Crisis sanitaria global

Así avanza la pandemia de covid-19 en Europa y EEUU

  • En Europa, donde la vacunación va a un ritmo más lento, los contagios van al alza; en EEUU y el Reino Unido, han conseguido aplanar la curva

  • Berlín avisa del peligro de viajar al extranjero por motivos turísticos y Londres multará con casi 6.000 euros a los que se desplacen sin causa justificada

Pacientes hacen cola para recibir la vacuna en el velódromo de Saint-Quentin-en-Yvelines, en el sudoeste de París.

Pacientes hacen cola para recibir la vacuna en el velódromo de Saint-Quentin-en-Yvelines, en el sudoeste de París. / ALAIN JOCARD (AFP)

13
Se lee en minutos
El Periódico

La pandemia de coronavirus no da tregua. Así lo avisó este lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS): tras cinco semanas consecutivas de reducción de los contagios, el covid-19 vuelve a estar "en auge" y la transmisión del virus ha aumentado en todo el mundo en la última semana.

Pero mientras el continente europeo es una de las zonas con mayor afectación, con un 12% más de incidencia (en el conjunto del mundo es del 8%), en Estados Unidos la intensa campaña de vacunación está surtiendo efecto y la curva se está aplanando. No obstante, la OMS avisa de que las vacunas no son una solución milagrosa y que las medidas de control, incluidas las restricciones sociales, deben mantenerse. De lo contrario, habrán nuevos y grandes rebrotes.

Así es como está la situación a día de hoy en Europa y Estados Unidos:

Alemania pulsa el "freno de emergencia"

Tras la tímida y paulatina reapertura de la vida pública anunciada hace tres semanas, las autoridades alemanas han decidido echar el "freno de emergencia": así califica el Gobierno de Angela Merkel el endurecimiento de las restricciones con la vista puesta en Semana Santa.

Además de prolongar hasta el próximo 18 de abril las actuales restricciones de la vida económica y social -prácticamente todo está cerrado a excepción de los comercios de primera necesidad, farmacias, restaurantes que sirven comida para llevar y de algunos establecimientos en los que se puede comprar con cita previa-, Alemania estará prácticamente paralizada entre el 1 y el 5 de abril en un intento de cortar las cadenas de contagio de lo que la llaman abiertamente "tercera ola de la pandemia". Esos mismos días estarán además prohibidas las concentraciones en las calles y las reuniones de más de dos hogares y de cinco personas -sin contar los menores de 14 años-, al igual que se decretó durante las pasadas Navidades.

Frente a las críticas que consideran que las restricciones adicionales demuestran la desorientación y la falta de creatividad y flexibilidad del Gobierno alemán, Merkel argumenta que el sistema sanitario colapsaría en pocas semanas si no tomase medidas drásticas. Berlín considera que la mutación B.1.1.7 del covid-19, ya mayoritaria en el país, es más agresiva y contagiosa. El objetivo ahora es conseguir reducir la incidencia por cada 100.000 a menos de 100 nuevos casos en una semana. Sólo aquellas regiones que consigan una cifra sólida menor a ese umbral podrán retomar la senda de la reapertura.

El malestar también crece por la lenta campaña de vacunación: según cifras del Instituto Robert Koch, menos de tres millones y medio de personas han recibido hasta ahora dos vacunas, lo que supone que poco más del 4% de la población ya está completamente inmunizada.

Mención especial tienen los viajes al extranjero, en un momento en el que crece la compra de vuelos hacia las Baleares y otras regiones europeas no consideradas ya "región de riesgo" por las autoridades sanitarias germanas: aunque la cancillería reconoce que viajar no está prohibido, apela a la población a prescindir de aquellos desplazamientos que no sean estrictamente "imprescindibles". Además, pide a las compañías aéreas que no programen vuelos adicionales durante la Semana Santa ante el aumento de la demanda.

