Bélgica prohíbe todos los viajes no esenciales hasta el 1 de marzo

Los residentes belgas que regresen del extranjero tendrán que suscribir una declaración constatando que el viaje era esencial

Los no residentes tendrán que realizarse un doble test en origen y a su llegada y respetar una cuarentena de 10 días

Pasajeros esperando en un aeropuerto para embarcar.

Pasajeros esperando en un aeropuerto para embarcar. / Europa Press

Se lee en minutos

Aunque las cifras de contagios se mantienen relativamente estables en Bélgica, el temor a la propagación de las nuevas variantes de covid19 y a una tercera oleada ha llevado este viernes a las autoridades belgas a prohibir todos los viajes “no esenciales” desde el 27 de enero hasta el 1 de marzo. La decisión, adoptada por el comité de concertación, tiene como objetivo impedir los desplazamientos turísticos o recreativos, especialmente de cara a las vacaciones de Carnaval a mediados de febrero, así como evitar la llegada al país de turistas extranjeros para evitar una repetición de la situación vivida el año pasado. La medida llega menos de veinticuatro horas después de que los 27 líderes de la UE abrieran la puerta a nuevas restricciones.

Durante algo más de un mes solo se podrá entrar o salir del país en viajes considerados “esenciales” como los desplazamientos profesionales. La decisión, no obstante, incluye algunas excepciones. Estarán autorizados por ejemplo los desplazamientos de habitantes transfronterizos, sin someterse a ningún tipo de cuarentena siempre que el viaje dure menos de 48 horas, las visitas parentales, los desplazamientos de estudiantes, así como los viajes por imperativo familiar, por enfermedad o defunción.

"La situación se ha estabilizado en las ultimas semanas y si comparamos con otros países europeos tenemos una tasa de contagios mucho más baja" pero "sabemos que la variante es muy contagiosa y que la situación puede cambiar muy rápidamente", ha argumentado el primer ministro belga, Alexander De Croo, sobre los motivos de imponer una segunda barrera para impedir la importación del virus en el país. "No vamos a construir un muro alrededor de nuestro país. Será accesible y nos podremos desplazar pero solo por motivos esenciales", ha subrayado.

Declaración de honor

Los ciudadanos belgas y residentes que regresen del extranjero durante este período tendrán que firmar una declaración de honor constatando que el viaje realizado era esencial. Si han estado fuera más de 48 horas tendrán que seguir respetando la cuarentena y un doble test PCR el primer día de su retorno y unas semana después.

En el caso de los no residentes tendrán que mostrar un doble test PCR, a la salida en el origen y a la llegada en Bélgica, así como respetar la cuarentena obligatoria mientras que aquellas personas procedentes del Reino Unido, Irlanda, Sudáfrica y Latinoamérica, además del doble test, tendrán que seguir posteriormente una cuarentena de 10 días a partir del 25 de enero. Según el ministro de sanidad, Franck Vendernbroucke, este cambio -de 7 a 10 días- se debe a que las nuevas variantes "son más contagiosas y durante más tiempo". El gobierno prevé sanciones en caso de incumplimiento.

Peluquerías podrán abrir

Te puede interesar

Frente a la decisión del Gobierno de limitar la movilidad al máximo posible, las autoridades belgas han accedido a reabrir algunas actividades de contacto que permanecían cerradas, como peluquerías y salones de estética. En principio, y siempre que la situación sanitaria lo permita, podrán retomar la actividad a mediados de febrero. La decisión final, no obstante, se tomarán en una reunión el próximo 5 de febrero.

Las reglas, en cualquier caso, serán muy estrictas. Los clientes tendrán que esperar fuera del establecimiento, solo podrá haber dos personas máximo para las superficies de entre 10 y 20m2 y puertas y ventanas deberán permanecer abiertas. Los clientes tendrán que llevar mascarillas quirúrgicas mientras que los profesionales de forma imperativa mascarillas FFP2. Los menores de 13 años podrán estar acompañados de un adulto pero a partir de los 6 años tendrán que llevar también la boca y la nariz tapada.