COMICIOS EUROPEOS

Salvini lanza su alianza ultra de cara a las elecciones al Parlamento Europeo

El líder de la Liga reúne en Milán a las formaciones de extrema derecha alemana, danesa y finlandesa, aunque aspira a que su unan más partidos a la denominada "internacional soberanista"

De izquierda a derecha, el finlandés Olli Kotro, el alemán Meuthen, el italiano  Matteo Salvini y el danés Anders VIstisen.

De izquierda a derecha, el finlandés Olli Kotro, el alemán Meuthen, el italiano  Matteo Salvini y el danés Anders VIstisen. / AP (LUCA BRUNO)

Se lee en minutos

“Tenemos el objetivo de ganar y cambiar Europa”, ha dicho el líder de la extrema derecha italiana, Matteo Salvini, en la presentación hoy en Milán de la campaña de su partido, la Liga, para las elecciones europeas del próximo 26 de mayo. Salvini, ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno italiano, ha estado acompañado de líderes de otras formaciones ultraderechistas europeas, como Joerg Mauthen, de Alternativa para Alemania, Olli Kotro, del Partido de los Verdaderos Finlandeses, y Anders Vistisen, del Partido Popular de Dinamarca. El político italiano aspira a convencer a los ultras europeos para que se unan a la denominada "internacional soberanista", una alianza con la que espera asaltar la Eurocámara a través de las urnas el próximo 26 de mayo.

El acto, sin embargo, ha contado con notables ausencias, como la del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, la francesa Marine Le Pen -con quien Salvini se reunió el viernes en París- y el polaco Jaroslaw Kaczynski, líder del partido Ley y Justicia y verdadero hombre fuerte de Polonia. Tampoco ha asistido el partido Vox, a pesar de haber sido invitado, según ha informado la prensa local, ni los dirigentes de los principales partidos ultras de Austria, Reino Unido o Suecia. “Están sólo los nuevos”, dijo Salvini, refiriéndose a los partidos ultras recien llegados a las negociaciones con el líder italiano. En la Liga esperan poder reunir a los ausentes el próximo 18 de mayo en una gran manifestación en clave electoral también en Milán.

Salvini espera que la alianza ultra se convierta en "la primera formación política europea, la más numerosa” que “gane y cambie” a la UE, aunque, de hecho, el político italiano parece ser el único que de momento trabaja para ello. “Hoy en esta mesa no hay nostálgicos extremistas, los únicos nostálgicos están en Bruselas”, ha dicho Salvini. Lo cierto es que la internacional derechista europea está más dividida que unida, extremo que el propio Salvini reconoce claramente. "Formamos parte de familias políticas distintas (...), pero lo importante es que estamos alargando las alianzas, estamos trabajando para hacer realidad un nuevo sueño europeo, aunque para algunos de Bruselas sea una pesadilla".

Dividida por Rusia

Según los analistas económicos italianos, pero también para algunos de los líderes de la misma ultraderecha europea, como los austríacos,  existen muchas reticencias a la hora de unirse al proyecto que impulsa Salvini, ministro de un país con la más alta deuda del mundo (después de la de Grecia), que alguien, algún día, deberá de pagar.

La heterogenea ultradecha que Salvini desea unir está también dividida en temas como la relación con Rusia, que el italiano intenta mejorar tras la sanciones occidentales por la invasión de Crimea. Una posición que choca frontalmente con Orbán, dirigente de un país otrora en la órbita soviética. Los ultras suecos, por su parte, han reiterado en numerosas ocasiones que nunca se unirán “a quien es apoyado por Rusia”, lo que parece una clara referencia a la Liga de Salvini. Algunos sumarios abiertos en Italia investigan tentativas rusas por influir en el próximo voto italiano a la europeas. 

Inmigración y Maastrich

Te puede interesar

Los únicos temas que parecen unir a los partidos europeos de ultraderecha es de la inmigración, lo que comporta el reforzamiento de las identidades nacionales y el cierre de las fronteras externas de la UE, y la “transformación de la Europa de Maastrich”, a la que Salvini y sus posibles aliados identifican con la Europa de las finanzas y los banqueros.  Para Salvini el “Tratado de Maastrich defendía el respeto de la identidad, pero fue traicionado por las burocracias europeas”.

Salvini espera conseguir para la alianza ultra 150 escaños de la Eurocámara y convertir la por ahora desunida internacional derechistas en el segundo grupo político del Parlamento Europeo, por delante de los socialistas del PSE, que cuentan con 144 escaños. El primer grupo es el de los Populares (PPE) que cuentan con 188 escaños. Si se repite, como parece problable, el bloque entre populares y socialistas, la ultraderecha se convertiría en la tercera formación de Estrasburgo. Falta  por delucidar la colocación del partido de Viktor Orban, actualmente en el grupo del PPE, que no quiere abandonarlo ante la incierta aventura de los ultraderechistas.