Crisis en el país caribeño

Un nuevo corte eléctrico bloquea la actividad cotidiana en Venezuela

El Gobierno de Maduro insiste en la hipótesis de un sabotaje y Guaidó lo niega

Trump rechaza la presencia de militares rusos en el país sudamericano

Una mujer usa la luz de una linterna para trabajar en la cocina de un restaurante tras un nuevo apagón en Caracas.

Una mujer usa la luz de una linterna para trabajar en la cocina de un restaurante tras un nuevo apagón en Caracas. / CARLOS GARCÍA RAWLINS (REUTERS)

Se lee en minutos

Venezuela sigue sin luz y el problema amenaza con transformarse en costumbre. A las cinco de la mañana (las 8.00 horas en España) se produjo un nuevo apagón que afectó a una gran parte de Caracas y varios estados del país. La vicepresidenta Delcy Rodríguez anunció la suspensión de las actividades escolares y laborales. Todo queda en el aire mientras se intenta restituir el sistema eléctrico nacional desde la central hidroeléctrica Guri, en el sureño estado de Bolívar.

“Los criminales generaron un incendio en el patio de 765 kva (unos 612 kw), con la intención aviesa de dañar de modo definitivo la generación y transmisión de la carga”, había dicho el martes Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación y portavoz de Nicolás Maduro. Pero este miércoles, Rodríguez dijo que el apagón fue consecuencia de una “falla” en una línea que generó inestabilidad en un sistema que no se ha logrado poner en completo funcionamiento después del “ataque terrorista”. La acción, aseguró, ha buscado “generar una situación de caos en todo el país”. El Ministerio Público anunció el inicio de una investigación sobre lo ocurrido.

Juan Guaidó, el líder parlamentario a quien EEUU y otros 50 países reconocieron como presidente “encargado”, no tiene intenciones de esperar un veredicto judicial. Por eso, en medio de una ciudad sin energía convocó a nuevas manifestaciones para este sábado. El descalabro energético es visto por la oposición como la oportunidad de movilizar a las mayorías en favor de un cambio prometido pero que no ha llegado. Hasta el momento, Guaidó no ha podido quebrar la alianza de Maduro con la cúpula militar. El joven diputado rechaza la hipótesis de un sabotaje contra las instalaciones. El ingeniero Miguel Lara, expresidente de la oficina estatal responsable de la operación del sistema eléctrico, consideró que el problema obedece a que “el deterioro acelerado del sistema eléctrico se ha profundizado principalmente porque actualmente el país genera mucho menos de lo que se producía hace 20 años”.

Zozobra

En el medio de la polémica, la sociedad ha vuelto a sentir la misma zozobra que se instaló el 8 de marzo, cuando a lo largo de más de 100 horas el territorio careció de fluido eléctrico. Y como en aquel corte inédito, volvieron a echarse a perder alimentos y electrodomésticos. Los pacientes se vieron imposibilitados de cumplir sus tratamientos médicos. Trasladarse en las ciudades se convirtió otra vez en hazaña. 

La falta de luz afecta al bombeo de agua en una Caracas que ya padecía cortes antes del apagón. Heryck Rangel, responsable del Ministerio para el Ecosocialismo, dijo que se ha activado un plan especial de apoyo a la población para el acceso al vital líquido a través de distintas tomas habilitadas en los parques nacionales y recreacionales. Hasta allí van los ciudadanos a aprovisionarse con lo que tienen a mano.

Te puede interesar

Trump pide la salida de Rusia

En este contexto, Donald Trump ha rechazado la presencia de militares rusos en Venezuela. “Rusia tiene que salir”, ha dicho durante un encuentro en la Casa Blanca con Fabiana Rosales, la esposa de Guaidó. El pasado domingo, dos aviones en el aeropuerto internacional de Maiquetía. Según la prensa caraqueña, a bordo había unos 100 militares. El Departamento de Estado estadounidense había advertido el lunes de que no se quedaría “de brazos cruzados mientras Rusia exacerba las tensiones en Venezuela”. Moscú ha defendido la legalidad de su cooperación militar con Maduro, profundizando un vínculo que había comenzado con Hugo Chávez.