Ir a contenido

Caravana migrante

Solicitudes de asilo en los EEUU podrían tardar meses en ser atendidas

Los migrantes centroamericanos se enfrentan a una dura realidad, ya que las autoridades estadounidenses dicen que no tienen posibilidad agilizar el proceso

El Periódico

Integrantes de la caravana migrante de centroamericanos permanecen en un albergue en la ciudad de Tijuana  en Baja California  Mexico.  EFE Joebeth Terriquez

Integrantes de la caravana migrante de centroamericanos permanecen en un albergue en la ciudad de Tijuana  en Baja California  Mexico.  EFE Joebeth Terriquez / EFE

Los integrantes de la caravana migrante que permanecen en la frontera de México con EEUU, podrían esperar hasta dos meses para que sus solicitudes de asilo comiencen a ser atendidas, según pronosticó un portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Cerca de 2.800 personas están próximas a entregarse a las autoridades estadounidenses en la frontera entre Tijuana (México) y San Diego (EE.UU.), por lo que podrían pasar entre 5 y 8 semanas antes de que empiece el proceso de solicitudes de los recién llegados, de acuerdo con Steve Bansbach, portavoz de la agencia federal.

Esto se debe a que desde hace meses el sistema de asilo “ya se encontraba a (plena) su capacidad”, no solamente en los puertos de entrada operados por CBP, sino además en todos los puntos del “sistema migratorio”.

Esperan a más migrantes

Unos 6.062 inmigrantes (3.877 hombres, 1.127 mujeres, 542 niños y 516 niñas) esperan su turno en un albergue instalado en Tijuana. Sin embargo, se prevé que en próximos días el número puede crecer con la llegada de más personas que ansían solicitar refugio en Estados Unidos.

De acuerdo con activistas que asesoran a dicho grupo, las autoridades estadounidenses estarían aceptando como promedio unas 30 personas al día, por lo que creen que la demora se extenderá meses.

Aumentan las tensiones

Esta dilación propició una manifestación el pasado domingo, cuando cientos de personas intentaron cruzar la frontera por la fuerza, lo que ocasionó el cierre temporal de la garita de San Ysidro, en California. En total, 69 personas fueron detenidas por CBP del lado estadounidense, por lo ya han sido procesadas por autoridades federales.

Anteriormente, Pete Flores, director de operaciones terrestres para CBP en San Diego, detalló que el puerto de entrada en San Ysidro, en donde se prevé la mayor cantidad de solicitudes de la caravana, cuenta con espacio para recibir como máximo 300 personas mientras se evalúan sus casos. Bajo ciertas circunstancias, como cuestiones médicas o la presencia de madres con niños pequeños, el cupo puede ser menor.