03 jul 2020

Ir a contenido

ACUERDO ROTO

La ONU denuncia "violaciones flagrantes" del embargo de armas en Libia

El Gobierno de Acuerdo Nacional informa de la muerte de 17 combatientes en choques armados

El Periódico

Imagen de archivo de combatientes libios.

Imagen de archivo de combatientes libios. / DPA

La Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL) denunció este sábado las "continuas violaciones flagrantes" del embargo de armas en ese país norteafricano pese el acuerdo suscrito en la conferencia internacional de Berlín del 19 de enero pasado, hace tan solo una semana.

En un comunicado, la UNSMIL recuerda que el alto el fuego del 12 de enero acordada por el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) y el Ejército Nacional Libio (LNA) comandado por el mariscal Jalifa Hafter, que condujo a la notable reducción de las hostilidades en Trípoli, "ha proporcionado un respiro muy necesario para los civiles de la capital".

Añade, sin embargo, que esa "frágil tregua se ve ahora amenazada por la transferencia continua de combatientes extranjeros, armas, municiones y sistemas avanzados a las partes por parte de los estados miembros, incluidos varios que participaron en la Conferencia de Berlín".

Vuelos de carga

La misión de la ONU denuncia que los últimos 10 días "numerosos vuelos de carga y otros vuelos se han observado aterrizando en los aeropuertos libios en las partes occidental y oriental del país proporcionando a las partes armas avanzadas, vehículos blindados, asesores y combatientes".

Naciones Unidas considera que la llegada de más armas al país puede provocar que el país se hunda "en una nueva ronda de combates renovada e intensificada".

De hecho, en esta semana ha habido denuncias de violación del alto el fuego. Sin ir más lejos, este mismo domingo, una fuente de seguridad del GNA informó de la muerte de 17 combatientes en intensos choques armados en distintos puntos de la ciudad estado de Misrata.

La UNSMIL también condenó el bombardeo de las localidades de Suq Yumuaa y Abu Salim, que supuestamente provocó víctimas civiles, entre ellas un ciudadano marroquí, y otras tres personas resultaron heridas.

Cerco a Trípoli

La guerra civil en Libia estalló en el 2015 y se recrudeció en abril del pasado año, fecha en la que el mariscal Hafter, hombre fuerte del país, puso cerco a la capital para arrebatársela al GNA y a su aliado la ciudad estado de Misrata.

Hafter cuenta con el respaldo de Rusia, Arabia Saudí, Egipto y Emiratos Árabes Unidos, mientras que Francia y EEUU le apoyan políticamente.

El GNA liderado por Fayez Al Serraj, está apoyado, por su parte, política y financieramente por la UE, la ONU, Italia y Catar y recibe además apoyo militar de Turquía.

Desde que hace diez meses se recrudecieron los combates han muerto más de 1.500 personas -300 de ellas civiles- y más de 140.000 se han visto obligadas a abandonar sus hogares y a convertirse en desplazados internos.