Crítica internacional

Liberada una activista feminista saudí tras tres años de cárcel

  • El tribunal suspende la condena a Loujain Alhathloul, sentenciada y torturada por defender los derechos de las mujeres

La activista feminista saudí Loujain Alhathloul

La activista feminista saudí Loujain Alhathloul

Se lee en minutos

Buenas noticias desde Arabia Saudí. Después de tres años entre rejas, Loujain Alhathloul, la incansable activista por los derechos de las mujeres, ha sido liberada. Su familia ha anunciado que la joven de 31 años ha vuelto a casa tras 1.001 días en la cárcel. El caso contra la activista ha generado condena internacional, poniendo el foco en las agresiones a los derechos humanos por parte del régimen del príncipe heredero y gobernante saudí de facto, Mohammed Bin Salman. 

¡¡¡Loujain está en casa!!!”, ha tuiteado su hermana Lina. Su otra hermana, Alia, ha anunciado que la activista se encontraba en la residencia de sus padres en Arabia Saudí en lo que ha descrito como “el mejor día de mi vida”. Detenida en mayo del 2018, Alhathloul lideró la campaña contra la prohibición de la conducción de las mujeres saudís. También defensó el fin del sistema de tutela imperante en el reino saudí. 

En noviembre, su familia lamentaba la transferencia de su caso de un tribunal penal ordinario a uno de terrorismo. La condena llegó en diciembre: seis años de prisión por cargos “espurios” según los expertos en derechos humanos de la ONU. Después de casi tres años en prisión preventiva, la cara visible de las activistas feministas saudís ha recibido la libertad provisional. Rodeada de buganvillas, la joven ha posado con el pelo visiblemente canoso en la cuenta de Twitter de su hermana Lina. 

Analistas internacionales ven su liberación como un gesto de acercamiento de la monarquía saudí a la administración Biden. El nuevo presidente de Estados Unidos siempre se ha mostrado crítico con las vulneraciones de derechos humanos y el encarcelamiento de activistas y disidentes en la Arabia Saudí de MBS. A la espera de un mayor escrutinio a su historial de derechos humanos, la excarcelación de Alhathloul, detenida junto a otras activistas feministas, puede sentar un simbólico precedente

Condenada por intentar cambiar el sistema político saudí y dañar la unidad nacional, el tribunal suspendió dos años y diez meses de la sentencia de Alhathloul. Ya había cumplido la mayoría. La familia de la joven ha denunciado repetidas veces que la activista ha sido sometida a abusos, incluidos descargas eléctricas, agua, flagelación y agresión sexual. Las autoridades saudís han negado las acusaciones. 

"Encerrada por exigir sus derechos"

“La defensora de los derechos de las mujeres saudís, Loujain Alhathloul, nunca debería haber sido encarcelada”, ha denunciado Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch. “El supuesto príncipe heredero ‘reformista’ saudí la encerró por exigir sus derechos”, ha recordado. La visibilidad que ha ganado Alhathloul gracias a una familia muy proactiva y el trabajo incansable de organizaciones internacionales no es igual para sus compañeras. En el 2018, la joven fue arrestada junto a una docena de activistas. Muchas de ellas aún siguen en prisión. 

Aunque pocos cargos contra las activistas se han hecho públicos, los de Alhathloul sí: es acusada de comunicarse con periodistas extranjeros, intentar solicitar un trabajo en las Naciones Unidas y atender un curso sobre privacidad digital, según su familia. Unos meses después de su arresto, el asesinato del destacado periodista saudí Jamal Khashoggi instaló el foco sobre el régimen de MBS. Su muerte a manos de agentes saudís aumentó el escrutinio global sobre el historial de derechos humanos de Arabia Saudí. Bin Salman ha negado haber ordenado el asesinato del columnista del Washington Post

El ruido que han hecho Lina y Alia durante estos tres años ha traído la libertad a su hermana. Pero Loujain solo ha sido liberada de forma provisional y tiene prohibido viajar. Pese a la posible instrumentalización de su liberación en la arena internacional, la familia Alhathloul ya ha ganado. La amplia sonrisa de Loujain, rodeada de rosadas flores, es una victoria para los derechos humanos.

Te puede interesar