29 sep 2020

Ir a contenido

EPIDEMIA DE CORONAVIRUS

Sánchez y otros ocho líderes de la UE reclaman más medidas contra la crisis

Los dirigentes piden al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, un instrumento común para emitir deuda

Los líderes de la UE vuelven a hacer balance de la respuesta al coronavirus en la tercera cumbre en tres semanas

Silvia Martinez

Banderas de la UE ondean en el exterior de la sede de la Comisión Europea en Bruselas.

Banderas de la UE ondean en el exterior de la sede de la Comisión Europea en Bruselas. / YVES HERMAN (REUTERS)

"La pandemia del coronavirus es un shock sin precedentes que requiere medidas excepcionales para contener la expansión del contagio dentro y fuera de nuestros países, reforzar nuestros sistemas sanitarios, salvaguardar la producción y distribución de bienes esenciales y servicios y mitigar los efectos negativos sobre las economías europeas". Así arranca la carta remitida este miércoles al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, por nueve primeros ministros de la UE en la que, a veinticuatro horas de una cumbre de jefes de estado y de gobiernos europeos, reclaman un plan de reconstrucción y lo que hasta ahora ha sido y sigue siendo un tabú en la UE: un instrumento conjunto de emisión de deuda.

Los firmantes de la misiva son Sophie Wilmès (Bélgica), Emmanuel Macron (Francia), Kyriakos Mitsotakis (Grecia), Leo Varadkar (Irlanda), Giuseppe Conte (Italia), Xavier Bettel (Luxemburgo), Antonio Costa (Portugal), Janez Jansa (Eslovenia) y Pedro Sánchez (España). Todos ellos reclaman "acciones extraordinarias" para limitar las consecuencias porque el programa de compra de bonos por 750.000 millones del BCE, la suspensión de las reglas de déficit y la flexibilización de las ayudas de estado, o la financiación de iniciativas a través del Banco Europeo de Inversiones no serán suficientes. 

Limitar los despidos, las quiebras de empresas o que los bancos mantengan abierto el grifo de los préstamos requerirá "recursos sin precedentes y un enfoque regulatorio" que proteja el empleo y la estabilidad financiera. Su diagnóstico compartido es que Europa necesita "un instrumento de deuda común emitido por una institución europea para obtener fondos en el mercado sobre la misma base y en beneficio de todos los Estados miembros, garantizando así una estabilidad a largo plazo en la financiación de las políticas requeridas para contrarrestar los daños causados por esta pandemia".

"Eurobonos" frente a la crisis

Se trata de una vieja reclamación que lleva años chocando con los países del norte como Holanda, Alemania o Austria, contrarios a la mutualización de riesgos. Los nueve países tratarán de resucitar esta ambiciosa idea durante la cumbre pero las posibilidades de éxito son escasas vista la división de opiniones. "Mi país no lo acordará. No lo vemos como una solución a la situación en la que estamos. No es un tema que en este momento debamos discutir", apuntan fuentes diplomáticas de este bando de reacios, que tampoco creen sea el momento de dar luz verde a una línea de crédito precautoria a través del Fondo de rescate (MEDE) y que, según el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, cosechó un "amplio apoyo" el martes. "Se necesita más trabajo", apuntan las mismas fuentes que consideran que este mecanismo solo debe utilizarse como "último recurso". "No queremos caer en la trampa de usar toda la munición y no tener nada cuando lo necesitamos dentro de seis meses", advierten.

Para España y el resto de países, en todo caso, la solución pasa por la creación de "eurobonos" ya. "La justificación para este instrumento común es sólida" porque "todos nos enfrentamos a un impacto externo simétrico", las "consecuencias negativas nos afectan a todos" y "por tanto, todos somos responsables colectivamente de ofrecer una respuesta europea efectiva y unida", alegan sin precisar cantidades o plazos aunque sí reclaman que "un tamaño suficiente y largos períodos de amortización" para que sea eficiente y "evitar riesgos de refinanciamiento ahora y en el futuro". 

Los nueve países también abogan por explorar otras herramientas de financiación específica, como un fondo para el coronavirus a través del presupuesto de la UE, por lo menos para los años 2020 y 2021, y piden a la Comisión Europea que elabore una "base común de información médica y epidemiológica" así como una estrategia para hacer frente en el futuro a la evolución escalonada de la epidemia. "Si queremos que la Europa del mañana esté a la altura de las aspiraciones de su pasado debemos actuar hoy y preparar nuestro futuro común. Abramos este debate ahora y avancemos sin dudarlo", concluyen. 

Nuevo plan de recuperación

La primera ocasión de testar el apoyo o rechazo será este jueves durante la tercera cumbre en tres semanas que celebran los líderes europeos y que arrancará a las 4 de la tarde. Antes, los embajadores de los Veintisiete tratarán de acordar un texto de conclusiones conjunto que por el momento no ha sido cerrado y que menciona la necesidad de empezar a preparar un plan para recuperar la normalidad e impulsar el crecimiento. "Esto requerirá una estrategia de salida, un plan integral de recuperación e inversiones sin precedentes", señala el borrador. Un elemento que suscita también división de opiniones. "Algunos países sienten que mañana (por el jueves) deberíamos decidir cómo haremos la recuperación. Otros dicen que todavía no sabemos en qué parte del ciclo de crisis estamos, cuánto durará, cuándo llegará la recuperación y qué se necesitará entonces", resume un diplomático europeo.