Luz al final del túnel

La exitosa campaña de vacunación de Israel da esperanza al mundo

  • El país lidera los ránkings mundiales de inmunización con casi dos millones de israelís completamente vacunados

  • Solo el 0,06% de las personas que han recibido las dos dosis de la vacuna enferman, según un estudio israelí

Un judío ultraortodoxo recibe la vacuna contra el coronavirus en Jerusalén. 

Un judío ultraortodoxo recibe la vacuna contra el coronavirus en Jerusalén.  / EFE/EPA/ABIR SULTAN

3
Se lee en minutos
Andrea López-Tomàs
Andrea López-Tomàs

Periodista y politóloga.

ver +

Hay salida de la pandemia. O eso parece demostrar la sólida campaña de vacunación contra el coronavirus de Israel. Con casi dos millones de israelís completamente vacunados, los estudios hechos en el Estado hebreo muestran que solo el 0,06% de las personas que han recibido las dos dosis enferman. “Las vacunas funcionan”, presumía el primer ministro Binyamín Netanyahu. “Israel podría convertirse en un laboratorio mundial para la inmunidad colectiva o algo que se acerque a la inmunidad colectiva muy rápidamente", dijo en su discurso en el Foro Económico Mundial anual en Davos, Suiza. 

En las personas mayores de 60 años vacunadas, que suponen casi el 90%, los casos graves de hospitalizaciones se han reducido en un 26% y las infecciones confirmadas han caído un 45% en los últimos 16 días. “Este es un resultado directo de las vacunas”, constató Netanyahu. Los datos en Israel muestran que las dosis están funcionando casi igual que en los ensayos clínicos. Con un 95% de efectividad prometido, la vacuna Pfizer-BioTech ha mostrado que pasados siete días o más de la segunda dosis, su efectividad es del 91%. 

“Los datos siguen siendo muy alentadores y muestran que la eficacia de la vacuna es alta y estable", ha subrayado la directora Anat Aka Zohar, jefa de la División de Información y Salud Digital del centro de salud Maccabi, autor del estudio. “A medida que pasan los días después de la segunda dosis, la inmunidad se vuelve más fuerte”, ha añadido. Los hallazgos indican que no son necesarias las dos dosis para empezar a protegerse. Una sola dosis de la vacuna de Pfizer tiene un 50% de efectividad entre los 13 y 24 días. 

Israel es el primer país del mundo con diferencia que cuenta con más personas completamente vacunadas. El 22,71% de su población de más de nueve millones ya ha recibido ambas dosis. Le sigue Emiratos Árabes Unidos, con apenas el 2,53% de su ciudadanía vacunada. El Estado hebreo va viento en popa a inmunizar a casi toda su población adulta para finales de marzo. Ante las elecciones del próximo 23 de marzo, las cuartas en dos años, Netanyahu se ha tomado la campaña de vacunación como una afrenta personal. Su futuro político depende de ello. 

Ralentización de la campaña

Desde su inicio el pasado 20 de diciembre, las redes israelís se han llenado de selfies de jóvenes y mayores en centros de vacunación. Casi el 40% de su población, unos 3,37 millones de israelís, ha recibido como mínimo una dosis de la vacuna. Pero el país se enfrenta a sus límites. En los últimos días, la llegada de nuevas variantes del virus ha hecho aumentar el número de contagios. A su vez, el movimiento antivacunas ha intentado boicotear los esfuerzos de inmunización reservando citas y cancelándolas a última hora. Así, han forzado a desechar las dosis no usadas. 

Ante la ralentización de la campaña, el Ministerio de Salud ha abierto la vacunación a mayores de 16 años. Mientras, el Ejecutivo ha acordado una extensión del confinamiento iniciado a finales de diciembre hasta este domingo. También como medida protectora, los cielos israelís seguirán cerrados hasta el 21 de febrero. La hastiada sociedad israelí ha respetado mucho menos este tercer cierre, con unos 5.000 nuevos casos diarios. El país ha superado las 5.000 muertes por coronavirus y cuenta con un total de 680.856 casos. 

Ultraortodoxos insumisos

Noticias relacionadas

Esta semana la polémica ha estado servida con la celebración de funerales masivos de la comunidad ultraortodoxa con unos 10.000 asistentes sin mascarillas ni distancia de seguridad. “Muchas veces, enfrentamos dificultades para convencer a parte de la población de que se vacune”, ha dicho Netanyahu en referencia a este insumiso grupo social, del que depende políticamente. 

También esta semana Israel ha anunciado la donación de 5.000 vacunas a la Autoridad Palestina para inmunizar a su personal sanitario. La presión internacional ha hecho que el Estado hebreo se responsabilice de alguna manera de la población que ocupa. En los Territorios Palestinos ocupados, ha empezado esta semana una lenta campaña de vacunación.