09 abr 2020

Ir a contenido

ADMINISTRACIÓN DE EEUU

El último improperio racista de Trump

El presidente carga contra el trabajo de un congresista negro

El Periódico

De izquierda a derecha el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff D-Calif, presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi,  el Presidente de la Comisión de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes, Elijah Cummings, y el Presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler, dan una conferencia de prensa 

De izquierda a derecha el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff D-Calif, presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi,  el Presidente de la Comisión de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes, Elijah Cummings, y el Presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler, dan una conferencia de prensa  / Scott Applewhite (AP)

Donald Trump ha defendido nuevas acusaciones de racismo provocadas por su perorata del día contra Elijah Cummings, elegido congresista por Baltimore. El presidente ha vuelto a usar la plataforma social Twitter para decir que “no hay nada racista que diga claramente lo que más la gente ya lo sabe: Elijah Cummings hizo un trabajo muy malo para las personas de su distrito y las de Baltimore". 

Trump había atacado a Cummings, un demócrata en la Cámara de Representantes que ha sido durante mucho tiempo un defensor de los derechos civiles, en una serie de tuits el sábado, despues de que el legislador criticara las condiciones en las instalaciones de Estados Unidos que albergan a migrantes a lo largo de la frontera con México.

"El distrito de Cummings es asqueroso, un desastre infestado de ratas y roedores", tuiteó ayer Trump al referirse a una zona de mayoría afroamericana situada en Baltimore, una de las ciudades con mayores problemas de delincuencia y drogadicción del país. 

Sin citar ninguna prueba de su afirmación, calificó al congresista de racista a tarves de Twitter.  "Si el racista Elijah Cummings enfocara más su energía en ayudar a las buenas personas de su distrito, y en el mismo Baltimore, tal vez se podrían hacer progresos para arreglar el desastre que él ha ayudado a crear durante muchos años de liderazgo incompetente", dijo Trump a través de Twitter. 

La oficina de Cummings no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios sobre el último ataque de Trump. En un tuit el sábado respondiendo al bombardeo inicial de Trump, Cummings dijo: "Señor Presidente, voy a casa a mi distrito todos los días. Cada mañana, me levanto y voy a pelear por mis vecinos. Es mi deber constitucional realizar supervisión del Poder Ejecutivo. Pero, es mi deber moral luchar por mis electores”. 

Cummings es el presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, que votó 23-16 según las líneas del partido el jueves para enviar citaciones a los funcionarios de la Casa Blanca, incluida la hija de Trump, Ivanka Trump, y el yerno Jared Kushner, como parte de una investigación sobre posibles violaciones de Leyes gubernamentales de mantenimiento de registros.

Cummings representa el séptimo distrito del Congreso de Maryland, que según los datos del censo del 2010 era de un 54,6%, tenía un ingreso familiar promedio de $ 51,018, una cifra por encima del ingreso medio de la nación en su conjunto.

Cargos contra el partido democrático

Los tuits obtuvieron respuestas puntuales de los demócratas, quienes dijeron que los comentarios eran racistas, un cargo que Trump niega.  "Los demócratas siempre juegan la Carta Racial cuando, de hecho, han hecho tan poco por la gran gente afroamericana de nuestro país", afirmó Trump en un mensaje en su cuenta personal de Twitter.

"Hablando de fallar de mala manera, ¿ha visto alguien lo que está pasando con el distrito de Nancy Pelosi en San Francisco?", preguntó Trump. "Apenas está reconocible últimamente. Algo debe hacerse antes de que sea demasiado tarde".

"¡Los demócratas deberían no perder el tiempo con el Montaje de la Caza de Brujas y comenzar a centrarse en nuestro país". sentenció.

Por último, el presidente pidió que alguien "le explique" a Pelosi que no hay "nada malo" en criticar a Cummings por haber "hecho un pésimo trabajo" en su distrito, la ciudad de Baltimore, en el estado de Maryland. 

Diálogo peligroso

Algunos medios de comunicación han detectado, además, que Trump suele reservar el uso de la palabra "infestado" para cuando se refiere a lugares habitados, principalmente, por latinos o afroamericanos.

La última vez que empleó este término en Twitter fue el pasado 14 de julio, cuando recurrió a las redes sociales para atacar a cuatro congresistas de la oposición de origen árabe o hispano, pero todas ellas estadounidenses y tres nacidas en el país, a las que exhortó a volverse a sus países de origen porque, según él, odian a EEUU.

De izquierda a derecha, representates demócratas Rashida Tlaib, Ilhan Omar, Alexandria Ocasio-Cortez y Ayanna Pressley hablan sobre los ataques de Twitter del presidente Trump en el Capitolio de los EEUU en Washington   / jim lo scalzo (EFE/EPA)

"Por qué no se van de vuelta y ayudan a arreglar los países ruinosos e infestados de crimen de los que vinieron", escribió.

Este afirmación, que ha calado entre parte de su base que ahora entona frecuentemente el cántico "¡Envíenlas de vuelta!", no obstante le valió la reprobación del Congreso, que el pasado 16 de julio aprobó una resolución contra los tuits del presidente por considerarlos racistas.

Indignación global

"Una vez más, has demostrado que no estás preparado para el trabajo: un presidente tiene que levantar el país, no romperlo", dijo el ex vicepresidente Joe Bidena la cabeza en la carrera por la nominación demócrata para las elecciones presidenciales de 2020, según las encuestas.

"Es mejor tener ratas que ser una rata", escribió el periódico local Baltimore Sun en un editorial vitriólico.

En una entrevista en "Face the Nation" de CBS, el jefe interino de personal de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, dijo el domingo que entendía por qué los comentarios de Trump podían ser percibidos como racistas, pero dijo que el presidente hablaba hiperbólicamente.

"Absolutamente creo que es importante llamarlo por lo que es, que es racismo", dijo el candidato demócrata a la presidencia, Julián Castro, a "Face the Nation". "Hay un patrón aquí", agregó. "Así es como cree que ganó en 2016 y así cree que va a ganar en 2020".