11 ago 2020

Ir a contenido

ALERTA SANITARIA INTERNACIONAL

El alcalde de Moscú ordena el confinamiento de la población

Los habitantes de la capital rusa solo podrán ir al trabajo, al médico y a comprar comida y medicinas

El patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa pide a los fieles que se abstengan de acudir a los templos

Marc Marginedas

Una persona camina en frente a la catedral de Moscú en la Plaza Roja.

Una persona camina en frente a la catedral de Moscú en la Plaza Roja. / EFE / SERGEI ILNITSKY

Se ha hecho esperar, pero el confinamiento de la capital rusa ya está aquí. El alcalde de Moscú, Serguéi Sobyanin, ha impuesto a los habitantes de la gran megalópolis rusa un régimen de "autoaislamiento" en el que únicamente se permitirán los traslados al "puesto de trabajo, a la farmacia, al comercio más cercano" o al médico en caso de "urgencia".  Hasta ahora, las limitaciones obligatorias de movimiento solo afectaban a las personas de edad avanzada

Sobyanin ha vuelto a ejercer de correa de transmisión de las malas noticias, y ha advertido a moscovitas de que la epidemia había entrado "en una nueva fase", con más de un millar de casos contabilizados solo en la ciudad.  "Nadie está seguro,  un ejemplo que está ante los ojos de todos es la miseria en las ciudades de Italia España, e incluso Nueva York, donde decenas de miles de personas mueren cada día", ha destacado. Entre las exenciones a la libertad de movimientos en la ciudad se encuentra el "paseo de las mascotas a una distancia que no exceda los 100 metros de casa" y el "traslado de basuras", ha anunciado el dirigente en su blog.

Según han asegurado fuentes próximas a la alcaldía a la publicación online 'Meduza', Sobyanin ha tomado esta decisión, la más contundente adoptada en Rusia desde el inicio de la epidemia después de comprobar el crecimiento de los casos de coronavirus en la ciudad y sobre todo tras observar la enorme cantidad de personas que habían aprovechado el último fin de semana para salir "de barbacoa".  

No ha sido la única personalidad rusa en limitar los movimientos de la población para frenar la epidemia. El patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR), Cirilo I, ha demandado a los creyentes que se mantengan alejados de los templos para evitar la propagación del Covid-19. "Absteneos de ir a las iglesias antes de que muera alguien de vuestra familia",  ha invitado el jerarca eclesiástico, citado por las agencias rusas.

Un ejemplo a seguir

Cirilo ha puesto como ejemplo a la "venerable Maria de Egipto", una figura reverenciada por los cristianos, en especial por los ortodoxos y los coptos egipcios. Era una prostituta de Alejandría que vivió entre el siglo IV y V después de Cristo y tras una peregrinación a Jerusalén, acabó retirándose al desierto para llevar una vida de oración.

Eso sí, la invocación del patriarca de la Iglesia rusa, una institución en la que el presidente Vladímir Putin se apoya,  llega con retraso respecto a otros jerarcas religiosos como el papa Francisco o el propio Gobierno de Egipto, cuyo ministro de Donaciones Religiosas, Mohamed Gomaa, ha prolongado este mismo domingo el cierre de todas las mezquitas del país.   

Y es que la cifra oficial de casos en Rusia no ha cesado de aumentar, pese a que sigue por debajo respecto a los países más afectados. En las últimas 24 horas, las autoridades rusas han registrado 270 nuevos casos, lo que eleva el número total a 1.534, la inmensa mayoría de ellos en Moscú, así como nueve defunciones. Uno de los datos más preocupantes de los efectos de la pandemia en Rusia es la edad de los hospitalizados. Un 40% de los pacientes conectados a sistemas de respiración asistida tienen menos de 40 años, según ha difundido en un tuit la cadena estatal RT.