22 oct 2020

Ir a contenido

Italia prepara la desescalada a partir del 4 de mayo

El primer ministro anuncia que se tendrán en cuenta las peculiaridades territoriales para el fin de la cuarentena

El país ha logrado reducir por primera vez el número de enfermos desde el 21 de febrero, aunque ha habido un repunte en contagios y fallecidos

Rossend Domènech

Llegada de refuerzos médicos al aeropuerto de Bérgamo, este fin de semana.

Llegada de refuerzos médicos al aeropuerto de Bérgamo, este fin de semana. / EFE / EPA /SIMONE

Italia, el país europeo más castigado por el coronavirus y el primero en el continente en aplicar una estricta cuarena, empieza a salir del pozo. Las cifras de muertos y contagios así lo certifican y el primer ministro de Italia, Guiseppe Conte, ha informado de que tiene la "previsión razonable" de aplicar a partir del 4 de mayo un plan para rebajar las restricciones impuestas en el país.

"Antes del fin de semana confío en comunicarles este paso e explicarles los detalles de este programa articulado. Una previsión razonable es que lo apliquemos a partir del próximo 4 de mayo", ha avanzado el 'premier' italiano, en un mensaje publicado en su cuenta Facebook para explicar los planes de su Gobierno de rebajar las restricciones por el coronavirus. Ha dejado claro  que la rebaja de las restricciones debe hacerse con responsabilidad y siguiendo las recomendaciones de los expertos.

Por primera vez desde que se detectó la pandemia en Italia, las estadísticas y los gráficos nacionales disminuyen. Representaban el 4,5% de la población el pasado primero de abril y han descendido al 1,26 % hoy. “Estos datos nos reconforta, pero el virus sigue entre nosotros”, advirtió ayer Domenico Arcuri, comisario para la emergencia. Las cifras facilitadas hoy indican un repunte en el número de contagios, 548, y de personas fallecidas, 534. Las curados son 2.723 personas curadas.  “La imprudencia en este momento puede comprometer los sacrificios hechos hasta hoy”, ha dicho Conte, en una comparecencia en el Parlamento.

Margen de maniobra

A pesar de los datos de hoy, la situación en la ciudad italiana de Bérgamo (Lombardía, norte), la más afectada por el coronavirus, es la prueba más clara que el país está controlando la pandemia. Por primera vez  en mes y medio, la sala de urgencias de su hospital Papa Giovanni XXIII está vacía. "Hemos salido de la fase aguda, lo intentamos y lo logramos. Finalmente hemos conseguido que haya más altas que fallecidos", ha explicado el jefe de la unidad de cuidados intensivos del hospital, Luca Lorini, en declaraciones al diario italiano 'La Repubblica'.

El optimismo -tal vez exagerado ya que aun mueren entre 400 y 500 personas por dia- se nota en las calles del país, con más transeúntes, las librerías, papelerías y ferreterías abiertas, una ligera mayor presencia de coches privados y una mayor cantidad de personas con mascarillas que, a juzgar por las normas previstas por el Ejecutivo, están destinadas a durar y a aumentar en los próximos meses.

La disminución de los contagios sucede, como habían ya previsto los distintos modelos matemáticos, cuando faltan doce días para que empiecen a disminuir las restricciones nacionales de una manera gradual.

Las medidas abarcaran a todo el territorio, pero con un pequeño margen de maniobra para las autoridades regionales. Podrán retrasarlas o, en algunos casos, anticiparlas, de acuerdo con la situación pandémica en sus respectivos territorios. Con toda probabilidad Lombardía (Milán), la región más afectada por el virus (un tercio de los contagiados nacionales, 800 nuevos este lunes contra los 18 de la región Molise), deberá ralentizar su desescalada.

Control por el móvil

El plan de Protección Civil ha previsto que este martes dos regiones (Umbria y Basilicata) sobre las 20 del país alcancen el contagio cero, mientras que, en el otro extremo, Las Marcas y Lombardía, está previsto que lo alcancen respectivamente el 27 y el 28 de junio. La mayoría del desto de regiones lo harán a mitad de mayo.

Las medidas del Gobierno prevén que la llamada fase 2 comporte una reorganización del sistema sanitario nacional (SSN). "Habrá Covid-hospitales en todo el país”, dijo Conte, donde serán ingresados solamente los nuevos positivos. Se uitlizarán también “cuando los contagios suban más de lo previsto” o se “produzcan nuevos focos en algunas zonas”, añadió el primer ministro. Ello permitirá que el resto de hospitales mantengan su capacidad habitual.

Para controlar mejor las posible futuras infecciones, Conte anunció que se utilizará una aplicación móvil. “Será voluntario, anónimo y el servidor que almacenará los datos pertenecerá a un ente público italiano del ámbito solo sanitario”, aclaró el jefe del Ejecutivo.  Sin embargo, la tecnología está dejando un tanto perplejos y dudosos a los especialistas, ya que la sociedad Bending Spoons que ha desarrollado la aplicación, junto con Jakala SA y un centro médico italiano, cuenta entre sus socios no sólo a Nuo Capital, grupo inversor de Hong-Kong, sino también, entre otros, la sociedad H14, de los hijos de Silvio Berlusconi y a otros socios privados italianos