Ir a contenido

tensión internacional

Corea del Norte e Irán, los otros dos frentes nucleares abiertos de EEUU

Al enfrentamiento con Moscú hay que añadir la tensión que mantiene Washington con Pionyang y Teherán

Kim Amor

Kim Jong un observa el lanzamient de los misiles de corto alcance.

Kim Jong un observa el lanzamient de los misiles de corto alcance. / AFP

La decisión de EEUU de romper el tratado que firmó en 1987 con la entonces Unión Soviética sobre la eliminación de misiles de corto y medio alcalce (INF), coincide en el tiempo con la preocupación que genera en el mundo las continuas pruebas balísticas de Corea del Norte y la alarmante escalada de tensión entre Washington y Teherán.

El régimen norcoreano ha lanzado hoy dos nuevos misiles de corto alcance que han recorrido 220 kilómetros a una altura de 25 kilómetros y que se han precipitado después en el Mar de Japón. A pesar de que este tipo de proyectiles tienen capacidad para golpear territorio de Corea del Sur y, por consiguiente, las bases militares estadounidenses estacionadas en ese país, el presidente de EEUU, Donald Trump, ha restado importancia a la prueba militar del país asiático.

"Nunca llegamos a un acuerdo sobre eso. No tengo ningún problema", ha dicho Trump a los periodistas refiriéndose a las conversaciones cara a cara que ha tenido con el líder nocoreano, Kim Jong un -hasta ahora tres- y en las que la prueba de este tipo de misiles no estuvo supuestamente en la agenda. "Veremos los que sucede, pero estos misiles son de corto alcalce, son muy estándar", ha añadido el mandatario. Washington espera poder retomar las negociaciones con Pionyang, rotas desde la cumbre de Hanoi del pasado mes de febrero. 

Modelo parecido

Los dos misiles lanzados hoy, un modelo parecido a los rusos tierra-tierra Iskander, son similares a los que Corea del Norte disparó el pasado miércoles y el 25 de julio, según los expertos surcoreanos y estadounidenses. Son tres pruebas en menos de diez días y en vísperas de que la semana que viene empiecen unas maniobras conjuntas entre EEUU y Corea de Sur, unos ejercicios militares habituales a los que Pionyang siempre se ha opuesto con firmeza ya que los considera una seria amenaza y un ensayo de invasión a su territorio. 

Corea del Norte ha advertido que las maniobras son un obstáculo para la reanudación de la negociaciones sobre desnuclearización norcoreana. No lo ve así, sin embargo, EEUU. "No duden de que estamos comunicándonos con los norcoreanos. Hay conversaciones en curso ahora mismo", ha dicho hoy desde Bangkok el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo.

Sanciones a Irán

No parece, sin embargo, que Washington tenga la misma voluntad de diálogo con Irán, sino más bien todo lo contrario. Desde que Trump decidió romper el año pasado y de manera unilateral el tratado nuclear que su predecesor, el demócrata Barack Obama, firmó junto con Rusia y algunos países europeso con el régimen de Teherán en el 2015, Washington no ha dejado de hostigar al Gobierno del presidente iraní, Hasán Rohaní.

Las embestidas de Washington, hasta ahora en forma de sanciones económicasla última contra el ministro de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, y que han criticado Alemania, Francia y el Reino Unido, buscan aislar aún más al Estado persa, el único que supone una amenaza para los intereses de EEUU e Israel en la región, después de que las devastadoras guerras hayan destruido Irak y Siria.