Ir a contenido

DIPLOMACIA COMPLICADA

Erdogan visita a Merkel para "revivir" su relación

El presidente turco quiere acercarse con la UE por el conflicto diplomático y económico con Donald Trump

Adrià Rocha Cutiller

Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, y Angela Merkel, cancillera de Alemania, en Berlín el 28 de septiembre. 

Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, y Angela Merkel, cancillera de Alemania, en Berlín el 28 de septiembre.  / AP

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y la canciller alemana, Angela Merkel, llevan años teniendo una relación complicada; de mal en peor para acabar en insultos y malas palabras. Pero, este verano, ambos líderes se han visto unidos por un tercero: Donald Trump.

El presidente estadounidense, en agosto, causó, a golpe de tweet, una crisis de la lira, la moneda turca. La economía del país eurasiático sufrió —y sigue haciéndolo, con una inflación superior al 15%— y Alemania, entonces, prometió ayudar a Turquía. Sus economías están estrechamente ligadas.

«Hemos llegado a un consenso mutuo para revivir nuestros mecanismos de cooperación», ha dicho Erdogan este viernes en Berlín, en una rueda de prensa junto con Merkel: el líder turco llegó el jueves a Alemania, en la que es su primera visita oficial desde que fue elegido, en 2014, como presidente de su país. «Hay un interés común en tener buenas relaciones, y por la parte que nos corresponde, queremos desarrollarlas —ha dicho Merkel—, pero, por otro lado, en cuestiones de democracia y libertades, tenemos verdaderas diferencias. Creo que esta visita es importante porque la única forma de despejar estas diferencias es hablando entre nosotros», ha continuado Merkel.

Berlín se ha paralizado para la visita de Erdogan. Se ha cerrado el tráfico y el espacio aéreo en el centro de la ciudad por miedo a protestas contra el líder turco. Alemania acoge una comunidad de tres millones de turcos; su minoría más mayoritaria y la mayor comunidad de turcos fuera de su país.

«Es un espía»

Uno de ellos es Can Dündar, prestigioso periodista, exeditor del periódico más antiguo de Turquía ‘Cumhuriyet’, y exiliado en Alemania desde hace un par de años: huyó de Turquía porque estaba siendo procesado por haber publicado en su diario que el gobierno turco mandaba armas ilegalmente a Siria durante la guerra.

«Esta persona, según la ley turca, es un convicto, un espía que ha revelado secretos de Estado», ha dicho Erdogan en la rueda de prensa, a la que Dündar quería asistir pero a la que no ha ido para «no crear tensiones». El periodista ha sido condenado en Turquía ‘in absentia’ a cinco años de cárcel. Erdogan le ha pedido a Merkel su extradición, pero no ha conseguido nada. «No es ningún secreto que nuestras opiniones son distintas [en el caso de Dündar]», ha dicho Merkel.