Aunque actualmente los viajeros que lleguen a Alemania procedentes de regiones no consideradas de riesgo no tienen que presentar un test negativo, la intención de Berlín es introducir un test obligatorio para todos. Ahora sólo falta saber a partir de qué día entrará en vigor esa medida en las fronteras de la República Federal. ANDREU JEREZ

La tercera ola sacude a Francia

Un año después del estallido de la pandemia de coronavirus, Francia se enfrenta al tercer envite de la covid-19. El número de fallecidos asciende a 92.648 personas, 344 sucumbieron al virus en las últimas 24 horas. La curva de contagios registra una tendencia al alza, con más de 15.700 contagios en la última jornada.

"La propagación de la epidemia se acelera", confirmó el primer ministro, Jean Castex, el jueves 18 de marzo. Las nuevas cepas "más contagiosas y virulentas" serían las responsables del nuevo repunte, que se traduce ya en una importante tensión hospitalaria. Según las últimas cifras de la Agencia Nacional de Salud Pública, más de 26.400 personas se encuentran hospitalizadas, 4.500 de entre ellas están en los servicios de reanimación.

"La situación se está deteriorando, ahora se trata de no dejar que se nos vaya de las manos", continuó el responsable del Gobierno antes de anunciar un nuevo confinamiento en París -una de las zonas más afectadas con una tasa de incidencia que roza los 550 casos por cada 100.000 habitantes- y otros 15 departamentos donde la covid-19 circula con más virulencia.

Desde el sábado 20 de marzo, uno de cada tres franceses vive bajo "medidas de frenado masivas". En resumen: los 21 millones de ciudadanos afectados por las nuevas restricciones pueden salir de casa a tomar el aire sin límite de tiempo, pero sí de distancia, establecida en 10 kilómetros a la redonda del domicilio; todos los desplazamientos que superen dicha distancia deben ser justificados con una atestación; sólo los comercios esenciales pueden abrir sus puertas -bares, restaurantes, cines, teatros y museos permanecen cerrados desde el 30 de octubre-; el teletrabajo continúa siendo la norma; y los desplazamientos a otras regiones están prohibidos. A diferencia del estricto confinamiento decretado hace un año, los colegios permanecen abiertos y la lista de comercios "esenciales" ha sido ampliada. A estas normas regionales que durarán, al menos, cuatros semanas, se suma un toque de queda nacional que obliga a la población a quedarse en casa desde las 19 horas hasta las 6 horas.

En este contexto, todas las esperanzas están puestas en la campaña de inmunización. "El corazón de la batalla en las próximas semanas y meses será la vacunación", insistió el presidente francés, Emmanuel Macron, este mismo martes. Por ahora, más de 6 millones de personas han recibido la primera dosis de la vacuna y casi 2,5 millones tienen ya las dos dosis. A partir de este sábado, los mayores de 70 años podrán acceder al suero. IRENE CASADO

Descoordinación en Italia

Italia está vacunando unas 200.000 personas por día (82% de dosis entregadas), como otros países, pero las autoridades centrales evidencian que cada región sigue criterios propios sobre a quién se debe vacunar primero. En la pequeña región de Molise (Campobasso) hay 6.326 vacunados entre el personal no sanitario, mientras que los mayores de 80 años son sólo el 16,4% (el 87,5% en Tirol). Sanidad explica que las autonomías compiten para no ser las últimas y "entonces vacunan sin seguir los criterios nacionales": a día de hoy un millón de vacunados no son personas de riesgo. En el conjunto del país, 8,1 millones de personas han recibido una dosis y más 2,5 han sido inoculadas ya con la segunda.

Personal sanitario administra el suero de Moderna en un centro de vacunación ubicado en un auditorio musical de Roma.

/ ETTORE FERRARI

El jefe del Gobierno, Mario Draghi, ha convocado con urgencia al general y comisario de la emergencia, Paolo Figliuolo, y al director de Protección Civil, Fabrizio Curcio, y ha ofrecido ayuda a las autonomías más descoordinadas (Calabria, Cerdeña, Abruzos), pero no puede imponerla. En los próximos días habrá una centralización de la logística vacunal y las regiones se ocuparán de ejecutar. Entre las más rezagadas está la eficiente Lombardía (Milán), que este lunes ha cesado a los responsables de la plataforma informática por incapacidad: los centros de vacunación estuvieron tres días sin pacientes y enviaban a octogenarios a 70 y 150 kilómetros de sus casas.

