REVÉS JUDICIAL PARA LA CASA BLANCA

Un juez bloquea el último intento de Trump de restringir el asilo

El magistrado recuerda que hay "montañas" de pruebas de los peligros para los migrantes si se quedan en México o Guatemala

Los migrantes de la caravana intentan saltar el muro desde Tijuana a EEUU.

Los migrantes de la caravana intentan saltar el muro desde Tijuana a EEUU. / Leah Millis / REUTERS

1
Se lee en minutos
Idoya Noain

Un juez federal de California ha bloqueado temporalmente la aplicación de la última medida de Donald Trump para restringir radicalmente el derecho de asilo. El magistrado, Jon Tigar, dictaminó el miércoles que el gobierno de Trump debe dejar de implementar la norma que aprobó el día 16 y que obligaba a los migrantes a solicitar asilo en países que pisaran antes de alcanzar EEUU. Aunque el magistrado no dicta una sentencia definitiva sobre la directiva y lo que hace es dar tiempo para que se debata más a fondo su legalidad ha sugerido que “probablemente es inconsistente con leyes existentes de asilo”.

El magistrado, que fue nombrado por Barack Obama y ya bloqueó un intento anterior de la Administración por el que se pretendió impedir solicitar asilo a quienes cruzaran la frontera sin papeles recordó al gobierno que hay “montañas” de pruebas de la falta de seguridad para los migrantes en países como México y Guatemala. También aseguró que la decisión de implementar la directiva era “arbitraria y caprichosa” y reprendió a la Administración subrayando que “atajos legales o debilitar las fronteras entre el Congreso y el Ejecutivo no son soluciones a los problemas”.

Visión politizada de la justicia

La decisión de Tiger fue un jarro de agua fría para Trump, especialmente porque horas antes el miércoles en Washington DC otro juez federal pero nombrado por él, Timothy Kelly, había dado luz verde en una decisión que quedó anulada por la de San Francisco.

Noticias relacionadas

Las reacciones de Trump a las dos sentencias confirmaron su visión politizada de la justicia. En un comunicado enviado por la portavoz de la Casa Blanca tras la decisión favorable de Washington se habló de “una victoria” y se aplaudió el trabajo del juez como “apropiado” y el propio Trump alabó la decisión y añadió: “respetamos mucho a los tribunales”.

Ese respeto se había desvanecido por completo en el comunicado que llegó horas después, tras el bloqueo de la norma en San Francisco. En ese se denostaba como “sin valor” la decisión judicial y se hablaba de “la tiranía de un sistema disfuncional que permite a demandantes (recorrer) fueros de conveniencia hasta encontrar a un solo juez que pretende dictar la política de inmigración para toda la nación”.