Conflicto en África oriental

El Gobierno etíope declara el alto al fuego en la región de Tigray

Las fuerzas rebeldes de la región del norte retoman el control de la capital, Mekele

Heridos por un bombardeo del Ejército de Etiopía esperan ser atendidos en el hospital de Mekele, capital de la región norteña de Tigré

Heridos por un bombardeo del Ejército de Etiopía esperan ser atendidos en el hospital de Mekele, capital de la región norteña de Tigré / YASUYOSHI CHIBA (AFP)

2
Se lee en minutos
El Periódico

Punto de inflexión en el conflicto armado que vive Etiopía entre el Gobierno federal y las autoridades de la región de Tigray tras ocho meses de combates. Las fuerzas leales a las anteriores autoridades de Tigré recuperaron el lunes Mekele, capital de esta región del norte donde el Gobierno evacuó a sus representantes y decretó un alto el fuego unilateral. Estas fuerzas, que se autodenominan Fuerzas de Defensa de Tigré" (TDF), aseguran haber tomado el control de la capital, según ha explicado a la agencia AFP un miembro del gobierno interino regional que solicitó anonimato. Un periodista de la AFP confirmó que esas tropas llegaron a bordo de camiones y automóviles.

Mekele fue tomada por el Ejército federal el 28 de noviembre de 2020, tres semanas después de que el primer ministro etíope y premio Nobel de la Paz 2019, Abiy Ahmed, lanzara una ofensiva para expulsar a las autoridades regionales, díscolas con el poder central, e integradas por miembros del Frente de Liberación el Pueblo de Tigré (TPLF), que dominó durante mucho tiempo la vida política de Etiopía. En principio, la operación debía ser breve y se ordenó después de que fuerzas pro-TPLF atacaran bases militares. Pero los combates continúan y han dejado al borde de la hambruna a al menos 350.000 personas, según Naciones Unidas. La semana pasada, las Fuerzas de Defensa de Tigray lanzaron una ofensiva, coincidiendo con las elecciones nacionales anticipadas.

El "alto el fuego unilateral" decretado por el Gobierno, según un comunicado, se lleva a cabo para permitir el buen desarrollo de los cultivos y la distribución de ayuda humanitaria.

Situación "extremadamente preocupante"

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, considera los acontecimientos de "extremadamente preocupantes". "Muestran, una vez más, que no hay ninguna solución militar a la crisis", declaró, afirmando que tenía "esperanza" en que se produzca "un cese efectivo de las hostilidades". Estados Unidos, Irlanda y Reino Unido han solicitado una reunión pública de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Tigray, informaron fuentes diplomáticas, precisando que podría celebrarse el viernes.

La entrada de los combatientes rebeldes dio lugar a escenas de júbilo, con soldados disparando al aire y los vecinos saliendo a las calles, ondeando la bandera de Tigray. "Todo el mundo está excitado, hay música en las calles. Todo el mundo ha sacado sus banderas y toca música. No sé cómo los han conseguido, pero todo el mundo tiene fuegos artificiales", contó un habitante, entrevistado por la agencia AFP.

Noticias relacionadas

Según varios testigos, soldados y policías federales también huían de Mekele; algunos saquearon bancos y requisaron vehículos a particulares para irse. Un funcionario de la ONU contó a la AFP que los soldados desmantelaron equipos vía satélite de varias agencias de Naciones Unidas en Mekele para intentar reducir las comunicaciones.

"Este acto viola los privilegios y la inmunidad de la ONU, así como las normas del derecho internacional humanitario sobre el respeto de los bienes de la ayuda humanitaria. Condeno esta acción en los términos más fuertes", tuiteó Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef.

Temas

Etiopía