En las próximas tres semanas llegarán al país 4,5 millones de vacunas, que añadidas a los 1,5 millones que aún se encuentran en las neveras por no haber sido inoculadas, debería permitir alcanzar el ritmo de 500.000 inyecciones al día previstas por el Gobierno.

Hasta este martes los contagiados totales eran de 3,4 millones y los muertos, 105.328 (300 y 400 por día, en marzo). Las ucis están ocupadas en un 39% (al 30% se dispara la emergencia). En toda Italia el índice Rt es superior a 1% y hay 944 positivos por cada 100.000 habitantes.

El pasado día 12 toda Italia fue declarada zona naranja, de prealerta máxima, y a partir de este sábado el país entero será zona roja para impedir desplazamientos y aglomeraciones en los días de Semana Santa. No hay bares y restaurantes abiertos. Los comercios funcionan solo los esenciales. ROSSEND DOMÈNECH

Vacunas y cierres en el Reino Unido

Este martes se cumplió exactamente un año desde que Boris Johnson decretara el confinamiento en el Reino Unido. La fecha se ha conmemorado con homenajes, testimonios, un minuto de silencio y sensación de pavor al echar la vista atrás. Nadie hubiera creído que más de 126.000 personas habrían perdido la vida en los últimos 12 meses por el virus. Ningún británico hubiera pensado que un año después seguiría confinado. El tercer y último confinamiento impuesto a principios de enero sigue en pie casi en su totalidad. Debería acabar en junio, de manera escalonada. Hasta ahora sólo las escuelas han vuelto a abrir. La próxima semana cesará la orden de permanecer en casa, aunque se seguirán desaconsejando los desplazamientos.

El país ha cerrado sus fronteras. Los viajes al extranjero que no sean por causa mayor justificada, siguen prohibidos y a partir del próximo lunes se impondrán multas de 5.000 libras (5.800 euros) a los residentes en el Reino Unido que se salten la prohibición. La medida, anunciada el mismo día que España ha levantado las restricciones por vía aérea y marítima a los pasajeros procedentes del Reino Unido, estará en vigor hasta al menos el 17 de mayo, aunque el borrador de la ley filtrado por la prensa, que el jueves se someterá a votación en el Parlamento, indica que será ilegal salir del país hasta el 30 de junio.

Las vacaciones de los británicos este verano en sus destinos favoritos del Mediterráneo o las Canarias siguen en el aire. El ministro de Sanidad, Matt Hancock, ha explicado que un grupo de trabajo gubernamental estudia cómo viajar "de manera segura internacionalmente y cuándo será posible". El Gobierno informará sobre los desplazamientos al extranjero el próximo 12 de abril. Las autoridades británicas temen que con los viajes entren en el país nuevas variantes del covid y quiere protegerse del aumento de casos en el continente europeo, donde el plan de vacunación va muy retrasado. En el Reino Unido son más de 28 millones los que ya han recibido al menos una primera dosis de la vacuna, lo que equivale a más de la mitad de los adultos en el país. BEGOÑA ARCE

Viajeros y trabajadores de la estación de Waterloo, en Londres, guardan un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas mortales del covid en el aniversario del primer confinamiento británico.

/ TOBY MELVILLE

Portugal, ante el temor a un nuevo repunte

Portugal quiere evitar el repunte de casos que llevó al límite al sistema sanitario después de Navidad y prohibirá los desplazamientos entre municipios a partir de este viernes y hasta el próximo 6 de abril. Unas restricciones que ya estaban contempladas en el plan de desescalada que entró en vigor el pasado 15 de marzo y que supuso la reapertura de los colegios hasta cuarto de primaria, peluquerías, librerías, bibliotecas y pequeños comercios con servicio en la puerta.

