20 sep 2020

Ir a contenido

Maltrato laboral

Pilotos extranjeros denuncian trato degradante de aerolínea surcoreana Asiana

La firma atraviesa desde hace tiempo una crisis financiera y se encuentra actualmente en medio de un complejo proceso de adquisición

El Periódico

La mayoría de pilotos foráneos optó por no rescindir contrato. 

La mayoría de pilotos foráneos optó por no rescindir contrato.  / Agencias

Un grupo de pilotos extranjeros cuyos contratos rescindió la aerolínea surcoreana Asiana han denunciado a Efe lo que consideran un trato degradante y discriminatorio de la compañía, que se niega a abonar cinco meses de sueldo.

Con el avance de la pandemia de coronavirus y el cierre de rutas aéreas, a principios de marzo Asiana informó a unos 90 de sus 120 pilotos extranjeros -la otra treintena ha seguido volando los 747, que se están usando para carga- que debían tomar excedencias de un mes completo y que la medida probablemente se prolongaría algunos meses.

Los pilotos surcoreanos y el resto del personal de la aerolínea pudieron optar en cambio por licencias no remuneradas de 15 días al mes. La firma atraviesa desde hace tiempo una crisis financiera y se encuentra actualmente en medio de un complejo proceso de adquisición por parte del grupo inmobiliario Hyundai Development.

La mayoría de pilotos foráneos optó por no rescindir contrato y aceptó esas condiciones ya que, para empezar, la legislación surcoreana no impide discriminar por nacionalidad.

Por otro lado, todos los pilotos extranjeros de Asiana tienen contrato a través de una agencia de reclutamiento (que es la que técnicamente los emplea y que, en muchos casos, les desaconsejó tomar decisiones "precipitadas") y su poder de negociación frente a la patronal es virtualmente inexistente.

Durante los siguientes meses la compañía estuvo poniéndose en contacto directo con los pilotos extranjeros afectados para comunicarles que las excedencias se seguían prolongando.

Al principio de la excedencia algunos de ellos se encontraban con sus familias fuera de Corea del Sur y, tal como les pidió Asiana, regresaron a sus domicilios en el país asiático con la perspectiva de reincorporarse al trabajo en algún momento.

En julio las agencias de contratación comunicaron una fecha para la rescisión de contrato, el 9 de agosto, e informaron de que Asiana había rechazado ofrecer a los pilotos algún pago adicional pese a los cinco meses sin sueldo que han tenido que encarar.

Lo único que la aerolínea les ha pagado durante ese lapso es, tal y como figuraba en sus contratos, el alquiler de sus residencias, según pilotos consultados.

"Han querido que nos reserváramos para ellos. Hemos estado esperando aquí meses, sin buscar empleo y costeando los gastos de nuestras familias", explica a Efe uno de los afectados que, como el resto de consultados, pide anonimato recordando que, pese a la rescisión, los pilotos tienen cláusulas de confidencialidad.

"Los pilotos extranjeros siempre hemos dado un extra por Asiana, pero ese extra no se ha valorado y nos están dando un trato altamente denigrante y humillante", añade otro.

También les indigna el que la compañía, aseguran, los ha seguido incluyendo en sus programaciones de vuelo pese a que estaban en excedencia y al mismo tiempo no ha garantizado su capacitación para seguir volando.

Uno de los requisitos para que puedan mantener sus licencias y cualificaciones vigentes y la llamada "experiencia reciente" (indispensables para poder ponerse a los mandos de una aeronave) era permitirles utilizar, a falta de vuelos, los simuladores de la compañía, algo que Asiana no ha hecho.

"Somos los únicos grandes perdedores aquí", explica otro de los pilotos, de los cuales varios superan los 50 años y encaran por ello un futuro aún más incierto debido a la limitación de edad que imponen las aerolíneas para nuevas contrataciones.