REUNIÓN URGENTE

El último intento para desbloquear el 'brexit' hace aguas

El británico Dominic Raab viaja por sorpresa a Bruselas para negociar cara cara a con su homólogo Michel Barnier

El político francés dice que hay ¿varias cuestiones clave abiertas¿, incluida la solución para la frontera de Irlanda

El máximo responsable de la UE en la negociación sobre el ’brexit’, Michel Barnier.

El máximo responsable de la UE en la negociación sobre el ’brexit’, Michel Barnier. / EMMANUEL DUNAND (AFP)

Se lee en minutos

Silvia Martinez

Hace meses que el negociador jefe de la Unión Europea para el 'brexit', Michel Barnier, anunció su disposición a sentarse día y noche para lograr un acuerdo de separación amistoso entre la Unión Europea y el Reino Unido. Este domingo, a las puertas de la semana más crucial de todas las vividas en el proceso de divorcio, el francés se ha reunido cara a cara con su homólogo británico, Dominic Raab, en un último intento por evitar in extremis el descarrilamiento de las discusiones. La tentativa ha hecho aguas.

“Pese a los intensos esfuerzos, algunas cuestiones clave siguen abiertas, incluida la solución para evitar una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del norte”, ha anunciado Barnier tras informar a los 27 embajadores permanentes de la UE de los resultados de esta última tentativa. Un encuentro que inicialmente, como el de Barnier con Raab, tampoco esta previsto y que ha sido convocado a última hora porque esperar hasta el lunes para informar a los Estados miembros “tampoco tenía sentido”, han explicado a este diario fuentes diplomáticas. La cita, de hora y pico, ha servido para cerrar filas y reiterar su confianza en Barnier.

Y es que el tiempo apremia y la fecha límite fijada por los 27 jefes de estado y de gobierno para constatar la existencia o no de “progresos suficientes” está a la vuelta de la esquina. Es el miércoles 17 de octubre. Ese día, los líderes de la UE –todos salvo Theresa May-  se encontrarán en una cena de trabajo para evaluar los progresos del 'brexit' y constatar si tienen el calado suficiente como para convocar una cumbre extraordinaria en noviembre –el 17 y 18 de noviembre en Bruselas- que permita sellar el pacto.

Reunión de sherpas, suspendida

De momento, visto el resultado de este domingo los resultados no son buenos. No hay previstas nuevas negociaciones entre el equipo de Barnier y el de Raab y la reunión de sherpas –como se conoce a los negociadores de los 27- prevista para este lunes por la tarde para examinar los proyectos del posible acuerdo se ha suspendido. La próxima ocasión en la que los 27 podrán evaluar la situación será el martes en Luxemburgo, durante la reunión de ministros de asuntos europeos, pero todo apunta a que serán los líderes los que recogerán el miércoles el testigo.

La presencia de Raab este domingo en la capital comunitaria se había visto como una señal positiva que corrobora que ambas partes están decididas a apretar para evitar el caos político y económico que generaría una falta de acuerdo. Sin embargo, la hora de reunión que han mantenido no ha dado los resultados esperados y las posibilidades de que los 27 descorchen champagne el miércoles son a estas horas inciertas.

Marejada interna en Londres

Te puede interesar

Aunque no es lo único, el problema principal sigue siendo la solución para la frontera entre Irlanda e Irlanda del norte. Las propuestas sobre la mesa generan una dura oposición en el Reino Unido que se ha acrecentado en los últimos días. El ex negociador para el brexit y ex secretario de estado, David Davis, ha reclamado al gabinete de May que “ejerza su autoridad colectiva” y frene los planes de la primera ministra de mantener indefinidamente al Reino Unido –Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte- dentro de la unión aduanera, mientras no se encuentre una solución que evite el regreso de una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Según Davis, esta solución es inaceptable. Para empezar porque impedirá al Reino Unido negociar acuerdos comerciales con terceros países y, en segundo, porque podría convertirse en una situación permanente. A las voces críticas se suma también la de la líder del Partido Unionista Democrático (DUP), Arlene Foster, apoyo clave para el gobierno minoritario de May y que esta semana se ha reunido con Barnier. A la líder norirlandesa le preocupa que la premier británica acepte la exigencia europea de mantener al territorio norirlandés alineado regulatoriamente con la UE porque rompería la unidad con el resto del Reino Unido. Con esta rebelión en marcha la reunión del gabinete británico de este martes será un termómetro clave para que los 27 decidan el miércoles si hay perspectivas de llegar a buen puerto o el barco del brexit hace definitivamente aguas.