Ir a contenido

Protege a las Fuerzas Armadas

Bolsonaro dice que el Ejército necesita respaldo jurídico para combatir a los criminales

Ante el alza de la violencia en algunas regiones de Brasil, el ultraderechista asegura que los soldados están desprotegidos legalmente para actuar

El Periódico

Brazil s President-elect Jair Bolsonaro talks with retired General Augusto Heleno during an event to celebrate the 73rd anniversary of Brazilian Paratrooper Infantry Brigade in Rio de Janeiro. REUTERS Ricardo Moraes

Brazil s President-elect Jair Bolsonaro talks with retired General Augusto Heleno during an event to celebrate the 73rd anniversary of Brazilian Paratrooper Infantry Brigade in Rio de Janeiro. REUTERS Ricardo Moraes

Ante la disyuntiva de frenar la inseguridad y la violencia en Brasil, el presidente electo Jair Bolsonaro, dijo que no pondrá al Ejército a combatir criminales si hay riesgo de que los militares que disparen contra bandidos, sufran represalias de la justicia militar. Según opinó el próximo mandatario, no es admisible que un militar que participa en un enfrentamiento no cuente con respaldo jurídico y sea sometido a una auditoría militar.

"No es posible que usted coja a un chico de 20 años de edad, que está sirviendo a las Fuerzas Armadas, comprometido y que habiendo (sucedido) un enfrentamiento, usted lo someta a una auditoría militar para que pague 30 años de cárcel, eso es inadmisible", enfatizó el presidente electo en una rueda de prensa improvisada en Río de Janeiro.

Intervención militar en Río

Las declaraciones de Bolsonaro se dieron luego de ser preguntado por la continuidad de la intervención federal en Río, medida implementada por el actual presidente, Michel Temer, en febrero pasado por la ola de violencia que azota al estado desde los Juegos Olímpicos de 2016.

La medida, que otorga al Ejército el control de la seguridad pública de Río de Janeiro, no ha logrado disminuir los índices de violencia en el estado y por el contrario se han incrementado las muertes durante operativos con las fuerzas de seguridad.

Conforme al decreto en vigor, la intervención federal en la seguridad pública de Río deberá concluirse en diciembre. Bolsonaro no precisó si pretende extender la vigencia de la medida después de que asuma su mandato el 1 de enero próximo, aunque consideró que las vidas de policías civiles y militares están corriendo riesgo por el tiempo que pierden mientras analizan si deben disparar o no a los criminales.

"Estamos enfrentando bandidos fuertemente armados, tenemos que tener respaldo jurídico, porque el policía civil y militar tiene familia, tiene responsabilidades. Al razonar si va a disparar o no al bandido, hay un lapso de tiempo que puede significar su vida o 30 años de prisión. No queremos más eso", aseguró.