29 oct 2020

Ir a contenido

EPIDEMIA GLOBAL

Rusia impondrá duras penas a quienes violen el confinamiento

La Duma, la Cámara Baja del Parlamento, ha decidido también sancionar a los medios o ciudadanos que publiquen "noticias falsas"

Crece en el país el número de contagiados, entre ellos el director del hospital para pacientes con coronavirus que trató de cerca a Putin

Marc Marginedas

La calle de Moscú donde alberga el Ministerio de Exteriores ruso este martes.

La calle de Moscú donde alberga el Ministerio de Exteriores ruso este martes. / EFE / SERGEI CHIRIKOV

Duras penas de cárcel o en su defecto onerosas multas para quienes violen los términos de la cuarentena; sanciones similares para medios o ciudadanos que publiquen "noticias falsas" acerca de las dimensiones de la epidemia en Rusia; luz verde al Ejecutivo para que proclame el estado de emergencia si así lo considera oportuno. La Duma Estatal, la Camara baja del Parlamento ruso, ha adoptado este martes tres decisiones de calado para intentar atajar la epidemia del covid-19 en Rusia, después de que la cifra de contagiados experimentara un sustancial incremento en las últimas 24 horas, con 500 nuevas inecciones.

La legislación, aprobada en tercera lectura, establece un severo paquete punitivo para los ciudadanos cuyas acciones provoquen "una muerte o un contagio masivo": Multas de entre 500.000 y dos millones de rublos (entre unos 5.800 y 23.200 euros), retirada del permiso de trabajo por un periodo de hasta tres años, e incluso siete años de cárcel o trabajos comunales. El próximo jueves será sometida a votación en el Consejo de la Federación o Senado,  que ha convocado un pleno extraordinario.

La cámara también ha dado su visto bueno a otras dos iniciativas legislativas. La primera fija penas pecuniarias de hasta dos millones de rublos o de hasta cinco años de prisión por la difusión de informaciones "no verdaderas" sobre la epidemia mientras que la segunda concede al poder Ejecutivo la potestad de declarar el estado de emergencia en el caso de que la situación se deteriore. En este sentido, el primer ministro, Mijaíl Mishustin, ha encargado al alcalde de Moscú, Serguéi Sobyanin, que se ayude de los operadores de móviles para garantizar que el régimen de autoaislamiento en la capital, extendido ya a muchas regiones, se cumple.   

Números oficiales

Y es que los números oficiales dados a conocer por el Ministerio de Sanidad y cuestionados por un buen número de médicos son cada vez más inquietantes. El medio millar de infecciones registrado en la última jornada constituye una cifra récord desde el inicio de la pandemia, que, a decir del epidemiólogo gubernamental Nikolái Briko, irá en aumento en las próximas semanas. "No estamos aún en el pico y crecen las infecciones en el país, como sucede en todo el mundo", ha admitido Briko a la agencia TASS. Según sus cálculos, la cifra de afectados y fallecidos solo comenzará a descender "a finales de abril o principios de mayo".            

Entre los enfermos se halla Denis Protsenko, director del hospital especial para pacientes con coronavirus levantado por las autoridades en Kommunarka, en las afueras de Moscú. Fue precisamente Protsenko el encargado de guiar a Vladímir Putin durante su reciente visita al complejo clínico, manteniendo con él un trato muy cercano. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha respondido a la noticia asegurando que el presidente "estaba bien" y que se hacía tests "de forma regular".  

           

       

Temas Rusia