Tensión en Oriente Próximo

¿Qué está pasando en Israel y Palestina? Claves y mapa interactivo del conflicto

Un edificio derruido en la ciudad de Gaza a causa de los bombardeos israelís.

Un edificio derruido en la ciudad de Gaza a causa de los bombardeos israelís. / MOHAMMED ABED (AFP)

Se lee en minutos
Montse Martínez
Montse Martínez

Periodista internacional

ver +
Andrea López-Tomàs
Andrea López-Tomàs

Periodista y politóloga.

ver +

El irresuelto conflicto árabe-israelí es una bomba de relojería que, sometida a presiones coyunturales, estalla periódicamente. Es lo que ha ocurrido las últimas semanas en la disputada ciudad de Jerusalén, santa para los judíos y para los musulmanes, y, posteriormente, en la franja de Gaza. Las confrontaciones del pasado fin de semana entre palestinos y policía israelí en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, causaron centenares de heridos. Cuando las milicias armadas de Hamás en la franja de Gaza se sumaron a las protestas lanzando cohetes, Israel respondió bombardeándoles: el resultado hasta este miércoles es de, al menos, 53 palestinos muertos, entre ellos 14 niños, y seis israelís, uno de ellos una chica adolescente.

¿Cuál ha sido el detonante de las protestas palestinas?

En base a una sentencia de la Corte Suprema de Israel, cuatro familias palestinas han sido obligadas a desalojar los hogares que sus antepasados habitaron durante generaciones en el barrio de Sheikh Jarrah, el último bastión de resistencia palestina en Jerusalén Este. Estas viviendas están destinadas a ser ocupadas por israelís colonos en un contexto de judaización del este de la ciudad, ocupada por los israelís desde su victoria en la guerra de 1967. En este clima de tensión, el lunes 10 de mayo se celebró la Marcha de la Bandera, un evento nacionalista israelí que conmemora la ocupación del este de la ciudad, con los consiguientes enfrentamientos.

Además, la autoridad israelí tampoco ha puesto fácil a los palestinos las celebraciones propias del mes del Ramadán, cerrando la Puerta de Damasco, acceso principal al barrio musulmán de la Ciudad Baja, bajo el argumento de evitar concentraciones a causa de la pandemia. Esta decisión provocó el enfado entre la comunidad palestina residente en Jerusalén y las protestas se extendieron hasta la Explanada de las Mezquitas.

¿Por qué judíos y palestinos se disputan Jerusalén?

Jerusalén lleva décadas en el centro del conflicto israelí-palestino. Esta disputa se remonta a los inicios de la creación del Estado de Israel. En 1948, familias palestinas fueron expulsadas de Jaffa y Haifa y fueron reubicadas en Sheikh Jarrah. Allí, recibieron nuevos hogares a cambio de su condición de refugiados en un acuerdo entre Jordania y la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA, por sus siglas en inglés). Desde aquella primera expulsión, Israel se aseguró su territorio con la aprobación de una ley en 1950 que prohibía a los palestinos acceder a sus propiedades. Más tarde, tras la victoria en 1967, el Estado hebreo aprobó una ley que daba la posibilidad a los judíos de reclamar sus hogares en propiedad antes de 1948. Sin el derecho legal a volver a los hogares de sus abuelos, los palestinos sufren mientras la expansión colonial avanza con total impunidad.

¿Cuál es el origen del conflicto árabe-israelí?

A finales de la Primera Guerra Mundial, Francia e Inglaterra se repartieron los territorios conquistados a los otomanos, creando las actuales fronteras de Siria, Líbano e Irak. Quedó una zona sin designación, sobre la cual la Sociedad de Naciones, antecesora de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), creó el Mandato Británico de Palestina. Ante las amenazas inminentes, las tribus palestinas empezaron a enfrentarse a la intervención británica y la expansión colonialista sionista. El mandato inglés perduró hasta 1948, fecha en que la ONU acordó el reparto de los territorios en dos estados, uno judío y otro árabe. Pero el 14 de mayo de 1948, Israel declaró su independencia tras rechazar la propuesta de dos estados. Este hecho encolerizó a los árabes, quienes a través de la denominada Alianza Árabe intentaron invadir los territorios israelís otorgados por el plan de la ONU.

Este primer choque se extendió durante 15 meses provocando cientos de miles de refugiados y desplazados. En la guerra de los Seis Días (1967), Israel logró conquistar la franja de Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este, la península del Sinaí y los altos del Golán. Desde entonces, la disputa no ha dejado de tener etapas de confrontaciones armadas. Las de mayores consecuencias han sido la guerra de Yom Kipur (1973) y la guerra de Líbano (1983).

Noticias relacionadas

Misiles israelís interceptan cohetes lanzados desde Gaza sobre el cielo de Ashkelon, la madrugada de este miércoles.

/ AMIR COHEN

Alarma por la deriva bélica de la actual crisis

Desde el lunes, 10 de mayo, las milicias palestinas de Hamás han lanzado 1.050 cohetes desde sus puestos en Gaza, a los que habría que sumar 200 lanzamientos fallidos. Israel, por su parte, ha respondido con unos 500 bombardeos sobre la Franja. El balance provisional de muertos es de 53 palestinos, 14 de ellos menores de edad, y seis israelís, una de ellas una adolescente. La ONU ha avisado de que las dos partes se abocan a una "guerra a gran escala" y les ha instado a una desescalada.

Los disturbios de palestinos se están extendiendo por las principales ciudades árabes de Israel, una reacción nunca vista ni durante las intifadas. También se ha visto salpicada por la violencia la Cisjordania ocupada, donde un palestino de 26 años ha muerto por disparos israelís mientras lanzaba piedras en un campo de refugiados cercano a la ciudad de Hebrón.