Suceso en Kongsberg

El autor de la matanza en Noruega es un converso al islam con antecedentes por robo y drogas

  • La inteligencia noruega apunta a un "acto terrorista" y afirma que tenía bajo su radar al presunto autor de los hechos, un hombre danés de 37 años que había dado señales de radicalización

  • La policía, sin embargo, duda de la motivación real del detenido, identificado como Espen Andersen Bråthen, detenido en el pasado por hechos delictivos

Espen Andersen Braathen, el sospechoso del ataque con arco y flechas en Noruega, en una captura de vídeo.

Espen Andersen Braathen, el sospechoso del ataque con arco y flechas en Noruega, en una captura de vídeo. / YOUTUBE (REUTERS)

3
Se lee en minutos
El Periódico

El hombre acusado de asesinar a cinco personas con arco y flechas en la ciudad de Kongsberg (Noruega) se había convertido al islam y la policía había podido constatar sus señales de radicalización, ha explicado el jefe de la policía regional Ole Bredrup Saeverud en una conferencia de prensa. El ataque apunta a atentado terrorista, según los servicios de inteligencia noruegos (PST), que han matizado que "la investigación, conducida por la policía del distrito suroeste, determinará qué los motivó". Varios medios han identificado al agresor como Espen Andersen Bråthen, un danés de 37 años que reside desde hacía tiempo en Kongsberg, una pequeña ciudad de unos 25.000 habitantes situada a unos 80 kilómetros al oeste de Oslo. Cuatro mujeres y un hombre de entre 50 y 70 años perdieron la vida y otras dos personas resultaron heridas en este ataque. Las dos están fuera de peligro.

La inteligencia noruega ha resaltado que se trata de alguien que estaba bajo su radar y que ese tipo de ataques al azar en lugares públicos son típicos de fundamentalistas islámicos. La policía, que da por seguro que actuó solo y que ha confirmado que usó más armas en el ataque, duda, sin embargo, de su motivación real, algo que puede estar relacionado con el historial del agresor.

Informaciones publicadas por la agencia NTB y la televisión pública NRK, pero no confirmadas oficialmente, revelan que Bråthen fue condenado en 2012 a 60 días de prisión condicional por robo y posesión de drogas; y en julio de 2020, un tribunal dictó seis meses de prohibición de visita a su familia en Kongsberg. Dos meses antes de esa condena, había entrado en casa de sus padres y amenazado con matar a su progenitor, dejando una pistola en el sofá antes de marcharse.

Un grupo de policías en la localidad de Kongsberg la noche de ayer miércoles.

/ TORSTEIN BOE / EFE

Bråthen colgó en internet dos vídeos en 2017, en los que lanzaba amenazas en noruego y en inglés y afirmaba su condición de musulmán, según declaró hoy al diario "Nettavisen" un amigo suyo, que fue quien advirtió entonces a la policía. El atacante, que mañana afrontará una vista para su prisión preventiva, será sometido a un examen psiquiátrico, ha confirmado la fiscal Ann Irén Svane Mathiassen, que desveló también que en el pasado Bråthen "contactó" a los servicios de salud en varias ocasiones.

El ataque tuvo lugar en varios puntos de una amplia zona de Kongsberg, incluido un supermercado. Allí resultó herido un policía fuera de servicio. En el momento de la detención, el autor lanzó flechas a las fuerzas policiales y se tuvieron que hacer disparos de advertencia.

Otras armas

La prensa noruega ha publicado fotos de flechas negras, de competición, tiradas en el suelo o, en el caso de una de ellas, firmemente clavadas en una pared.

Los testimonios ilustran la sensación de terror que se apoderó de los residentes de Kongsberg. Una mujer, Hansine, que presenció en parte el ataque, declaró a TV2 que oyó un alboroto y vio a una mujer que se ponía a cubierto y a "un hombre de pie en la esquina con flechas y un arco en la mano". "Después, vi a la gente corriendo por sus vidas. Uno de ellos era una mujer que llevaba a un niño de la mano", añadió la testimonio.

Noticias relacionadas

El atentado, con su inusual modus operandi, se produjo el último día del mandato de la primera ministra conservadora Erna Solberg, que cedió este jueves las riendas a un nuevo gobierno de centro-izquierda dirigido por Jonas Gahr Støre, ganador de las elecciones parlamentarias del 13 de septiembre. Støre deploró los "actos horribles".

Noruega, un país generalmente pacífico, ha sido escenario de ataques de extrema derecha en el pasado. El 22 de julio de 2011, Anders Behring Breivik mató a 77 personas al detonar una bomba cerca de la sede del gobierno en Oslo, antes de abrir fuego en un mitin de las Juventudes Laboristas en la isla de Utøya.