Ir a contenido

tensión diplomática

Erdogan advierte a Trump que Turquía puede optar por "otros aliados"

La crisis entre Ankara y Washington se recrudece después de que EEUU haya tomado medida económicas contra el Gobierno de Ankara

El Periódico

El presidente turco Recep Tayyip en un acto con sus seguidores este sábado en la ciudad de Riza, en el Mar Negro.

El presidente turco Recep Tayyip en un acto con sus seguidores este sábado en la ciudad de Riza, en el Mar Negro. / AP

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha advertido a Estados Unidos que puede "buscar nuevos amigos y aliados" como respuesta a las medidas económicas que el presidente Donald Trump impuso a Ankara el pasado viernes. Tras afirmar en Twitter que "nuestras relaciones con Turquía no son buenas en este momento", Trump anunció que EEUU duplicaba los aranceles sobre las importaciones turcas del aluminio y del acero, lo que ha provocado el desplome de la moneda turca en más de un 18%. Erdogan ha calificado la medida de "misil económico".

"A menos que EEUU no empiece a respetar la soberanía de Turquía y demuestre que entiende los peligros a los que nuestra nación de enfrenta, nuestra alianza estará en peligro", ha escrito Erdogan en un artículo que ha publicado este sábado 'The New York Times' y e nel que menciona la búsqueda de nuevos "aliados". En términos similares se ha expresado, esta vez en el diario progubernamental turco 'Daily Sabah', el portavoz del presidente turco, Ibrahim Kalim, quien ha lamentado que EEUU haya descartado la via diplomática para resolver las diferencias que mantiene ambos países y ha advertido que "EEUU corre el riesgo de perder a Turquía" .  Irán ha calificado de "vergonzosa" la medidas económicas impuestas a Turquía y a través del ministro de Exteriores, Mohammad Javad Zarif, ha mostrado su apoyo y solidaridad con el Gobierno de Erdogan.

Terrorismo y espionaje

La crisis desatada esta semana es consecuencia de las fuertes discrepancias que mantiene ambos gobiernos, principalmente en la guerra de Siria, en la intención de Ankara de adquirir sistemas de defensa rusos -a pesar de formar parte de la OTAN- y en el caso del pastor evangélico estadounidense Andrew Brunson, juzgado por "terrorismo" y "espionaje" en Turquía, y que desde finales del mes de julio se encuentra en arresto domiciliario tras pasar un año y medio en prisión.

Washigton exige su puesta en libertad inmediata, mientras que Ankara, por su lado, pide desde hace tiempo la extradición del predicador islamista Fethullah Gülen, que desde hace 20 años reside en EEUU, y que Erdogan señala como el arquitecto del fallido golpe de Estado del julio del 2016. Erdogan ha afirmado que aquellos que organizaron y participaron en la fracasada asonada intentan ahora conspirar contra Turquía a través de la economía, aunque se ha abstenido de mencionar a ningún país.

En el artículo del "The New York Times", Erdogan lamenta que Washington opte por Brunson antes que por Turquía, su socio en la OTAN. En Turquía EEUU tiene la estratégica base militar de Incirlik que es utilizada por las fuerzas estadounidenses en la lucha contra el Estado Islámico. Es sede también de una parte fundamental del sistema de defensa de misiles de la alianza occidental contra Irán.