Nueva era en la locomotora europea

SPD, verdes y liberales presentan un acuerdo de gobierno "social-liberal"

  • Los tres partidos presentan un documento histórico para suceder al Gobierno en funciones de Angela Merkel

El líder del FDP, Christian Lindner; el del SPD, Olaf Scholz, y los de Los Verdes, Annalena Baerbock y Robert Habeck, posan durante la rueda de prensa en la que han anunciado su acuerdo de gobierno.

El líder del FDP, Christian Lindner; el del SPD, Olaf Scholz, y los de Los Verdes, Annalena Baerbock y Robert Habeck, posan durante la rueda de prensa en la que han anunciado su acuerdo de gobierno. / TOBIAS SCHWARZ (AFP)

4
Se lee en minutos
Andreu Jerez
Andreu Jerez

Periodista

ver +

"Atreverse a más progreso. Alianza por la libertad, la justicia y la sostenibilidad". Es el título de acuerdo de gobierno presentado este miércoles por los socialdemócratas del SPD, los ecologistas de Los Verdes y los liberales del FDP. Casi dos meses después de las elecciones federales, los tres partidos han conseguido cerrar un documento de 177 páginas que debe ser la base para una fórmula de gobierno "social-liberal", popularmente conocida como coalición semáforo en Alemania por los colores de los tres partidos - rojo, verde y amarillo -.

El acuerdo es histórico por muchos motivos: en primer lugar, dejará atrás 16 años de gobierno ininterrumpido de los conservadores de la CDU-CSU y pondrá fin a la 'era Merkel', que todavía es cancillera en funciones; en segundo lugar, será el primer gobierno conformado por estos tres partidos a nivel federal en la historia del país; y, por último, devolverá a la cancillería a un político socialdemócrata. El candidato del SPD, Olaf Scholz, ve cumplido su objetivo de presentar un acuerdo de gobierno antes de fin de año. El todavía ministro de Finanzas en funciones podría ser investido como jefe de gobierno la segunda semana de diciembre.

El pacto llega, además, en un momento en que Alemania necesita medidas urgentes para hacer frente a la cuarta de ola de contagios de la pandemia. El país registra cada día un nuevo récord de nuevos casos de coronavirus. La interinidad del actual gobierno hace más complicado tomar decisiones rápidas y efectivas para fomentar la vacunación -relativamente baja en el contexto de la Unión Europea- y frenar un repunte de los contagios que ya pone contra las cuerdas al sistema sanitario en algunas regiones del país.

"Libertad", "justicia", "sostenibilidad"

La descripción del acuerdo de gobierno refleja de complejidad de las negociaciones. Cada uno de los sustantivos destacados al inicio del documento corresponde a los intereses particulares de los tres partidos y sus votantes: "libertad" para el FDP -amantes de los derechos del individuo y de la iniciativa privada-, "justicia" para el SPD -cuya bandera histórica es la redistribución de la riqueza sin poder en entredicho el sistema capitalista- y la sostenibilidad para Los Verdes -los ecoliberales llevan décadas poniendo en la agenda la lucha contra la crisis climática, cuyas consecuencias son hoy más evidentes que nunca, también Alemania-.

Esos tres sustantivos y los correspondientes intereses de cada una de las tres patas de este gobierno se distribuyen en los nueve capítulos de detallado acuerdo. Estas son algunas de las medidas destacadas: abandono del carbón "idealmente" el año 2030; hasta ese año, Alemania debería poder cubrir el 80% de su consumo energético a través de energías verdes; neutralidad de emisiones en 2045; compromiso de cumplir el Acuerdo de París para la reducción de 1,5 grados; la eliminación a partir del próximo enero del impuesto especial a la energía que ha servido los últimos años para financiar las fuentes de energía renovables; la ampliación del freno a los precios del alquiler en todo el país; aumento del salario mínimo interprofesional a 9,6 a 12 euros la hora; la construcción anual de 400.000 viviendas -100.000 con dinero público- que solucione el creciente problema de acceso a un techo; la introducción de un "ingreso de ciudadanía" que sustituya al polémico sistema de ayuda social para desempleados de larga duración conocido como Hartz IV; la recuperación en 2023 del límite a la deuda anclado constitucionalmente y desactivado de manera excepcional a causa de la pandemia; negativa a subir los impuestos, la principal línea roja establecida por el FDP; y aumento de las inversiones públicas para modernizar la administración pública y digitalizar la economía.

Reparto de carteras

A pesar de que los tres partidos no han presentado este miércoles los nombres de los ministros y ministras del futuro gabinete, el acuerdo de gobierno ya establece qué carteras recibirá cada uno de los tres partidos. El SPD asumirá los ministerios de Interior, Defensa, Sanidad, Trabajo y Asuntos Sociales, Cooperación Económica, y el de Fomento y Vivienda -este último, de nueva creación-. Los Verdes se hacen con los departamentos de Clima y Economía -también de nueva creación-, Exteriores, Medio Ambiente, Agricultura y Familia.

Los liberales del FDP reciben las carteras de Transporte, Educación, Justicia y Finanzas. El presidente de los liberales, Christian Lindner, se sale así con su objetivo de controlar el Ministerio de Hacienda, fundamental para establecer el gasto público y hacer cumplir el límite a la deuda pública. Los Verdes también aspiraban a hacerse con el Ministerio federal de Finanzas.

Noticias relacionadas

Las direcciones de los tres partidos han reconocido la dureza de las negociaciones, pero también han proyectado en la presentación del acuerdo una armonía que será fundamental para hacer viable este tripartito histórico. Olaf Scholz ha prometido "una década de inversiones". El copresidente verde, Robert Habeck, asegura que los tres partidos "saben cómo pagarán" el gasto público anunciado. El liberal Lindner, mientras, ha prometido ser el "abogado de las finanzas sólidas".

El acuerdo es una realidad, ahora falta ponerlo en práctica. El primer paso será que los partidos den la luz verde al documento a nivel interno. El SDP y el FDP celebrarán para ello sendos congresos, mientras que Los Verdes someterán a voto el documento entre los 125.000 integrantes de sus bases.