Ir a contenido

Tensiones políticas

La congresista estadounidense Ilhan Omar pone en duda la democracia de Israel

La republicana que fue vetada su entrada a suelo israelí, también sugirió condicionar la ayuda económica que recibe este país por ser aliado del Gobierno estadounidense

El Periódico

La congresista estadounidense Ilhan Omar. EFE

La congresista estadounidense Ilhan Omar. EFE / EPA

La congresista estadounidense Ilhan Omar, una de las legisladoras a las que Israel vetó la entrada al país, sugirió al Congreso condicionar la ayuda económica al Gobierno de Binyamín Netanyahu hasta que garantice los derechos de los palestinos.

"Entregamos a Israel más de 3.000 millones de dólares en ayudas al año. Esto se basa en que es un aliado importante y la única democracia en la región", dijo en rueda de prensa Omar, a la que vetaron la entrada al país junto a su colega Rashida Tlaib.

Las contradicciones de Israel

"Negar una visita -añadió- a congresistas debidamente elegidas no es consecuente con ser un aliado, y negar a millones de personas la libertad de movimiento o de expresión o de autodeterminación, no es consecuente con ser una democracia".

La congresista demócrata propuso exigir "al Gobierno de Netanyahu que detenga la expansión de los asentamientos en territorio palestino y que garantice los derechos plenos de los palestinos si se le va a dar ayuda". Omar se refirió así al paquete de 38.000 millones de dólares a 10 años en ayuda militar para Israel aprobado por el Congreso el año pasado y que se extiende hasta 2028.

El conflicto personal

Israel vetó una visita oficial de Omar y Tlaib, esta última de padres palestinos, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, instó al Ejecutivo de Netanyahu a hacerlo en un gesto sin precedentes de un mandatario.

"Israel mostraría una gran debilidad si permitiera la visita de las representantes Omar y Tlaib. Odian a Israel y a todo el pueblo judío, y no hay nada que pueda decirse o hacerse para que cambien de opinión", dijo el mandatario el jueves.

Tanto Tlaib como Omar han defendido el boicot a Israel, una idea muy controvertida en EEUU, que les ha causado todo tipo de ataques. Israel atendió la petición de Trump y las vetó, pero en el caso de Tlaib rectificó y le aprobó el viaje por motivos humanitarios para que visitase a su abuela, que vive en Cisjordania, lo que la legisladora rechazó.

Sus recuerdos en Israel

En la misma rueda de prensa en la que Omar propuso condicionar la ayuda a Israel, Tlaib explicó su experiencia como estadounidense visitando los territorios ocupados.  "Cuando visitaba Palestina de niña, para ver a mis abuelos y a mi familia, vi como mi madre tenía que pasar por puestos de control deshumanizantes, incluso siendo ella ciudadana y orgullosa estadounidense", dijo.

"Recuerdo -prosiguió- temblar de miedo cuando aparecían puntos de control en la pequeña localidad de Beit Ur al Fauqa -donde vive su abuela- y había tanques y armas por todos lados". Y agregó: "Recuerdo visitar Jerusalén Este con mi entonces marido y como lo sacaron del autobús pese a ser un ciudadano estadounidense solo para que las fuerzas de seguridad lo amedrentaran".

Tlaib y Omar forman junto a Alexandria Ocasio-Cortez y Ayanna Pressley un grupo de legisladoras izquierdistas a las que se conoce como "La brigada" (The squad), que han mantenido enfrentamientos tanto con Trump como con el aparato demócrata liderado por Nancy Pelosi.