Ir a contenido

PACTO EN ALEMANIA

Los conservadores alemanes llegan a un acuerdo para evitar la caída del Gobierno

La cancillera Merkel y su ministro del Interior Seehofer pactan la creación de centros para inmigrantes en la frontera con Austria y agilizar las deportaciones

Carles Planas Bou

La cancillera Merkel y el ministro de Interior, en una imagen de archivo.

La cancillera Merkel y el ministro de Interior, en una imagen de archivo. / AFP / ODD ANDERSEN

“Soy feliz”. Tras más de cinco horas de tensa reunión con la cancillera alemana, Angela Merkel, el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, salía del encuentro con los conservadores en Berlín con una indicativa sonrisa. En un inesperado giro de guión, la CDU y la CSU han llegado a un acuerdo para que Alemania abra centros de detención de inmigrantes en la frontera, una solución que permite a Seehofer mantener su cargo y que evita así el hundimiento del Gobierno.

El pacto sellado ‘in extremis’ por democristianos y conservadores bávaros establece que en estos “centros de tránsito” se tramitará de urgencia la solicitud de asilo de los inmigrantes y que, en caso de ser denegada, se procederá a su deportación al país de la Unión Europea (UE) al que están registrados. Para ello serán necesarios los acuerdos bilaterales que Merkel logró a finales de semana con hasta 16 estados europeos, que aceptarían la devolución de esos inmigrantes. Una solución que permite frenar la “inmigración secundaria”, tema en el que insistió vehementemente Seehofer.

Expulsiones a Austria

Si los solicitantes de asilo provienen de un país con el que no hay acuerdo serán expulsados a Austria, una decisión que puede irritar al Gobierno ultraconservador de Viena. Aunque predica un mayor control migratorio, este mismo jueves el canciller austríaco, Sebastian Kurz, aseguraba que si Berlín imponía controles en la frontera, él también lo haría, lo que puede generar un efecto dominó que amenace la libre circulación de Schengen.

Este lunes los presagios eran especialmente oscuros para los conservadores. Tras una noche agónica en Múnich, Seehofer y sus correligionarios se dirigieron a Berlín para intentar llegar a un acuerdo ‘in extremis’ que parecía imposible. “No me hará dimitir una cancillera que solo lo es gracias a mí”, aseguraba el ministro rebelde en un tono especialmente arrogante en una entrevista al diario ‘Süddeutsche Zeitung’. Sin embargo, halcones del partido como el primer ministro bávaro, Markus Söder, hacían un llamamiento a un pacto que evitase el divorcio entre CDU y CSU.

Una de las peores crisis

Para tratar de solventar una de las peores crisis políticas de su historia, la CSU se reunía a las 17 horas en Berlín con la canciller y su equipo. Antes Merkel había asegurado a sus fieles que no podría mirar a los ojos a sus socios europeos si Alemania decidía cerrar unilateralmente la frontera, lo que a la práctica proponía Seehofer. Sin embargo, el acuerdo a medio camino les permite a ambos poner otro parche en su relación, mantener el Gobierno a flote y restringir severamente sus políticas migratorias.

Este golpe de efecto llega después de que este domingo Seehofer presentase su dimisión como ministro y presidente de la CSU. La presión del ala más recalcitrante, que no aceptaba su renuncia, le hizo replantearse las cosas y a las dos de la madrugada anunció que seguiría negociando. “Queda claro que vale la pena luchar por tus convicciones”, ha asegurado al salir victorioso de su encuentro con Merkel.

La hora de los socialdemócratas

Aunque el fin de semana se mostraron satisfechos con el acuerdo europeo pactado por la canciller, ahora la pelota está en el tejado de los socialdemócratas (SPD), tercer partido de la coalición de gobierno, que se reunirá mañana con los conservadores. En el 2015, el partido rechazó una propuesta similar pero los tiempos han cambiado y pueden aceptar ahora este endurecimiento migratorio que supone una claudicación al discurso nacionalista de la CSU.

Temas: Angela Merkel

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.