24 nov 2020

Ir a contenido

MANIFESTACIONES CONTRA EL RACISMO

Manifestantes antirracistas vandalizan estatuas de Colón en EEUU

La figura del descubridor de América ha sido atacada en Boston, St. Paul, Richmond y Miami

Montse Martínez

Decapitada una estatua de Cristobal Colón en Boston. / EFE / C.J. GUNTHER / VÍDEO: EFE

Si la ira popular contra el racismo se cebó primero con las estatuas de los líderes de los Estados Confederados -aquellos que en el siglo XIX se separaron de Estados Unidos por rechazar de plano la abolición de la esclavitud-, Cristobal Colón, el descubridor de las Américas que cometió auténticas barbaridades en las comunidades indígenas conquistadas, tampoco se está yendo de vacío. Una ira que es tanta y tan profunda que se expande, cruza fronteras e incorpora nuevos objetivos. El último, Wiston Churchill, el premier británico tachado por muchos de racista; hasta el punto de que el Ayuntamiento de Londres ha blindado su figura frente al Parlamento para protegerlo de activistas agresivos durante el fin de semana, visto lo acontecido en la primera intentona hace unos días.

El movimiento Black Lives Matter (La vida de los negros importa) -desatado tras el asesinato de George Floyd a manos de la policía en Mineápolis- ha puestos sus ojos en estatuas y emblemas que glorifican a militares racistascolonialistas y esclavistas. No las quiere en pie, como no quieren más abusos como los cometidos contra el hombre negro asfixiado por un policía que apretó la rodilla contra su cuello durante 15 minutos.

Al menos cuatro estatuas dedicadas al descubridor de América han sufrido daños en EEUU; concretamente en St. Paul (Minnesota), Boston (Masachussets), Richmond (Virginia) y Miami (Florida). La policía de Nueva York, preveyendo qué puede ocurrir, ha desplegado  un operativo para vigilar la icónica estatua de Cristóbal Colón que preside la rotonda conocida como Columbus Circle, en una zona comercial de Manhattan colidante con Central Park.

"Era lo correcto"

En Saint Paul, los manifestantes llegaron más lejos cuando un grupo de manifestantes arrancó la estatua de Colón de su pedestal, situado frente al Capitolio, y la arrastró por las calles. "Era lo correcto y el momento correcto de hacerlo", justificaba el activista Mike Forcia. El monumento, de 1931, fue un regalo a la ciudad de la comunidad italoamericana.

En Boston, la estatua de Cristóbal Colón que hay en el parque que lleva el nombre del navegante, en una avenida del extremo norte de la ciudad, fue decapitada. La cabeza de la estatua, que ya había sido objeto de otros ataques anteriormente, amaneció en el suelo y el alcalde de la ciudad, Marty Walsh, señaló que se establecera un debate sobre la conveniencia de volver a erigir la estatua.

En Richmond, un millar de manifestantes se congregó el martes por la noche ante el monumento a Cristóbal Colón que hay en un parque de la capital de Virginia para solidarizarse con los pueblos indígenas, y el descubridor acabó en un estanque. "Colón representa el genocidio", fue una de las frases pintadas en la base del monumento, de unos tres metros.

Y en Miami (Florida), otra estatua del navegante situada en un parque también fue atacada con pintura roja, al igual que la de Juan Ponce de León, descubridor de la Florida. El rostro y las manos tanto de Cristóbal Colón como de Juan Ponce de León fueron pintados de rojo. En las protestas en esta ciudad han sido detenidas al menos siete personas.

Militares confederados

Antes de emprenderla contra las figuras de Cristobal Colón, los manifestantes de las protestas antirracistas Black Lives Matter pusieron la mirada en estatuas de militares y esclavistas. En Richmond (EEUU), los manifestantes derribaron la estatua del general confederado Williams Carter Wickham, mientras que en Bristol (Reino Unido), echaron abajo y lanzaron al río la estatua del esclavista del siglo XVII Edward Colston. 

En Richmond los manifestantes concentrados en el parque Monroe derribaron la estatua de Wickham, que era abogado, dueño de una plantación, político y general de caballería de la Confederación durante la guerra civil americana (1861-1865). La estatua data de 1891. En ese mismo parque -utilizado como hospital de campaña durante la guerra- hay otras dos estatuas dedicadas a personalidades confederadas, una de ellas a Fitzhugh Lee, general confederado y sobrino del mítico Robert E. Lee.

Mientras,  en la ciudad británica de Bristol, fue derribada otra estatua, la del conocido esclavista y político Edward Colston, motivo de polémica durante años, durante una manifestación antirracista en la que participaron 10.000 personas.

80.000 esclavos

Los manifestantes utilizaron cuerdas para rodear el cuello y tumbar la estatua de bronce de Colston, miembro de la Real Compañía Africana que habría transportado a 80.000 hombres, mujeres y niños como esclavos de África a América. Dedicó parte de su fortuna a obras benéficas en Bristol y tras su muerte, en 1721, se le dedicó una estatua ahora derribada y arrojada al río Avon.

Las imágenes difundidas en redes sociales muestran cómo uno de los manifestantes puso la rodilla en el cuello de la estatua de Colston tras ser derribada, en un gesto que pretendía reproducir el del policía que mató al afroamericano George Floyd el pasado 25 de mayo en Minneápolis .