Ir a contenido

REPRESALIA DE RIAD

Los mensajes de Whatsapp que condenaron a Khashoggi

El periodista saudí asesinado, que calificó al príncipe de "bestia", preparaba una revuelta en las redes sociales

El Periódico

Un manifestante muestra la foto de Jamal Khashoggi en una protesta frente al consulado de Arabia Saudí en Estambul.

Un manifestante muestra la foto de Jamal Khashoggi en una protesta frente al consulado de Arabia Saudí en Estambul. / REUTERS / Osman Orsal

La dureza de sus mensajes de WhatsApp contra el príncipe saudí cavaron su tumba. El periodista Jamal Khashoggi, asesinado en el consulado saudí de Estambul el 2 de octubre por colaboradores del príncipe, se comunicó con un activista amigo suyo residente en Canadá a través de mensajes en los que cargaba con extrema dureza contra Mohamed Bin Salman, a quien calificaba de "insolente y peligroso" y definía como "bestia" y 'pacman' (comecoco), por arrasar con todo a su paso. Más de 400 mensajes de WhatsApp en los que, además, el periodista asesinado planteaba una revuelta en las redes sociales.

El activista saudí Omar Abdulaziz con el que se comunicaba el periodista, descuartizado por orden del régimen, ha revelado en una entrevista a la CNN algunos de los mensajes de WhatsApp que intercambió con su compatriota un año antes de que le asesinaran.

El activista amigo de Khashoggi ha presentado una demanda en Israel contra la compañía NSO, a la que acusa de desarrollar el software usado para piratear su teléfono y rastrear sus conversaciones con el periodista, informa el diario 'Haaretz'.El mes pasado, el periódico reveló que la empresa israelí vende esta tecnología a regímenes opresivos, que a su vez la pueden emplear para rastrear a disidentes.Con estas ventas -alega- la empresa viola la ley, ya que sabe que ese software puede ser usado para violar derechos humanos.

En una entrevista en la CNN, el pirateo de su móvil "jugó un gran papel en lo que le ocurrió a Jamal", muy a su pesar. "La culpa me está matando", lamentó, en el que comentó sobre los cerca de 400 mensajes que intercambió con Khashoggi un año antes de que éste fuera asesinado y en el que el periodista describió al príncipe heredero saudí como "bestia" y "pacman" (comecoco), por devorar a todos en su camino.

Pirateo del software

El activista habló sobre sus conversaciones con Khashoggi después de que investigadores de la Universidad de Toronto descubrieran que su teléfono había sido pirateado con un software espía de nivel militar que habría sido creado por la empresa israelí y usado por el Gobierno saudí.

NSO asegura que las acusaciones "no tienen fundamento" y argumenta que la demanda "no muestra que se usara la tecnología de la compañía. Aún más, tiene detalles que no están basados en la realidad".

"NSO es una compañía de tecnología que no está involucrada en el uso de nuestros productos una vez que se venden a nuestros clientes. Esta es una demanda basada en el periodismo sensacionalista que no está ligada a la realidad para crear titulares", recoge el diario israelí.