Crisis sanitaria global

Inéditas protestas callejeras en Cuba en plena crisis por el covid

  • En las manifestaciones se han lanzado gritos de "¡abajo la dictadura!", "libertad" y "patria y vida"

  • Las concentraciones se producen en una jornada en la que la isla registra otra cifra récord de contagios

4
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

"Tienen que pasar por encima de nuestros cadáveres y estamos dispuesto a todo. No vamos a admitir que ningún mercenario y contrarrevolucionario provoque un estallido", aseguró el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, después de un domingo marcado por protestas que encendieron la alarma del Gobierno y el Partido Comunista (PCC). Cientos de personas han salido a la calle en la localidad cubana de San Antonio de los Baños, en la provincia de Artemisa, vecina a La Habana, al grito de "¡abajo la dictadura!", "libertad" y "patria y vida". También ha habido concentraciones similares en otras localidades del país como Palma Soriano, la segunda ciudad más grande de la provincia Santiago de Cuba. Alguna de las inéditas escenas fue retransmitida en directo por usuarios de Facebook.

"Sabemos que hay otras ciudades del país donde se están moviendo por esos propósitos malsanos. Doy esta información para ratificar que Cuba es de los revolucionarios. Convocamos a todos los revolucionarios y comunistas a enfrentar en las calles estas manifestaciones. No vamos a permitir que nadie manipule e impongan un plan anexionista", dijo también Díaz-Canel y señaló hacia Estados Unidos.

De acuerdo con el secretario general del PCC, Washington está detrás de las acciones que calificó de desestabilizadoras y que, dijo, han aumentado durante la pandemia. Entre ellas citó las medidas que asfixian la economía cubana y agudizan el desabastecimiento general con el propósito, dijo, de generar el descontento social masivo. A pesar de las dificultades, advirtió,  "no vamos a entregar la soberanía, ni la independencia de esta nación".

"No tenemos miedo"

Los episodios tienen lugar en medio de una grave crisis económica y sanitaria. Es en las pequeñas ciudades como San Antonio de los Baños, a 37 kilómetros de La Habana, donde las penurias tienen otro rostro con los apagones y la escasez alimentaria. En sus calles se ha gritado “queremos vacunas”, "queremos medicinas" o "no tenemos miedo". Llamó la atención a los conocedores de la situación cubana la fuerte presencia juvenil, la más proclive a comunicarse a través de las redes sociales. El servicio de internet en los móviles ha sido cortado por las autoridades estatales, se ha denunciado.

El malestar se hizo sentir también, aunque en otra escala, en la capital, donde circularon llamamientos a ocupar el Malecón que bordea al mar. El dramaturgo disidente Yunior Aguilera convocó a un acto relámpago a las mismas puertas del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), a pesar de la presencia de agentes de la Seguridad del Estado. Hubo, además, protestas frente al viejo Capitolio, Centro Habana y cerca de la Plaza de la Revolución. Simpatizantes del Gobierno también salieron a la calle para enfrentar a los descontentos. El Gobierno se ha resuelto no perder el control del espacio público. "La orden de combate está dada, a la calle los revolucionarios", dijo Díaz-Canel.

La lucha contra la pandemia

Cuba se aproxima a los 1500 muertos por covid-19. Los contagios se acercan a los 232.000. Por tercer día consecutivo el país caribeño sobrepasa los 6.000 diagnósticos positivos y bate récord de muertes en una jornada para un acumulado en 10 días de julio de 44.546 nuevas infecciones casos y 235 decesos, según el Ministerio de Salud Pública (Minsap). "Son cifras alarmantes, que se incrementan por día", ha dicho el jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud, Francisco Durán.

La situación es especialmente tensa en la provincia turística de Matanzas, ubicada 100 km al este de La Habana, donde el alto número de contagios puede hacer colapsar los servicios de salud. El sábado, un grupo opositor pidió establecer "un corredor humanitario", iniciativa que el gobierno descartó.

En los territorios de riesgo, incluida la capital, se realizan pruebas con dos de las cinco vacunas que desarrolla Cuba: 'Soberana 02' y 'Abdala'. Esta última mostró una eficacia del 92,2 % en los ensayos clínicos, y recibió esta semana la autorización de uso de emergencia. Soberana 02, por su parte, espera la autorización de uso de emergencia de la entidad reguladora cubana de medicamentos tras mostrar una eficacia del 91,2 % con dos dosis y una extra de Soberana Plus, otro de los compuestos que investigan científicos de la isla.

De los 11,2 millones de habitantes de Cuba, más de 1,6 millones (el 14,7 %) han recibido la pauta completa de esas fórmulas. Cuba no integra el mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS) creado para que los países de ingresos medios y bajos accedan a las vacunas, ni tampoco las ha comprado en el mercado internacional. 

La enfermera cubana Xiomara Rodríguez prepara una dosis de la vacuna Soberana 02.

/ JOAQUÍN HENÁNDEZ / AFP

Posible punto de inflexión

Noticias relacionadas

Los incidentes de este domingo parecen haber sorprendido a propios y extrañaos y pueden representar un punto de inflexión en el devenir político de la mayor de las Antillas. Se trata, por lo pronto, de la protesta antigubernamental más grande desde el llamado "maleconazo", cuando en agosto de 1994, en pleno "periodo especial", marcado por los cortes diarios de la energía y la falta de alimentos, cientos de personas salieron a las calles de La Habana. Los manifestantes no se retiraron del espacio público hasta que llegó el entonces Fidel Castro. El peso de su liderazgo permitió canalizar el enojo que se había acumulado especialmente a partir de 1991, cuando se disolvió la Unión Soviética, el principal proveedor y socio de Cuba.

Hay algo que saben tanto el PCC como las formas inorgánicas de la disidencia: las condiciones políticas han cambiado a partir de la ausencia del extinto Comandante en Jefe y la aparición de los teléfonos inteligentes.

Temas

Cuba