Violencia en el país nórdico

Un hombre mata a cinco personas en un ataque con arco y flechas en Noruega

El agresor, que ha herido también a dos vecinos del pueblo de Kongsberg, ha sido detenido por la policía

Agentes de policía patrullan la localidad de Kongsberg tras el ataque de esta tarde.

Agentes de policía patrullan la localidad de Kongsberg tras el ataque de esta tarde. / HAKON MOSVOLD / EFE

3
Se lee en minutos
Agencias

Un hombre armado con un arco y flechas ha matado a cinco personas y ha herido a otras dos, uno de ellos policía, en el municipio noruego de Kongsberg, en el sureste del país, según ha informado la policía noruega. El agresor es un danés de 37 años residente en dicha ciudad noruega, según informaciones de la televisión pública Nrk, que se remite a fuentes policial. Está detenido, pero todavía no ha sido interrogado, por lo que la policía no quiere especular sobre sus motivos. Fue llevado a la comisaría de la ciudad vecina de Drammen. De acuerdo con el tabloide 'VG', los servicios de inteligencia noruegos (PST) han sido informados de los hechos, aunque por el momento la policía considera que es demasiado pronto para saber si se trata de un acto terrorista.

"Lamentablemente, podemos confirmar que hay varios heridos y también, por desgracia, varios muertos", dijo Øyvind Aas, funcionario de la policía local, en una conferencia de prensa. "El hombre que cometió este acto fue detenido por la policía y, según lo que sabemos, sólo hay una persona implicada", añadió. Según la policía, el individuo recorrió varias zonas del centro del pueblo, de 26.000 habitantes, atacando a gente antes de ser detenido y no todos los ataques a personas los realizó con flechas. La cadena pública NRK ha mostrado en su página web una foto enviada por un testigo en la que se ve una flecha negra clavada en una pared.

La primera ministra en funciones, Erna Solberg, habló en otra comparecencia de hechos "horribles" y "situación dramática", pero tampoco quiso especular sobre los motivos y remitió al resultado de la investigación policial. Solberg -que ha informado ya al líder opositor, Jonas Gahr Støre- aseguró que lo ocurrido no afectará a la toma de posesión de este, que mañana asumirá la jefatura de gobierno tras ganar las elecciones generales del mes pasado. "Lo que nos ha llegado de Kongsberg esta noche habla de que se ha cometido un acto cruel y brutal", dijo Støre.

No salir de casa

Siguen sin conocerse los motivos del ataque. "No estamos buscando a otras personas", dijo Øyvind Aas. Los heridos fueron trasladados a hospitales, donde están siendo atendidos en cuidados intensivos aunque no se teme por su vida, según la policía.

Durante la persecución del individuo, la policía pidió a los residentes que no saliesen de sus casas después de constatar que una persona había sido herida de un disparo con una flecha.

Varias unidades policiales, incluidos helicópteros y un grupo de especialistas antiexplosivos, fueron movilizados y debido al tamaño de la zona por la que se movió se espera que haya actividad policial "toda la noche", señaló Aas.

La Dirección General de Policía ha activado una orden temporal de que todos los agentes del país vayan armados, contra la norma habitual, aunque no hay por el momento "indicaciones concretas" de que pueda haber un cambio en el nivel de amenaza terrorista del país, consta en un comunicado.

El ayuntamiento de Kongsberg ha habilitado un centro de acogida para los afectados y movilizado a un equipo de crisis para afrontar la situación.

"Es una tragedia, es horrible. Una no piensa que algo así pueda ocurrir en Kongsberg", declaró Kari Anne Sand, alcaldesa de esta localidad de cerca de 28.000 habitantes, a 68 kilómetros de la capital, Oslo.

Antecedentes de ataques de extrema derecha

Noruega, un país generalmente pacífico, ha sido escenario de ataques de extrema derecha en el pasado. El 22 de julio de 2011, Anders Behring Breivik mató a 77 personas al detonar una bomba cerca de la sede del gobierno en Oslo, antes de abrir fuego en un mitin de las Juventudes Laboristas en la isla de Utøya.

Noticias relacionadas

En agosto de 2019, Philip Manshaus disparó contra una mezquita en las afueras de Oslo, antes de ser sometido por la multitud, sin que hubiera heridos graves. Antes del ataque abatió por racismo a su hermana asiática adoptada.

Las autoridades también han frustrado varios atentados islamistas.

Temas

Noruega