Devastación en el centro de Europa

La "inundación de siglo" deja más de un centenar de muertos y decenas de desaparecidos en Alemania

Foto aérea de la ciudad alemana de Kordel, inundada tras desbordarse el río Kyll. Un tren regional quedó atrapado en la estación de la población tras las fuertes lluvias. / AFP / SEBASTIAN SCHMITT

3
Se lee en minutos
Andreu Jerez
Andreu Jerez

Periodista

ver +

Los adjetivos para definir la dimensión del temporal de lluvias que azota el oeste de Alemania comienzan a agotarse. "Históricas", "catastróficas" u "horribles" son sólo algunas de las palabras que ciudadanos, políticos y medios usan para describir la situación en el norte de Renania-Palatinado y el sur de Renania del Norte-Westfalia. La frontera entre los dos estados federados atravesados por el Rin es ya considerada el epicentro de la catástrofe, bautizada como "la inundación del siglo".

La cifra de muertos supera ya el centenar -106, en el momento del cierre de la edición-. Las autoridades han ido corrigiendo ese recuento preliminar conforme pasaban las horas. El Gobierno de Renania del Norte-Westfalia contabiliza al menos 63 fallecidos y el de Renania-Palatinado, al menos 43 más. Dado que hay cientos de avisos de desapariciones, parece inevitable que la cifra de muertos siga aumentando durante los próximos días. El hecho de que muchas de las regiones devastadas por las aguas sigan siendo difícilmente accesibles, y también de que sus comunicaciones telefónicas y de internet estén cortadas, refuerzan ese mal augurio.

Las imágenes aéreas que los helicópteros muestran del municipio de Erftstadt, una pequeña ciudad al sur de Colonia, son sólo un ejemplo de la devastación: el desbordamiento del río Erft generó un deslizamiento de tierra que se llevó literalmente por delante parte de los edificios de la localidad. La situación en esa y otras zonas afectadas que ha provocado que el gobierno despliegue 900 soldados del Ejército con vehículos blindados para ayudar a la evacuación y el rescate de las personas atrapadas. Algunas de las imágenes del despliegue militar recuerdan a un escenario bélico.

Más regiones afectadas

El oeste de Alemania no es la única región centroeuropea golpeada por las lluvias torrenciales y los desbordamientos. La vecina Bélgica también se ha visto muy afectada. El balance provisional allí es de al menos 20 personas muertas, 19 desaparecidas y miles de evacuadas por el riesgo del desbordamiento de ríos, informa Silvia Martínez.

"Se trata de circunstancias excepcionales sin precedentes en nuestro país", ha dicho el primer ministro belga, Alexander de Croo, durante una rueda de prensa este viernes en la que ha anunciado que el 20 de julio será un día de luto nacional. El temporal también ha afectado, aunque en menor medida, a los Países Bajos -especialmente la región de Limburgo- y a Luxemburgo. Ninguno de los dos países ha confirmado de momento víctimas mortales.

Cambio climático

En Alemania, las consecuencias de "la inundación del siglo" se han instalado inevitablemente en la campaña electoral para las elecciones federales del próximo septiembre. Prácticamente ninguno de los partidos niega ya la relación entre la catástrofe y el cambio climático generado por la acción humana. Sólo la ultraderecha de Alternativa para Alemania (AfD) mantiene su línea negacionista.

Noticias relacionadas

"El cambio climático ya está aquí", ha dicho este viernes una portavoz del Gobierno federal. Un mensaje que ya había lanzado el día anterior la ministra federal de Medio Ambiente, la socialdemócrata Svenja Schulze. "Esta inundación tiene una dimensión histórica", ha dicho Armin Laschet, presidente de la CDU y candidato democristiano a la cancillería. Para Laschet, que además es todavía el primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, la gestión de esta catástrofe será clave para su campaña electoral. De momento, el político conservador se ha unido al discurso de los ecoliberales de Los Verdes -sus posibles futuros socios de gobierno- de demandar más medidas para frenar el calentamiento global.

Pese a las promesas políticas, organizaciones y activistas medioambientales siguen criticando la inacción de las autoridades alemanas frente a las cuestiones climática y medioambiental. "El Gobierno de Renania del Norte-Westfalia no ha hecho nada. Justo al contrario: la coalición de la CDU y el FDP [liberales] liderada por Laschet fuerza cada vez más la explotación de terrenos y roba así a las aguas sus zonas de inundación naturales", denunciaba la organización ecologista BUND horas después de la confirmación de los primeros muertos por el temporal.