Ir a contenido

Le Pen y Salvini escenifican la unión ultraderechista que quiere conquistar el Parlamento Europeo

Ambos líderes cerrarán la campaña con un mitin conjunto el 18 de mayo en Milán

Eva Cantón

Le Pen y Salvini escenifican la unión ultraderechista que quiere conquistar el Parlamento Europeo

Twitter

La líder de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen, ha aprovechado que el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, estaba en París participando en un encuentro ministerial del G7 para reunirse con el líder de la Liga y hacerse la foto que escenifica la unión de las fuerzas populistas dispuestas a conquistar el Parlamento Europeo.

"En plena forma y preparados para ganar las elecciones europeas el próximo 26 de mayo con Matteo Salvini", escribió Le Pen en su cuenta de Twitter bajo la imagen de los dos líderes sonrientes. En el desayuno de trabajo, celebrado a puerta cerrada y alejado de la prensa, ambos acordaron participar en un mitin de cierre de campaña el 18 de mayo, probablemente en Milán.

Desde esta ciudad del norte, feudo electoral de Salvini, el hombre fuerte del Gobierno italiano lanzará este lunes un llamamiento a la alianza de los soberanistas en nombre del Grupo para una Europa de las Naciones (ENL), un acto al que acudirán, entre otros, representantes de Alternativa para Alemania (AfD).

La Liga podría ser la segunda fuerza del nuevo Parlamento Europeo tras la CDU-CSU alemana, lo que convierte a Salvini en el mejor situado para liderar la operación de unir a las fuerzas populistas de cara a la próxima legislatura.

"Habrá mucha rivalidad para saber quién será el jefe de filas de los euroescépticos y populistas que hoy están divididos entre el Ukip, los reformistas y los de Le Pen", augura el politólogo Gilles Ivaldi.

Puntos de acuerdo con Vox

Salvini, que según explicó a la prensa tras la clausura del G7 ve "muchos puntos de acuerdo" con el programa y las propuestas de Vox, no aclaró si la formación de Santiago Abascal formará parte de esa alianza a la que aspira, aunque se mostró convencido de que estarán representados al menos una veintena de países europeos.

Al ser preguntado si España será uno de ellos, dijo que eso espera "porque hay una realidad nueva, joven, emergente, que seguimos con extrema atención", informa Efe. "No voy a asociarme ni con los socialistas ni con los populares españoles", agregó con ironía y aclarando que no ha hablado "personalmente" con ningún miembro de Vox.

Las encuestas dan por hecho que Vox entrará en el Parlamento Europeo en mayo, pero aun no se sabe si se integrará en el grupo parlamentario de Le Pen o en el de los Conservadores y Reformistas de los dirigentes polacos.

El objetivo de Salvini es atraer a cuantos más partidos mejor para formar un gran grupo euroescéptico que pese en las decisiones de la Eurocámara y rompa el actual esquema dominado por el Partido Popular Europeo y los socialistas. Una idea que apoya con entusiasmo Marine Le Pen.

"Estoy convencida de que seremos más numerosos, pero buscamos ampliarnos. Y tenemos la ambición de crear un gran grupo de defensores de las naciones", dijo la líder ultraderechista francesa en una reciente entrevista en Euronews.

Le Pen basa parte de su estrategia electoral en capitalizar el apoyo de sus aliados extranjeros. De ahí que su agenda de campaña incluya desplazamientos fuera de Francia. El 25 de abril participará en un mitin con el SPD en Praga, el 5 de mayo estará en Bruselas con los nacionalistas flamencos del Vlaams Belang y el 13 de mayo en Bratislava con Sme Rodina.

Cambiar radicalmente Europa

El objetivo de Le Pen, a diferencia de viejas propuestas que flirteaban con la idea de abandonar el euro y desmarcarse de Europa, es aprovechar el viento populista para “cambiar radicalmente la organización europea”.

Los sondeos sobre intención de voto sitúan al partido ultraderechista con el 20,5% por detrás de La República en Marcha (LREM), la formación de Emmanuel Macron, que lograría el 23%.

Al interpretar los comicios europeos como una batalla entre progresistas y populistas, el presidente francés podría reeditar el duelo que protagonizó con Le Pen en las presidenciales francesas del 2017.

La extrema derecha se prepara para asaltar el Parlamento Europeo con buenas perspectivas, a la luz del avance que los partidos ultras han experimentado en los últimos años en el viejo continente.

Están presentes en 21 parlamentos de países comunitarios y son socios de gobierno en Austria, Italia, Finlandia, Eslovaquia, Letonia y Bulgaria. En Hungría, República Checa y Polonia, gobierna la derecha tradicional pero con un discurso que asume los postulados más radicales.