Ir a contenido

POLÍTICA MIGRATORIA

Un juez bloquea la orden de Trump para limitar el asilo

El magistrado federal recuerda al presidente que "no puede rescribir leyes" en contra de decisiones expresas del Congreso

Reabre a nivel nacional y al menos hasta dentro de un mes la posibiliadd de solicitar asilo aun si se ha entrado sin papeles

Idoya Noain

Inmigrantes hondureños en un camión que circula por México rumbo a EEUU.

Inmigrantes hondureños en un camión que circula por México rumbo a EEUU. / JOHAN ORDONEZ (AFP)

Al final ha sido Donald Trump quien ha acabado chocando contra un muro: el de la justicia. El lunes por la noche un juez federal de San Francisco bloqueó el decreto con el que el presidente de Estados Unidos ha intentado desde el 9 de noviembre restringir el derecho al asilo. Aunque la decisión del magistrado, Jon Tiger, tiene de momento carácter temporal, es de aplicación nacional y reabre las puertas a que cualquier inmigrante en EEUU, aunque haya entrado sin papeles en el país, pueda solicitar el asilo.

La decisión representa un varapalo para la política extrema de Trump en inmigración, un campo en el que hasta ahora ha tenido algunas victorias en los tribunales, como la luz verde del Supremo al llamado "veto musulmán", pero también varias derrotas, como el freno a la separación de familias. Y sirve como recordatorio para el presidente de sus límites en un sistema con separación de poderes.

"Sea cual sea el alcance de la autoridad del presidente, no puede rescribir las leyes de inmigración para imponer una condición que el Congreso ha prohibido expresamente", escribió el magistrado, que levanta el veto de Trump por lo menos hasta el 19 de diciembre. En esa fecha está prevista otra sesión donde debe decidirse si la orden se hace permanente.

Política y ley

Trump, que durante la campaña para las elecciones legislativas usó una caravana de varios miles de inmigrantes hondureños y centroamericanos que se dirigían a la frontera como un arma política y llegó a hablar de una "invasión", firmó hace menos de dos semanas la proclamación en la que estipuló que solo se podría solicitar asilo en los puntos oficiales de entrada en el país. Leyes aprobadas por el Congreso de EEUU y tratados internacionales reconocen también esa opción para quienes han cruzado la frontera sin papeles.

Inmediatamente acudieron a los tribunales grupos como la Unión Americana de Derechos Civiles o el Centro para los Derechos Constitucionales, a los que ha dado la razón el juez Tigar, nominado en 2012 por Barack Obama. Este ha condenado también que la Administración no abrió un tiempo para comentarios públicos sobre la regulación, como está estipulado.

La Administración aún no ha anunciado si recurrirá la decisión de Tiger pero en un comunicado conjunto los Departamentos de Defensa y Seguridad Nacional han defendido la "legalidad" de la proclamación. Según Seguridad Nacional, unas 70.000 personas al año solicitan asilo en EEUU tras haber entrado sin papeles en el país.

Tijuana, desbordada

La decisión del juez ha llegado mientras continúan llegando a Tijuana migrantes de varias caravanas, unas 3.000 personas que se suman a otras cerca de 3.000 que ya esperaban en la ciudad fronteriza, donde los refugios están desbordados y se repiten muestras de rechazo de algunos ciudadanos locales y del alcalde.

Activistas y abogados que trabajan con los migrantes denuncian que la Administración estadounidense está ralentizando conscientemente el proceso para solicitar asilo en los puertos de entrada en toda la frontera, no solo en California sino también en otros puntos en Arizona y Texas.