El plan del Gobierno es iniciar la segunda fase de la desescalada después de Semana Santa, que incluye la vuelta a las aulas de los alumnos de hasta tercero de la ESO, apertura de comercios de hasta 200 m² y también de la hostelería, que podrá tener servicio de terraza. Pero el cumplimiento del calendario dependerá de la evolución de dos indicadores: una incidencia acumulada inferior a los 120 casos por cada 100.000 habitantes y un índice de transmisión (Rt) inferior a 1. Según los últimos datos, la incidencia en Portugal está en 81 casos por cada 100.000 habitantes y el índice Rt en 0,89.

En caso de que estos indicadores se disparen, el Gobierno luso podría ordenar la vuelta a la fase anterior, aunque en este caso podrá hacerlo solo en las zonas más afectadas. Los expertos consideran que tarde o temprano habrá que tomar estas medidas por la dificultad de mantener las cifras por debajo de los límites fijados y por la situación epidemiológica en otros países europeos. También preocupa la prevalencia de la variante británica, que alcanza el 80% en el país.

Las autoridades confían en el avance del plan de vacunación para frenar posibles rebrotes. El coordinador del proceso, el almirante Henrique Gouveia, ha asegurado este martes que más del 90% de los sanitarios y de los usuarios de residencias estarán inmunizados a finales de esta semana, así como el 83% de los ciudadanos mayores de 80 años. Gouveia mantiene el objetivo del Gobierno de lograr un 70% de inmunización después de verano y prevé una aceleración en la administración de vacunas en el segundo trimestre, hasta las 100.000 dosis diarias. Por ahora, cerca de un 9% de la población (914.058 personas) ya ha recibido la primera inyección y más del 4% (455.184 personas) está completamente inmunizada. LUCAS FONT

EEUU, carrera entre vacunaciones y variantes

El combate en Estados Unidos contra el coronavirus, que ha dejado en el país de momento 543.000 fallecidos y casi 30 millones de casos, está en un momento clave. Se mantiene a paso firme y se intensifica el buen ritmo de vacunaciones con los tres sueros aprobados y muchos de los datos que miden el impacto del virus mejoran. Los expertos, no obstante, advierten contra la complacencia, especialmente ahora que se van relajando restricciones y se disparan también los viajes justo cuando se confirma el poder infeccioso y la presencia en todo el país de las nuevas variantes.

La doctora Rochelle Walensky, directora de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, ha sido una de las últimas autoridades en lanzar la alerta. "Si no tomamos las acciones adecuadas ahora tendremos otra ola que se podría haber evitado, como estamos viendo en Europa ahora mismo y conforme estamos escalando tan agresivamente la vacunación", dijo el lunes. Imploró también a los estadounidenses a tomarse con seriedad los esfuerzos de combate contra la pandemia, y a los gobiernos locales a no adoptar demasiado temprano medidas como eliminar los mandatos de llevar mascarilla, urgiendo a aguantar "solo un poco más".

EEUU, que superó la semana pasada los 100 millones de dosis de vacunas inoculadas, seis semanas antes de la meta que se marcó el presidente Joe Biden, había alcanzado para el lunes 126,5 millones de inyecciones y tiene ya al 17,4% de la población mayor de 18 años completamente vacunada. Los datos y porcentajes mejorarán porque más estados han ampliado la población que puede acceder a los sueros. Virginia Occidental, por ejemplo, la abría el lunes a todos los mayores de 16 años y Texas ha anunciado este martes que todos los adultos podrán vacunarse a partir del lunes.

Noticias relacionadas

De los cerca de 3.000 fallecidos al día en invierno se ha pasado a unos 1.000 y las hospitalizaciones también se han reducido, con menos de 40.000 estadounidenses ingresados por Covid-19. En algunos de los "puntos calientes" del país también se han registrado avances, aunque en 29 estados hay indicios de que aumentan los casos según un análisis de 'The Wall Street Journal'.

Ese número de casos detectados se ha estancado desde hace un par de semanas en unos 50.000 al día. Y como recordaba en Twitter el doctor Ashish Jha, decano en la Facultad de Medicina pública en la Universidad de Brown, se mantiene "una carrera entre las vacunas y las variantes (...) Reabrir demasiado rápido ayuda a las variantes". IDOYA NOAIN