Nombramiento con polémica

El general emiratí Al Raisi, acusado de torturas, nuevo presidente de la Interpol

  • Varios legisladores europeos y organizaciones por los derechos humanos han mostrado su preocupación

  • Los Emiratos Árabes Unidos han donado grandes cantidades a la Organización Internacional de Policía Criminal

El general emiratí Nassir Al Raisi durante la 89 asamblea general de la Interpol celebrada en Estambul.

El general emiratí Nassir Al Raisi durante la 89 asamblea general de la Interpol celebrada en Estambul. / OZAN KOSE/ EPC

3
Se lee en minutos
Andrea López-Tomàs
Andrea López-Tomàs

Periodista y politóloga.

ver +

Emiratos Árabes Unidos se anota otra victoria en el panorama internacional, pero su tanto es una derrota para los derechos humanos. El general emiratí Ahmed Naser al Raisi, acusado de "torturas", ha sido elegido este jueves presidente de la Interpol. La Organización Internacional de Policía Criminal será dirigida durante los próximos cuatro años por el militar contra el que pesan denuncias en Francia y Turquía. Miembros del Parlamento Europeo y organizaciones por los derechos humanos ya expresaron su preocupación por nombrar a quién es "parte de un aparato de seguridad que continúa atacando sistemáticamente los críticos pacíficos".

"Al Raisi ha sido elegido tras tres turnos de votación; en la última ronda ha recibido el 68,9% de los votos emitidos por los países miembros", ha informado la Interpol en su cuenta de Twitter. Ni Francia, país donde tiene su sede la organización internacional, ni Turquía, en cuya capital Estambul se celebra su asamblea general, se han pronunciado por las querellas por tortura impuestas contra el general en los últimos meses. También cuenta con demandas en Suecia, Noruega y Reino Unido. Su nación, Emiratos Árabes Unidos (EAU), es el segundo contribuyente económico de la organización de cooperación policial.

Durante su gira mundial de presión para conseguir el cargo, la donación de 50 millones de euros por parte de la petromonarquía a Interpol en 2017 casi igualó las contribuciones estatutarias de los 195 países miembros del cuerpo de seguridad internacional. En 2020, fue de un total de 60 millones de euros, reduciendo la capacidad de otros estados miembros de influir en la organización. Raisi, jefe de las fuerzas de seguridad emiratís, asumirá un papel principalmente ceremonial y voluntario que puede ejercer desde su país de origen. 

Preocupación en el Parlamento Europeo

El pasado 11 de noviembre tres miembros del Parlamento Europeo firmaron una carta para la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, que advertía del impacto que tendría este nombramiento. "Estamos convencidos de que la elección del general Raisi afectaría la misión y la reputación de Interpol y afectaría gravemente la capacidad de la organización de llevar a cabo sus tareas con eficacia", escribieron tres eurodiputados, entre ellos Marie Arena, presidenta de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento.

También en octubre de 2020, 19 oenegés mostraron su intranquilidad respecto a la posible elección de Raisi. Entre ellas se encontraba Human Rights Watch (HRW), que este jueves ha lamentado el nombramiento final. "Es un día triste para los derechos humanos y el estado de derecho en todo el mundo, cuando un representante del gobierno probablemente más autoritario del Golfo, uno que equipara la disidencia pacífica con el terrorismo, es escogido para liderar la única organización policial que cubre a todo el mundo", ha denunciado su investigadora en el Golfo, Hiba Zayadin.

"Dependiente de EAU"

A su vez, el Centro del Golfo para los Derechos Humanos acusó a Raisi de "actos de tortura y barbarie" contra el opositor y activista por los derechos humanos Ahmed Mansur. Este lleva detenido desde 2017 en una celda de cuatro metros cuadrados "sin colchón ni protección contra el frío", ni "acceso a un médico, a higiene, a agua o a instalaciones sanitarias". Al disidente emiratí, se le unen las denuncias de los ciudadanos británicos Matthew Hedges y Ali Issa Ahmad, ambos fueron arrestados en los EAU.

Un informe sobre los Emiratos y la Interpol del abogado David Calvert-Smith, publicado en abril, señaló que la Fundación Interpol para un mundo más seguro, una organización sin ánimo de lucro afiliada que fue el tercer contribuyente externo de Interpol en 2018, fue "totalmente dependiente de los EAU". Parecía que su "único propósito era ser un canal por el cual canalizar efectivo del gobierno de los Emiratos a Interpol", concluyó.

Noticias relacionadas

Por su parte, Raisi afirmó en un artículo de opinión su intención de "modernizar y transformar" la organización, basándose en "el papel de los Emiratos como líder en la vigilancia policial impulsada por la tecnología y como constructor de puentes en la comunidad internacional".