CRISIS POLÍTICA Y SOCIAL

Venezuela encara con resignación y pesimismo las elecciones legislativas

Buena parte de la oposición boicotea unos comicios que apuntan a un participación inferior al 30%

Guaidó ha convocado una consulta paralela que se alargará durante una semana

Personal médico de Veenzuela protesta por falta de material para antender la pandemia de COVID-19.

Personal médico de Veenzuela protesta por falta de material para antender la pandemia de COVID-19. / Europa Press

3
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

Los venezolanos esperan con abulia, resignación o un pesimismo a prueba de cualquier augurio milagroso las elecciones parlamentarias del domingo 6. Los comicios convocados para renovar la Asamblea Nacional (AN), en manos de la oposición desde 2016 e ilegalizada por el Tribunal Supremo (TSJ) desde 2017, se realizarán en medio de una pandemia que ha profundizado la calamidad económica y un conflicto político circular: siempre parece estar en el mismo punto en el que todos pierden.

Los partidos opositores que, en estos cuatro años trataron de desplazar por todos los medios posibles al presidente Nicolás Maduro, consideran, a tono con la UE, que no existen las garantías de transparencia indispensables. Juan Guaidó, el diputado a quien Estados Unidos y 54 Gobiernos reconocieron en enero de 2019 como "presidente encargado" de Venezuela, llamó en paralelo a una "consulta popular" para rechazar la contienda y, además, boicotear la votación organizada por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

El madurismo no se ha conmovido con los llamamientos a postergar los comicios y reivindicó su transparencia. Hasta se puso en escena un "debate" televisivo entre los candidatos del oficialismo y los que aceptaron las reglas de juego. "Cuando lleguemos a la nueva AN, le llegará la paz. Y, además, le vamos a abrir un juicio a Guaidó por todo el daño que ha hecho a los venezolanos", dijo durante la última discusión televisiva Cilia Flores, esposa de Maduro y , según la jerga estatal, "primera combatiente" del país.

El 6D tiene la marca de la controversia. Los impugnadores sostienen que el TSJ ha usurpado las funciones de la AN para designar las autoridades electorales. Las normas que ha aprobado el CNE elevan el número de diputados a elegir de 167 a 277. Los pueblos indígenas han perdido el voto directo. Pero, además, ocho partidos, entre ellos Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular, este último el de Guaidó y Leopoldo López, así como dos ex aliados del Gobierno, Patria Para Todos y Tupamaros, fueron intervenidos judicialmente.

El desencanto

La encuestadora Delphos estima que apenas el 27,5% de la población está dispuesta a votar. La consultora Datanálisis ha hecho un cálculo aproximado. Su director, el economista Luis Vicente León, ha señalado que, a estas alturas, un 62 % de venezolanos comparten su desencanto tanto con Maduro como Guaidó. "Ni las parlamentarias ni la consulta popular resuelven la desconfianza en las instituciones, ni la fractura política, ni el conflicto interno, ni la legitimidad de las partes. El reto de negociación política queda vivito y coleando", ha dicho.

El Palacio de Miraflores cree todavía que puede capturar el voto histórico del chavismo y, a diferencia de la paliza recibida en el 2015, augura que esta vez ganará ampliamente la contienda. Guaidó confía por su parte en dar la sorpresa con una consulta que comienza el 5 de diciembre y se extenderá por casi una semana. A su vez, advirtió que el 6 de enero, cuando formalmente deberían renovarse las autoridades de la AN, seguirá "firme" en su puesto mientras no haya "elecciones libres".

El factor Biden

Noticias relacionadas

El exjefe de Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, consideró sin embargo que las elecciones del 6D son plurales. "¿Qué debería haber más opositores? Sí, y espero que en el futuro vuelvan a la vía electoral, negociando todo lo que haya que negociar". Zapatero, quien se desempeñó sin éxito años atrás como mediador entre las facciones políticas enfrentadas, sostuvo a su vez que, si bien la comunidad internacional "está dividida" en relación con el caso de Venezuela, el cambio de autoridades en Estados Unidos ayudará a encauzar su crisis. Con Joe Biden, dijo, habrá cambios, "en principio en favor del multilateralismo". Eso incidirá "en la mirada" de Washington sobre Venezuela. León, en cambio, no descarta que Biden ratifique el respaldo de EE.UU a Guaidó bajo otras condiciones y flexibilice parte de las sanciones.

La campaña electoral es en los hechos observada con extrañeza por buena parte de una sociedad inmersa en un sinfín de problemas cotidianos. El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social registró 1.484 manifestaciones durante octubre de 2020, equivalentes a 49 protestas diarias por razones que van desde los problemas con los servicios públicos al desabastecimiento o los bajos salarios. Un 57 % de los trabajadores han caído en la informalidad. La última encuesta del Programa Mundial de Alimentos (PMA) da cuenta de que 9,3 millones de personas padecen "inseguridad alimentaria".