Ir a contenido

MARCHA MULTITUDINARIA

Alemania se manifiesta contra el ascenso de la ultraderecha

Hasta 40.000 personas protestan frente al racismo en Dresde, al Este del país, a falta de una semana para que AfD certifique sus mejores resultados en dos elecciones regionales

Carles Planas Bou

Manifestación en Dresde contra la ultraderecha, este sábado.

Manifestación en Dresde contra la ultraderecha, este sábado. / FILIP SINGER (EFE)

La semana que viene la extrema derecha alemana estará celebrando los mejores resultados electorales de su historia. Según detallan todos los sondeos, Alternativa para Alemania (AfD) se prepara para un nuevo ascenso en los comicios que se celebran el próximo domingo en los Estados de Sajonia y Brandeburgo y en los que apuntan a un 25% y 20% de los votos respectivamente.

Conscientes de ese inminente éxito, este sábado hasta 40.000 personas de toda Alemania se congregaron en Dresde para repudiar el racismo catapultado por AfD y defender una sociedad tolerante con la diversidad. "El racismo y la discriminación no tienen lugar en nuestra sociedad", ha remarcado Ario Mirzaie, co-organizador del acto. "No dejaremos que la ultraderecha enfrente temas como el Estado del bienestar y la migración".

Bajo el lema 'Unteilbar' (Inseparable, en alemán), más de 400 organizaciones entre las que figuran grupos sindicales, de la iglesia, del movimiento estudiantil y activistas climáticos participaron en la que ha sido la mayor manifestación que ha vivido la ciudad desde 1989. El año pasado la misma organización reunió hasta 250.000 personas en Berlín.

En el acto también participaron representantes políticos de los socialdemócratas, los verdes y la izquierda, pero no de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), que gobierna en Sajonia. El primer ministro Michael Kretschmer apoyó la marcha aunque criticó la presencia de grupos antifascistas. Sin embargo, el reproche más polémico vino de Annegret Kramp-Karrenbauer, secretaria general de los conservadores y heredera de Angela Merkel. "El futuro se construye con coraje, no con protestas", tuiteó.

Auge ultra

La localización de la protesta no es baladí. Capital sajona, Dresde es considerada como uno de los epicentros de la extrema derecha alemana. Fue aquí donde nació el movimiento islamófobo Pegida en el que AfD se apoyó para impulsarse electoralmente. No sin razón, Sajonia es el segundo ‘land’ alemán donde hay más manifestaciones de grupos ultranacionalistas, nativistas e incluso neonazis y el segundo donde se registran más ataques a ciudadanos extranjeros.

Este próximo domingo Sajonia celebra unas esperadas elecciones en las que AfD apunta hasta el 26% de los votos. De conseguirlo este sería su mejor resultado en toda Alemania, un ascenso de más de 16 puntos que le permitirían ser la segunda fuerza del Estado a mucha distancia de sus perseguidores.

Aunque apunta a un 31% de los votos, la victoria de la CDU será amarga. El fuerte receso electoral pronosticado dificultará a los conservadores formar gobierno. La creciente influencia de AfD complicará aún más esa tarea y puede dar alas a las voces que piden romper el cordón sanitario con los ultras y tejer una alianza. La cúpula del partido se opone a ello, pero una nueva victoria ultra tensará más la cuerda.

Temas: Alemania