Rápido contagio

El éxodo de londinenses huyendo de confinamiento amenaza con extender la nueva cepa del virus

  • El Gobierno califica de "irresponsables" a quienes salieron masivamente de la capital en las horas siguientes al anuncio de las nuevas medidas
  • El ministro de Sanidad advierte de que la nueva variante del virus está "fuera de control"
Mensaje de alerta sobre el elevado número de casos de covid-19 en una calle de Londres.

Mensaje de alerta sobre el elevado número de casos de covid-19 en una calle de Londres. / REUTERS / TOBY MELVILLE

Se lee en minutos

Apenas Boris Johnson anunció, pasadas las cuatro de la tarde del sábado, el cierre de Londres y el nuevo confinamiento a medianoche, comenzó la estampida. Miles de londinenses hicieron la maleta a toda velocidad y pusieron rumbo a las estaciones para coger inmediatamente un tren. A las siete de la tarde no había un solo billete a la venta en internet, todos los pasajes a cualquier punto de la geografía estaban agotados. A esa misma hora el tráfico de salida de la capital era muy denso, según las dos principales asociaciones de ayuda en carretera.  Algo similar ocurría en los aeropuertos.

La noticia de que el virus está "fuera de control" y que la nueva cepa aumentaba en un 70% la posibilidad de contagio no fue un arma disuasoria. La resolución del Gobierno, anunciada a bote pronto, aceleró la huida de quienes no piensan renunciar a festejos navideños ya planeados. El consejo del director médico jefe del Gobierno, Chris Whitty, "si tienes ya la maleta hecha, deshazla", fue tan claro como ignorado.  

Falta de autoridad

Las imágenes de quienes se apelotonaban en la estación internacional de Saint Pancras, sin mascarilla y sin guardar distancia alguna, son un ejemplo de la falta de autoridad del Gobierno, criticado por tomar este tipo de decisiones en el último momento. En las redes sociales se bromeaba con el increíble logro de Johnson de haber conseguido provocar el mayor éxodo de gente abandonando la capital desde 1939, tras estallar la Segunda Guerra Mundial.

La desbandada incrementa el riesgo de propagar rápidamente al resto del país la nueva cepa del virus. Este domingo, el ministro de Transporte, Grant Shapps, anunció un despliegue de fuerzas de la Policía Británica de Transportes para hacer cumplir la prohibición. "Sigan las normas establecidas y no acudan a una estación, a menos que tengan permiso para viajar. Hemos desplegado un número extra de agentes policiales para comprobar que solo aquellos que deben desplazarse por motivos esenciales puedan hacerlo", declaró Shapps.

El titular de Sanidad, Matt Hancock, calificó de "absolutamente irresponsable" la fuga masiva de los que huyeron del nivel de alerta 4 del coronavirus. Una calificación que implica, además de la prohibición de viajar, la orden a los residentes de quedarse y trabajar en casa, así como el cierre de servicios y comercios no esenciales.

 "Un largo camino"

Noticias relacionadas

En principio las nuevas restricciones para Londres y el sudeste de Inglaterra se revisarán dentro de dos semanas, pero Hancock dio a entender que podrían durar mucho más. "La nueva variante del virus estaba totalmente fuera de control y la única manera de volver a controlarla era reduciendo los contactos sociales", dijo a Sky News. "Tenemos un largo camino por delante para salir de la actual situación. Básicamente debemos tener la vacuna desplegada para que la gente esté segura". Y hasta que ese momento no llegue, "dada la rapidez con la que esta nueva variante se extiende, va a ser muy difícil controlarla". El número de quienes han recibido ya la primera dosis de la vacuna ronda el medio millón.

La situación en el resto del Reino Unido es igualmente grave. Gales ha adoptado el nivel de alerta 4 con un confinamiento similar a Inglaterra, que también se impondrá en la mayor parte de Escocia a partir del 26 de diciembre. El domingo el número de nuevos casos de covid en el país fue de 35.928, lo que eleva el número total de casos a más de dos millones, y 326 muertes en las últimas 24 horas. La cifra oficial de fallecidos supera ya los 67.400 desde que comenzó la pandemia.