Ir a contenido

CHALECOS AMARILLOS

La policía francesa vuelve a agredir a periodistas

El reportero Remy Buisine fue golpeado cuando grababa a un agente cogiendo camisetas de una tienda del PSG

Andrea López-Tomàs

Los chalecos amarillos, con heridas falsas en los ojos, durante una manifestación.

Los chalecos amarillos, con heridas falsas en los ojos, durante una manifestación. / Sebastien Bozon (AFP)

La violencia hacia la prensa en las manifestaciones de los chalecos amarillos salpica a protestantes y policías. En las últimas movilizaciones del sábado, se registró un ataque al periodista Remy Buisine del medio multimedia francés Brut mientras grababa una acción policial en los Campos Elíseos de París

El vídeo registrado del ataque ha sido compartido en las redes sociales y ampliamente difundido por las constantes críticas a la violencia de manifestantes y fuerzas del orden que se vive en Francia en los últimos meses. En él, se puede ver a un policía que está guardando camisetas blancas dentro de una mochila negra tras el asalto a la tienda del equipo de fútbol Paris Saint-Germain (PSG). Uno de los compañeros, al darse cuenta que el periodista estaba grabando, le golpea la cámara y Buisine entra en cólera acusándoles de no respetar a la prensa.

'Fake news'

En un primer momento, los usuarios de las redes sociales denunciaban que el agente usara su autoridad policial para robar el equipamiento para sí mismo y su equipo y , por eso, el segundo policía golpeaba al periodista para tratar de proteger a su compañero. La polémica ya estaba servida. 

Posteriormente, varios medios franceses aclararon que estas suposiciones se trataban de fake news ya que la policía sólo estaba recopilando pruebas para la investigación del destrozo y saqueo de la tienda por parte de los chalecos amarillos

Prensa vulnerable

Los distintos episodios violentos vividos en las movilizaciones de los últimos meses han tenido como blanco recurrente a la prensa francesa. Muchos periodistas han hecho uso de las redes sociales para denunciar las agresiones por parte de manifestantes y policías.