Política en entredicho

La justicia europea condena a Hungría por vulnerar la normativa sobre asilo

El Tribunal de Justicia de la UE sentencia que Budapest no respeta los derechos de los solicitantes de amparo en la frontera serbo-húngara

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, abandona la cumbre europea de Bruselas el pasado 11 de diciembre.

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, abandona la cumbre europea de Bruselas el pasado 11 de diciembre. / FRANCISCO SECO POOL (EFE)

2
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

La lista de condenas de la justicia europea contra el Gobierno de Hungría a cuenta de su política de asilo e inmigración sigue creciendo. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha condenado este jueves al Ejecutivo de Viktor Orbán por limitar el acceso a los procedimientos de asilo, el internamiento irregular de solicitantes de protección internacional en zonas de tránsito y el traslado a la frontera serbo-húngara de nacionales de terceros países en situación irregular sin respetar las garantías que se deben tener en cuenta en todos los procedimientos de repatriación.

A raíz de la crisis migratoria desatada en 2015, el Gobierno de Orbán decidió endurecer su legislación sobre derecho de asilo y retorno de nacionales de terceros países en situación irregular. Instauró la creación de zonas de tránsito en la frontera serbo-húngara y abrió la puerta a aplicar normas excepcionales con carácter general en caso de situaciones de crisis provocadas por una inmigración masiva. Cambios que llevaron a la Comisión Europea a abrir un procedimiento de infracción que terminó ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Este jueves, los jueces europeos le han dado la razón al Ejecutivo comunitario en esta batalla al considerar que la normativa húngara infringe determinadas disposiciones de la legislación europea sobre asilo e inmigración. Concretamente, el tribunal considera que Hungría ha incumplido su obligación de garantizar un acceso efectivo al procedimiento de concesión de protección internacional ya que los nacionales de terceros países que desean acceder al mismo a partir de la frontera serbo-húngara se ven "casi en la imposibilidad" de pedir asilo aunque es "una fase fundamental del procedimiento de concesión de dicha protección y los estados miembros no pueden demorarla injustificadamente".

Garantías insuficientes

Noticias relacionadas

Todo lo contrario, recalcan los jueves, los estados miembros están obligados a garantizar que los interesados están en condiciones de presentar una solicitud, incluso en la frontera, "tan pronto como manifiesten esa voluntad". Los jueces también reiteran, como ya hicieron en una sentencia reciente, que obligar a los solicitantes de asilo a permanecer en zonas de tránsito durante todo el procedimiento de examen de la solicitud constituye internamiento.

En el caso concreto de Hungría, avisa de que no se cumplen los requisitos para autorizar el internamiento en el marco de los procedimientos fronterizos. Es más, el régimen de internamiento previsto en la normativa húngara en las zonas de tránsito, que afecta a todos los solicitantes de asilo salvo los menores de 14 años no acompañados, no ofrece las suficientes garantías. Según los jueces, la normativa tampoco respeta el derecho que todo solicitante de asilo tiene, cuando se deniega su petición, a permanecer en el territorio hasta que expire el plazo de recurso o haya un pronunciamiento sobre el mismo.