre Noruega y ponía en evidencia el flojo papel de su líder y compañero de partido. El discurso de Amery, antiguo periodista, estuvo trufado de épica y de crítica acerada, y cayó como una losa sobre un primer ministro ya debilitado ante sus fieles.

Al día siguiente, Chamberlain presentó su dimisión y dio paso a Winston Churchill, el gran gobernante conservador y líder del Reino Unido en la Segunda Guerra Mundial y en la posguerra.

Noticias relacionadas

La alusión de Davis iba así a la línea de flotación de Johnson, a quien recordó que había defendido siempre ante otros diputados. Ahora, anunció, no pensaba dejarlo pasar. "Espero de mis líderes que asuman la responsabilidad de sus acciones".

El todavía primer ministro, sin embargo, anunció que no pensaba dimitir.