Ataque contra los medios en Gaza

EEUU pide explicaciones a Israel por el bombardeo de un edificio de la prensa en Gaza

  • El secretario de Estado, Antony Blinken, asegura no haber visto pruebas de que Hamás usaba el edificio, como dijo Netanyahu

  • Múltiples organizaciones humanitarias denuncian que el ataque de Israel podría constituir un posible crimen de guerra

Una columna de humo asciende de la torre de prensa bombardeada en Gaza.

Una columna de humo asciende de la torre de prensa bombardeada en Gaza. / Efe

Se lee en minutos

Crece la presión internacional sobre Israel por el bombardeo de un edificio residencial en Gaza en el que había las oficinas de múltiples medios de comunicación, entre ellos Associated Press y Al Jazeera. El Gobierno ultraconservador de Binyamin Netanyahu justificó el ataque asegurando que dentro del edificio operaba Hamás, una versión que, para muchos, oculta un intento israelí de silenciar a los periodistas que documentan la escalada de violencia en la región.

Este lunes las críticas han llegado desde su principal aliado, Estados Unidos. "Poco después del ataque solicitamos detalles sobre su justificación. No se ha proporcionado ninguna información", ha apuntado el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken. Aunque Netanyahu ha prometido compartir información de inteligencia sobre la supuesta presencia de la organización yihadista palestina, Washington no ha recibido aún evidencias de ello.

Este sábado un bombardeo aéreo de Israel destruyó la torre al-Jalaa, un edificio de 12 plantas en Gaza con hasta 60 apartamentos residenciales donde tenían sus oficinas varios medios de comunicación. Los periodistas allí presentes explicaron que Israel dio un aviso de una hora para evacuar el edificio antes de convertirlo en ceniza y polvo. Solo había un ascensor.

¿Crímenes de guerra?

Las imágenes de ataque dieron la vuelta al mundo. Este domingo la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) pidió al Tribunal Penal Internacional investigar el bombardeo de Israel para saber si podría constituir un crimen de guerra. También denunció que en la última semana se han destruido las oficinas de 23 medios internacionales y locales. Los ataques de Israel, según RSF, sirven "para reducir, si no neutralizar, la capacidad de los medios de comunicación para informar al público".

La directora ejecutiva de AP, Sally Buzbee, ha denunciado que durante los 15 años que trabajó en esas oficinas nunca fue informada de la supuesta presencia de Hamás en el edificio y que el Ejecutivo de Netanyahu no ha presentado aún ninguna evidencia que respalde ese argumento.

Noticias relacionadas

El domingo el primer ministro volvió a repetir la acusación sin mostrar pruebas públicas y remarcó que el edificio era un "objetivo legítimo" del Ejército israelí. Este lunes EEUU ha bloqueado por tercera vez en la última semana una declaración conjunta del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para pedir un alto al fuego inmediato a Israel y a Hamás.

En la última semana los bombardeos y otros ataques han matado a 198 palestinos y a 10 israelís.